Un golpe duro en un partido clave

TORNEO FEDERAL "A": BELGRANO PERDIO 2-0 CON ALVARADO Y LA CLASIFICACION A LA PROXIMA FASE ES MUY DIFICIL

El Tricolor jugó desde los 24 minutos con uno menos por la expulsión de Guiñazú. El Torito lo quebró en el complemento con el tanto de Molina y lo liquidó a través de Cortadi. A cinco fechas del final de la primera fase, los santarroseños quedaron muy lejos.
General Belgrano pedió ayer un partido clave. Cayó 2-0 como local ante Alvarado de Mar del Plata y quedó muy relegado en la pelea por la clasificación a la segunda fase del Torneo Federal “A”, al completarse la decimotercera fecha de la Zona 1.
La derrota, séptima en el torneo, dejó a los santarroseños en la antepenúltima posición del grupo cuando restan cinco fechas (en tres de ellas serán visitantes) para que finalice la primera fase, por lo que las posibilidades de clasificarse a la ronda siguiente (pasan los tres primeros) son muy remotas.
Justamente el duelo de ayer era crucial para definir el futuro del Tricolor en el torneo, debido a que si ganaba se le escapaba al propio Alvarado, se alejaba de los últimos lugares y quedaba en posición de pelear por un lugar entre los mejores. Sin embargo, el Torito marplatense fue mejor, aprovechó las circunstancias del juego, ganó con los goles de Francisco Molina y Emanuel Pennisi y superó a los pampeanos en la tabla.
Los dos terminaron el encuentro con uno menos, por las expulsiones de Luis Guiñazú a los 24 minutos de la primera parte (el primer golpe duro para los locales) y de Mauro Castro a los 28 del complemento.

Jugada clave.
En un Nuevo Rancho Grande “abordado” por los aproximadamente 500 hinchas que llegaron desde Mar del Plata, Belgrano y Alvarado iniciaron un partido parejo, en el que ambos trataron de imponer su juego desde los primeros minutos.
El que logró dar el puntapié inicial en cuanto al dominio fue el local, que con par de pelotas cruzadas puso a Alvarado en alerta, incluso llegando a tener una chance clara con un remate de Alejandro Russo a la carrera que fue rechazado por el central Ramiro Jorge con la cabeza.
Sin embargo, cuando terminaron de acomodarse la visita comenzó a imponer condiciones, partiendo de una buena presión de todo el equipo para cortar el circuito de juego local en el medio. Siempre dando un paso adelante para estar cerca de cada una de las líneas de Belgrano, el Torito obligó a los dirigidos por Patricio Mac Allister a salir con pelotas largas.
Y los que se lucieron fueron los centrales Jorge y Manuel Madrid, que sacaron todo ante un trabajoso -pero confuso- Jorge Romero y un tibio Kevin Genaro. A partir de allí comenzó a crecer la figura de Damián Luengo en el medio, para manejar los tiempos visitantes e iniciar un control de pelota que Belgrano no podía contrarrestar.
En eso estaban cuando a los 24 minutos llegó la jugada que terminó de inclinar la balanza para los visitantes: Guiñazú fue fuerte abajo a cortar el inicio de un avance de Castro, el árbitro Esteban Nasier la consideró una falta grave y le mostró la roja. Dos consideraciones: el árbitro fue excesivo en la sanción, tal cual protestó todo Belgrano; pero también Guiñazú fue demasiado fuerte en una jugada intrascendente en campo rival.
Si al Tricolor le faltaba juego hasta ese momento, a partir de la expulsión terminó por sepultar las pocas chances que tenía de controlar la pelota en el medio. Luciano Guaycochea se perdió del todo, Genaro quedó una vez más a media agua y todos corrieron detrás de lo que proponía la visita. El ingreso de Cristian Godoy por el lesionado Martín Priotti (golpe en un tobillo) le dio más enjundia al local, pero el juego siguió ausente.
De todas maneras, Alvarado tampoco tuvo luces como para lastimar, principalmente porque se encontró con tres centrales muy bien parados, que sacaron todo y le permitieron a Belgrano irse a los vestuarios sin situaciones en contra.

Gol decisivo.
En el entretiempo Belgrano sufrió otro contratiempo, porque Matías Cansina (de buena primera mitad) tuvo que ser reemplazado por un golpe en una rodilla. El destino parecía condenar al Tricolor a sufrir en todos los aspectos. Y en ese contexto no fue raro que se acentuara el dominio marplatense, contando en esa etapa con otra ventaja, la del viento a favor, que los locales no habían sabido aprovechar en su momento.
Al no poder entrar por el medio, el Torito empezó a golpear la puerta con las subidas de los laterales y con los remates de media distancia, como los que ensayaron Luengo (apenas alto), Fabián Castillo (desde 30 metros al travesaño) y Sebastián Corti (sacó José Urigüen al córner).
Belgrano sólo aguantaba y apostaba a alguna contra, pero Genaro seguía sin engranar y Romero quedaba demasiado lejos. Pero pasada la media hora aflojó en algunas marcas, perdió concentración y, como ya le ocurrió muchas veces en este torneo, cada vez que se durmió lo pagó carísimo.
Alvarado ya jugaba con diez por la expulsión de Castro (doble amarilla), cuando avisó Francisco Molina con un desborde por izquierda y un centro atrás para el remate de Luengo que se fue besando un palo. Y dos minutos después, a los 34, el propio Molina convirtió el gol que empezó a sellar el partido: tiro libre que se fue cerrando, nadie despejó en el área, la pelota picó y se metió en el segundo palo.
Los diez minutos finales tuvieron a un Belgrano yendo sin fuerzas ni ideas, y a un Alvarado atento para cerrar todo con una contra, que encontró a los 42: Alejandro Carrizo desbordó por la derecha y sacó un centro paralelo a la línea que superó a Urigüen y encontró a Pennisi para empujar la pelota a la red. Final, festejo marplatense y desazón santarroseña, ya con la cabeza pensando en la tabla de abajo.

Goleada de Tiro Federal.
Tiro Federal de Bahía Blanca fue el otro gran ganador de la jornada de ayer, porque goleó como local por 3-0 a Deportivo Madryn, lo superó en la tabla de posiciones y quedó en zona de clasificación a la segunda fase.
El elenco bahiense, que cuenta con los pampeanos Fernando Cafasso, Juan Mauri, Gastón Ceccani y Juan Abaca, abrió la cuenta a los 30 minutos a través de Federico Rasmussen, amplió la diferencia a los 11 del complemento con un tanto de penal de Franco Lefinir, y lo cerró a los 18 a través de Leandro Filippini. En Madryn, próximo rival de Belgrano, fue expulsado Leonardo Olave.
La fecha, que había comenzado el sábado con Deportivo Roca 3-Ferro de Pico 2 y CAI 2-Independiente de Neuquén 3, se completó ayer con una sorpresa, porque el colero Alianza de Cutral Có superó por 1-0 al tercero Cipolletti. Damián Jara, en contra, marcó el único gol a los 36 minutos, en tanto que Cipo sufrió la expulsión de Tomás Prieto.