Cierran cine por “problemas impositivos”

DESDE LA MUNICIPALIDAD INFORMARON QUE EL ESPACIO INCAA "NO TENIA LOS PAPELES EN REGLA"

A tres meses de comenzado el año, el Espacio Incaa que funciona en el Centro Municipal de Cultura, permanece cerrado. Desde el municipio informaron que “el cine no tenía los papeles en regla” y que por ese motivo se decidió interrumpir las proyecciones. Lo cierto es que con el cierre del temporal del espacio, un importante número de santarroseños se quedó sin la posibilidad de acceder a una oferta artística distinta de la que habitualmente puede verse en el cine comercial y que contaba además con precios populares: solo se pagaba un tercio de lo que vale una entrada en los otros dos cines que hay en la ciudad.
Este diario pudo saber que el cierre del Espacio tiene que ver con una reestructuración dentro de la Dirección de Cultura. Hasta la gestión pasada, el Espacio funcionaba bajo la órbita de la Dirección de Gestión Cultural, que estaba encabezada por Marta Candia y que reunía además al área Audiovisual y la Radio Municipal. El nuevo gobierno reestructuró el área y eliminó la Dirección de Gestión Cultural. En este marco, sólo el área de audiovisuales está siendo manejada directamente por la Secretaría, mientras que la Radio Municipal quedó para el área de Prensa (que aún no tiene director designado).
Aunque (según confiaron fuentes fidedignas a LA ARENA), en la gestión anterior “nunca hubo ningún inconveniente”, el Espacio Incaa, hasta el momento, no está siendo atendido por ninguna cartera.

Funcionarios.
“El motivo por el que se decidió no comenzar con las proyecciones es que los papeles no estaban en regla. Desde la inauguración en octubre de 2014, las cosas se vienen haciendo de manera irregular. Cuando asumimos la dirección había dos posibilidades: abrirlo y continuar con la misma metodología o llamar al Incaa y hacer los papeles como correspondía. Optamos por la segunda opción, por eso, hasta tanto los papeles estén en regla no vamos a funcionar.
No depende de nosotros el tiempo que lleve reabrir la sala”, dijo ayer a este diario la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de Santa Rosa, Cecynés Peralta.
Según informó la funcionaria a LA ARENA los papeles que no están en regla tienen que ver con el cobro de entradas. “Se estaba manejando dinero y el municipio o la Secretaría no está inscriptos como agente recaudador. La municipalidad no se va a inscribir, pero alguien tiene que hacerlo. No es nada complicado, pero hay una serie de paso que cumplir. Espacio Incaa no estaba en orden y queremos dejarlo en regla como corresponde”.

CUIT.
Por su parte, el secretario de Cultura de la Municipalidad, Gabriel Gregoire, dio algunos detalles que sirven para comprender el quid de la cuestión. “No soy un especialista en el tema, pero tengo entendido que el CUIT con el que se inscribió el Espacio Incaa pertenecía a uno de los funcionarios de la gestión anterior. Estamos trabajando cambiar el nombre y la denominación del CUIT, porque la municipalidad ya recibió intimaciones de los organismos impositivos. Esto es un problema técnico contable que va a llevar, por lo menos, un mes más solucionarlo. Se tiene que resolver en la AFIP y Rentas de la Provincia. Hoy vamos a tener una reunión para acelerar los trámites y volver a proyectar cuanto antes. La gente del Incaa, en Buenos Aires, ya está enterada de todo”.

La importancia de la sala
Los Espacios Incaa tienen como objetivo difundir el cine argentino, garantizar la pantalla para películas comerciales, o de grandes productoras, como así también películas que no pertenecen a grandes distribuidoras (películas pequeñas o de autor) que difícilmente lleguen a salas comerciales. Además de esto busca formar espectadores, acercar a la gente al cine ya sea a través de la realización de actividades especiales, como visita de directores, ciclos especiales y actividades con escuelas, todo con precios accesibles y populares.
En Santa Rosa la sala funciona en el auditorio Bustriazo Ortiz del CMC, los equipos (parlantes, proyector, reproductor, pantalla, etc) están a préstamo mientras el cine funcione y si eso no ocurre deben devolverse. Las películas que se proyectan las envían desde Buenos Aires mientras que los sueldos, de cuatro empleados que además cumplen otras funciones dentro del área de Cultura, los paga el municipio.