“Estamos el doble de contentos”

SEBASTIAN BAEZ Y DÍAZ ACOSTA, UN RESULTADO HISTORICO

El bonaerense Sebastián Báez y el porteño Facundo Díaz Acosta obtuvieron ayer la primera medalla dorada de la historia para el tenis argentino al derrotar en la final de los Juegos Olímpicos de la Juventud al dúo mixto compuesto por el búlgaro Adrian Andreev y el australiano Rinky Hijikata.
“Estamos el doble de contentos por saber que es la primera dorada olímpica para el tenis argentino”, aseguró Báez en diálogo con la prensa, nacido en la localidad de San Martín, pero de familia chaqueña.
Báez es actualmente uno de los mejores junior del mundo, mientras que el zurdo Díaz Acosta tuvo un curso intensivo durante esta semana, donde desplegó un gran tenis y cerró una temporada de muy buenos resultados, coronado por la plata y el oro que colgó en su pecho.
Amigos fuera de la cancha, esa simbiosis es clave para bancarse en momentos de bajón dentro del court y durante las largas giras que los tenistas deben tener que soportar.
Pero en Buenos Aires 2018 todo fue diferente, porque tanto Báez como Díaz Acosta convivieron con el resto de los deportistas cuando generalmente tienen que pasar sus días en soledad.
“Jugar en unos Juegos Olímpicos en casa fue algo increíble, una motivación extra, a diferencia de una competencia individual estás todo el tiempo representando a tu país, con tu gente, compartiendo con otros deportes, es algo nuevo para nosotros que pudimos disfrutar al máximo y sacarle el jugo”, aseguró Báez en zona mixta.
Y Díaz Acosta, agregó: “Representar al país es salgo distinto a jugar para uno, eso nos dio un poco más de motivación, jugar mejor y estar enfocados para poder llevarnos esta medalla”. (NA)