Atentado dejó 118 muertos

Al menos 118 personas murieron ayer en un doble atentado con coches bomba perpetrado en una ciudad del centro de Nigeria, donde la espiral de violencia crece tanto como la incertidumbre acerca del paradero de las casi 300 estudiantes secuestradas desde el mes pasado por un grupo islamista local.
Un camión cargado de explosivos fue detonado en el mercado Nueva Abuya, ubicado entre una estación de tren y el hospital universitario de la ciudad.
Según el relato de la prensa local, media hora después de la primera explosión, cuando los equipos de emergencias y los ciudadanos se agolpaban para atender a los heridos, estalló el otro vehículo.
El último balance de víctimas ofrecido por la Agencia Nacional de Administración de Emergencias del país africano sobre el letal ataque precisó que hasta el momento las víctimas fatales ascienden a 118 y que los estallidos provocaron además medio centenar de heridos.
Los heridos fueros trasladados al hospital universitario de Jos y a otro centro especializado de la ciudad, situada a unos 300 kilómetros de la capital nigeriana, Abuya.
Jos es la capital del estado de Plateau, situado en el centro de Nigeria, entre el norte de mayoría musulmana y el sur cristiano, y durante años fue epicentro de conflictos religiosos y étnicos.
Si bien hasta ahora nadie se atribuyó la autoría del ataque, los islamistas radicales de Boko Haram, responsables del masivo secuestro que indignó a la comunidad internacional, atacaron en varias ocasiones Jos. (Télam)