Belgrano fue efectivo y está arriba

PUNTEROS

General Belgrano es líder del Torneo Clausura en la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol luego de dos triunfos en igual cantidad de presentaciones. Atlético Santa Rosa perdió los dos que jugó y por eso está último en el certamen. Ayer se enfrentaron en el Nuevo Rancho Grande de Villa Alonso y no se vieron muchas diferencias en la cancha, aunque el Tricolor fue efectivo en las pocas que tuvo y se terminó imponiendo por 2-1.
En el marco de la segunda fecha, el primer tiempo en Villa Alonso fue horrible y nada hacía presagiar en un cambio radical para el complemento. Pero el Albo golpeó en la primera clara que tuvo con el gol de Brian Ramírez y el partido despertó. El Trico respondió con un golazo de Fernando Palacios y a cinco del final lo ganó por intermedio de Javier De Olivera.

Más que frío.
Cuando finalizó el primer tiempo del partido de ayer en Villa Alonso, el único comentario entre los pobladores de las tribunas del Nuevo Rancho Grande tenía como eje a la baja temperatura y al vientito frío que calaba cada vez más hondo a medida que transcurría la jornada. De los primeros 45 minutos de Belgrano 0-Santa Rosa 0, nada.
Es que en la cancha se había visto muy poco como para rescatar en una charla: dos equipos imprecisos, apurados, confundidos a la hora de salir jugando y sin ideas claras al momento de acercarse al área rival. De patear al arco, ni hablar. Apenas un centro de Luis Guiñazú que Ramiro Fredes cabeceó alto logró que unos pocos hinchas sacaran las manos de sus bolsillos.
Alguna corrida de Jonathan Fensel, un par de movimientos de Brian Ramírez, la claridad de Guiñazú y las ganas de muchos chicos abonaban, en conjunto, la única semilla de esperanza de cara a un segundo tiempo. Pero casi nada hacía presagiar un cambio importante. La única certeza era que el frío iba a continuar.

Ramírez, la clave.
El complemento comenzó con el mismo repertorio con el que se habían despedido quince minutos antes. Transcurridos 10 minutos de esa segunda etapa, el empate sin goles parecía imposible de modificar. Pero un gol primero, un cambio posicional después y un golazo más tarde empezaron a calentar la tarde, que terminó bien arriba y con “un tanto y medio” de De Olivera para sellar el triunfo local.
A los 11 se abrió el partido en la primera llegada de Santa Rosa: Fensel buscó con un pase a las espaldas de la defensa a Brian Ramírez, quien se aprovechó de las dudas entre Ricardo Ramírez y el arquero Roberto Machado para meter la punta del botín entre los dos y tocar al gol.
El 1-0 en contra despertó a Belgrano e inmediatamente el entrenador Juan Carlos Almada dispuso una modificación posicional, al pedirle al versátil Ramírez que deje la defensa y pase a reforzar el ataque. Y allí estuvo la clave de la remontada del Tricolor, porque “Paqui” buscó, peleó y con un par de corridas desordenó a una defensa que hasta allí no había tenido problemas.
Además, a los 26 el propio Ramírez desbordó muy bien por derecha y sacó un buen centro al área que fue peinado en el primer palo y cayó en el segundo, donde el joven Palacios bajó la pelota con el pecho, le tiró un sombrero con la derecha a Martín Furriol y definió con un zurdazo cruzado de volea. Golazo y 1-1.
A partir de allí, en Santa Rosa creció Tomás Alou, Fensel siguió corriendo y buscando a Brian Ramírez; mientras que en Belgrano Guiñazú se adueñó del medio y los delanteros comenzaron a complicar con su velocidad a Alvaro Alvando (muy excedido de peso) y al resto de la defensa visitante.
El partido amenazaba con romperse en cualquier momento, y en menos de un minuto los dos tuvieron situaciones muy claras. Tras un córner de Alou, Laureano Disser anticipó en el área y la pelota dio en el travesaño. En la contra, “Paqui” Ramírez encontró a Gabriel Exner, que remató a un palo y en el rebote se lo perdió Palacios ante una buena respuesta del arquero Fernández.
Pero el “gol y medio” del triunfo llegó en la recta final. A los 40, Guiñazú envió un centro al área que le quedó en los pies a De Olivera, quien giró como el mejor de los delanteros y definió de zurda contra un palo para el 2-1. ¿Final? No, porque a los 48 Alou contó con un tiro libre en el borde del área y acarició la pelota como para lograr el empate, pero el mismo De Olivera retrocedió desde la barrera para cubrir el palo, despejó de cabeza y selló el triunfo.