Una jornada entre buenas y malas

COPA AMERICA: DI MARIA SE DESGARRO Y SE PERDERIA EL RESTO DE LA COMPETENCIA

El día después de la goleada por 5 a 0 sobre Panamá, con tres conquistas de Lionel Messi, tuvo una repetición reducida en la mañana de Chicago, con un resultado exactamente igual y dos conquistas del crack rosarino, que lució a pleno en un mini partido con el equipo sub 18 de Chicago Fire, que sirvió como entrenamiento.
Pero pese a esa muy buena noticia, la muy mala fue que el volante ofensivo Angel Di María sufrió un pequeño desgarro en el aductor derecho, según confirmaron desde la AFA, y se perdería lo que resta de la Copa América Centenario en Estados Unidos.
El parte oficial emitido por la Asociación del Fútbol Argentino confirmó que en los estudios médicos se observó un “mínimo edema en el aductor mediano”. Así, el rosarino surgido de Central difícilmente pueda llegar a jugar una eventual final el 26 de junio próximo, dentro de 15 días.
Di María, que el viernes fue reemplazado por Erik Lamela a los 41 minutos del primer tiempo del encuentro ante Panamá, también había sufrido desgarros en la final de la última Copa América ante Chile, y además se perdió las semifinales y la final del Mundial Brasil 2014.

Picadito.
Otra noticia que empezó siendo buena y terminó en lo contrario fue lo que entregó Javier Pastore, que arrancó el juego de ayer contra los sparrings como titular, pero no pudo completar los 40 minutos de este cotejo, que insinuaba su recuperación.
Nueve integrantes del plantel y dos sparrings que colaboraron marcando el sector izquierdo del medio campo y la defensa fueron los que disputaron este cotejo que significó la despedida de la delegación argentina de Chicago, ya que luego viajó a Seattle, donde el próximo martes enfrentará a Bolivia en el cierre de la fase de grupos.
Los que jugaron para la selección fueron Nahuel Guzmán; Facundo Roncaglia, Jonatan Maidana, Víctor Cuesta, Matías Kranevitter, un muy activo y recuperado Ezequiel Lavezzi tirado por izquierda, Sergio Agüero y los mencionados Messi y Pastore.
Un dato que empezó a contrariar lo adelantado por el técnico Gerardo Martino esta semana fue que la posibilidad de que Lucas Biglia pueda debutar en esta Copa América ante los bolivianos se va diluyendo lentamente, ya que esta vez inició la práctica con toques de pelota junto a los que jugaron pocos minutos el viernes, como Messi, Agüero y Lamela, pero después volvió a trabajar diferenciado, como de costumbre desde que llegó a los Estados Unidos hace ya 15 días.
El final de la calurosísima jornada de trabajo (35 grados al mediodía) fue con Messi firmando autógrafos, el plantel fotografiándose con los sparrings y Martino departiendo amablemente con los curiosos futboleros que se acercaron hasta el campus de la Universidad de Illinois. Mientras, en una cancha paralela unos niños de entre seis y ocho años practicaban, a 20 metros de Messi y compañía, su deporte favorito: el béisbol. (Télam)

Compartir