El acusado se negó a declarar

DESPLAZARON A DIRECTIVOS DE COLEGIO POR POSIBLES ABUSOS

El cocinero acusado de al menos 11 casos de abusos contra niños y niñas de entre tres y cuatro años de un jardín de infantes privado de Castelar se negó a declarar tras ser detenido ayer a la madrugada, mientras la provincia intervino la institución, donde se desplazó a otros directivos.
El cocinero denunciado, de nombre Luis, se negó a declarar y permanece en calidad de detenido acusado del delito de “abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores” en al menos once casos.
Sin embargo, el fiscal general de Morón Federico Nieva Woodgate aseguró que “siguen llegando denuncias, la más antigua data de un año atrás” y consideró que “hay que ser sumamente cuidadoso con la información que se brinda porque están en juego niños y sus familias”.
El gobierno de la provincia de Buenos Aires envió a tres inspectoras y a un gabinete psicopedagógico a la colegio, luego de que las autoridades accedieran a desplazar a la directora del nivel inicial y al gabinete que tenía la institución.
A estos desplazamientos se suman el de la directora general del colegio y de la maestra de la sala de tres años, todos por pedidos de la Dirección de Educación y Cultura bonaerense.
Desde el punto de vista pedagógico se busca determinar si hubo un ocultamiento de la primera denuncia del 20 de octubre pasado, que realizó una madre a la maestra de la sala de tres años y a la directora del nivel inicial, quien se la habría trasladado a la directora del colegio.
Un mes después de esta primera denuncia “surgen otras tres que fueron radicadas directamente en la Fiscalía 3 de Morón, por lo que el sumario busca determinar qué pasó en todo ese período y por qué no se tomó en cuenta esa primera denuncia ya que existe una guía de procedimientos que los docentes y directivos deben seguir en estos casos”, detalló un vocero de Educación.
Fuentes judiciales indicaron que declararán la maestra bilingüe de la sala de tres años a la que pertenecen los niños presuntamente abusados.
La detención del cocinero fue dispuesta por el fiscal Pablo Galarza, titular de la UFI 3 de Morón y trabaja también en el caso el fiscal Horacio Vázquez, quien dispuso el secreto de sumario.

Investigación.
“Para darle impulso a esta investigación hay que ser sumamente cuidadoso con lo que se expresa porque los chicos reconocen que se esta hablando de su escuela”, precisó Nieva Woodgate.
Las tres inspectoras que trabajan en el colegio evaluaban los destrozos ocasionados por los padres que el sábado pasado irrumpieron en la escuela tras enterarse de la situación y no tener ninguna respuesta de las autoridades del colegio.
“Las inspectoras están en la institución junto a las autoridades en una especie de cogobierno para determinar las primeras acciones a seguir para que vuelvan las clases al colegio, las cuales podrían volver a dictarse entre el jueves y el viernes”, dijo un vocero.
También están determinando como actuarán los equipos psicológicos que dispuso la provincia de Buenos Aires para contener a los padres ya que los que había dispuesto la institución fueron desplazados.
La fiscalía comenzó a trabajar el viernes pasado con la denuncia de una madre que informó que su hija tenía conductas extrañas y que cuando se refería al cocinero, quien trabajaba desde hacía cuatro en la escuela. (Télam)