Holandés devuelve la medalla de Justo entre las Naciones

Un holandés devolvió a Israel la medalla de Justo entre las Naciones que reciben quienes protegieron judíos del nazismo después de que 6 parientes suyos murieran en los bombardeos a Gaza, y censuró la “aspiración de construir un estado exclusivamente para judíos” por contener un “elemento racista”, informó ayer la prensa israelí.
El abogado jubilado Henk Zanoli, de 91 años, afirmó que retenerla sería un “insulto a su familia” ya que el 20 de julio -durante la operación “Filo protector”- seis parientes suyos murieron por un bombardeo al campamento palestino de El Bureij, en Gaza, informó el diario Haaretz.
Zanoli remitió la medalla a la embajada de Israel en Holanda con una nota en la que dice que la aceptará de vuelta solo cuando Israel garantice a todos los que viven bajo su control “los mismos derechos políticos y oportunidades económicas y sociales”.

Refugio.
Entre 1943 y 1945, Zanoli y su madre pusieron en riesgo sus vidas bajo la ocupación nazi de Holanda al esconder de sus perseguidores a Eljanán Pinto -un niño judío holandés, entonces de 11 años-, que ya había perdido a sus padres, quienes murieron en un campo de concentración nazi.
Por esa razón, en 2011 el museo israelí de Yad Vashem, dedicado a la recordación del holocausto judío en Europa bajo el nazismo, le entregó a él y a su difunta madre, Johana Zanoli-Smit, la medalla de los Justos entre las Naciones.
Los Zanoli tomaron un doble riesgo porque en el momento en que refugiaron a Pinto ya estaban en la mira debido a su oposición a la ocupación alemana.
El padre de Zanoli murió en el campo de Mauthausen por ese motivo y su cuñado fue ejecutado como miembro de la resistencia holandesa. Uno de sus hermanos tenía una prometida judía que desapareció bajo el nazismo.
La biznieta de Zanoli es una diplomática holandesa casada con un economista palestino, Ismail Ziadah, nacido en El Bureij, campo de refugiados de Gaza central que acogió a sus padres, oriundos de la aldea palestina de Fallujah, sobre la cual Israel erigió la ciudad judía de Kiryat Gat, detalló Haaretz.

Bombardeo.
Parte de la familia Ziadah falleció el 20 de julio, cuando una bomba destruyó su vivienda y mató a la matriarca Muftiyah, de 70 años, a tres de sus hijos, la esposa de uno de ellos y el hijo de ambos, de 12 años.
La bomba dejó huérfanos además a otros diez nietos de Muftiyah, y mató a un vecino que estaba de visita en ese momento.
En la nota que acompañó la medalla, Zanoli condiciona la recepción del honor de Justo entre las Naciones (por sí o a través de sus descendientes) a que el Estado de Israel garantice a todos los que viven bajo su control “los mismos derechos políticos y oportunidades económicas y sociales”, aunque esto implique que el Estado deje de ser “exclusivamente judío”. (Télam)