Niños atrapados en cueva

RESCATISTAS TRABAJAN EN TAILANDIA

Los padres de los 12 niños atrapados en un cueva en Tailandia desde hace tres días han organizado una plegaria en el lugar, mientras siguen las tareas de rescate. Algunos padres pasaron la noche en pequeñas tiendas en un terreno fangoso frente a la cueva de Tham Luang, situada en el distrito de Mae Sai, en el norte de Tailandia, cerca de la frontera con Birmania.
“He venido a buscar a mi hijo”, aseguró llorando una de las madres, filmada por los medios locales. Se cree que el grupo de 12 niños de entre 11 y 16 años, miembros de un equipo de fútbol, y su entrenador entraron el sábado en la cueva, que tiene varios kilómetros de largo, para refugiarse del mal tiempo.
La búsqueda comenzó el sábado por la noche, pero tuvo que ser interrumpida por la noche. Mientras tanto, el nivel del agua en la cueva ha aumentado bruscamente, dificultando las tareas de búsqueda y obligando a los buceadores a desplazarse a zonas inundadas y embarradas. Varias decenas de socorristas, entre ellos varios submarinistas, reanudaron ayer el rescate a partir de las 8.00.
“Nuestro equipo bajó muy temprano por la mañana y explorará el fondo de la gruta. No hay conexión de red en el interior por lo que tenemos que esperar a que el equipo vuelva a subir”, ha asegurado la Marina tailandesa.
Los socorristas encontraron bicicletas, botines de fútbol y mochilas en la entrada del lugar y varios de ellos manifestaron haber visto huellas en una de las cámaras de la cueva.
Fue una de las madres de los menores la que dio la voz alarma al ver que su hijo no regresaba el sábado por la noche después del entrenamiento. Las autoridades enviaron policías y soldados a pie para participar en las tareas de rescate y también mandaron equipos por aire para intentar divisar alguna otra entrada a la cueva. (Elmundo.es)