Rueda comenzó el camino

NOQUEO A DANIEL BRIZUELA

El tandilense Matías Rueda comenzó el camino hacia la segunda chance mundialista al retener
el título argentino pluma valiéndose de un explosivo nocaut técnico en el primer round ante el probador mendocino Daniel Brizuela.
En el Club Unión y Progreso de su Tandil natal, “La Cobrita” (57 kilogramos) picó en la mandíbula a Brizuela (57,100) con un derechazo tan determinante que dejó al “Tatú” como dormido en posición vertical y los dos pies juntos, como si se tratara de un muñeco
antiguo. Llevado por el impulso de su ataque, Rueda aplicó un zurdazo, también a la perilla, que, fue incorrecto, y estuvo totalmente de más, por lo que completó el cuyano un preocupante viaje sin escalas ni amortiguadores hacia el tapiz.
Con celeridad el árbitro Fernando Villarruel ni intentó empezar a contar y procedió a quitarle el bucal al abatido, al tiempo que pedía atención médica.
Brizuela se recuperó, tal vez para comenzar a pensar que lo que tenía que hacer en el boxeo ya lo hizo, mientras el anfitrión ya había dejado en evidencia que de ninguna manera se da por
entregado y va en procura de otra oportunidad para intentar cumplir su sueño de ser campeón del mundo, basándose, sobre todo, en el argumento del poder de sus puños.
Es que, a los 28 años, quien suele subir al cuadrilátero con la camiseta aurinegra de Santamarina, y además de titular argentino de la categoría también dispone del cinturón sudamericano, logró su vigésimo séptima victoria, 24 de ellas en forma precipitada, y
sólo perdió una vez, cuando el 23 de julio del corriente año el mexicano Oscar Valdez, en Las Vegas, lo noqueó y privó de obtener el cetro ecuménico OMB. Claro que para concretar ese sueño tan elevado Rueda deberá asumir con nitidez la enorme distancia existente entre el nivel en el que se desenvuelve, y gobierna, y el que pretende conquistar. (DyN)

Compartir