Hallaron fosil en Olavarría

ENCONTRARON FORMA DE VIDA DE 545 MILLONES DE AÑOS

Una “biota”, forma de vida de hace 545 millones de años y antecesora a la fauna actual, fue encontrada en la formación Cerro Negro, de Olavarría por un grupo de científicos del Conicet, quienes aseguran que se trata del registro más antiguo hallado en América del Sur.
Se trata de cientos de impresiones fósiles de un conjunto de seres vivos hallados sobre piedras, que fueron encontrados por geólogos del Centro de Investigaciones Geológicas (CIG, Conicet-UNLP).
María Julia Arrouy integrante del equipo que realizó el hallazgo, dijo que “encontramos una impresión de un organismo que tiene una estructura, no sabemos si fue un animal o una planta ya que no hay definiciones de animal como tal en esa época. Generalmente, hablamos de organismos vegetales. Pero tampoco podemos definirlos así, entonces lo llamamos biota”.
Contó que “estoy haciendo mi postdoctorado con un enfoque en sedimentología y empecé a prestarle atención a estas estructuras ubicadas en las canteras de Cementos Avellaneda, en Olavarría” y añadió que “con investigadores de Brasil empezamos a estudiarlas con cortes delgados, rayos x, y llegamos a esta conclusión”.
Detalló que “publicamos este hallazgo y la comunidad científica aceptó que eran formas de vida precámbicas, del tiempo Ediacariano” y expresó que “desde el principio, nos llamó mucho la atención lo que vimos, porque en el tiempo del que estamos hablando, los únicos organismos que existían eran algas unicelulares flotando en el agua, y esto da cuenta de algo más complejo”.
“Son impresiones de cuerpos blandos llamados ‘body fossils’, que tenían una estructura más compleja de lo habitual conformadas por células eucariotas, es decir, compuestas por membrana, citoplasma y núcleo, y eventualmente con función de tejido”, detalló Arrouy.
Esos macrofósiles sólo han aparecido en Canadá, Australia, Namibia, China, Rusia y el Reino Unido. Y, de Ediacara, solamente se habían descrito en Brasil y Paraguay otras especies llamadas Cloudina y Corumbella, aunque ya tenían esqueleto. (Télam)