“Estoy preparada para lo que venga”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró ayer que “la cadena ilegal del desánimo tiene fecha de vencimiento: el 7 de diciembre”, en relación a la caducidad de la medida judicial cautelar que impedía la plena aplicación de la Ley de Medios.
Cristina lo expresó en el Salón de las Mujeres del Bicentenario de la Casa Rosada, durante la entrega de órdenes de pago a municipios destinados a la gestión integral de residuos sólidos urbanos.
En ese sentido, la Presidenta señaló que “de aquí al 7 de diciembre vamos a tener que prepararnos para cosas muy estrambóticas”, porque para esa fecha debe empezar a regir en pleno la nueva Ley de Medios, al tiempo que aseguró: “estoy preparada para lo que venga”.
“Parte de este despliegue mediático (en contra del Gobierno) sin precedente tiene que ver con que este 7 de diciembre comienza a regir la desinversión”, que prevé la Ley de Medios para desarticular los monopolios mediáticos.
En ese marco, Cristina afirmó que “utilizo la cadena nacional para informarles a los argentinos las cosas que les quieren ocultar” y remarcó: “La cadena nacional ilegal son ellos (el monopolio mediático) que quieren pasar por encima de las leyes y no acatarlas. Pero en la Argentina no hay coronita, todos somos iguales ante la ley”.

Viajes.
En esa línea, remarcó que para algunos medios “nadie podía viajar en la Argentina” y sin embargo “en julio del año pasado, período de crecimiento, 165.2139 argentinos” viajaron al exterior, mientras que en el mismo mes de este año lo hicieron “198.687 que gastaron 276 millones de dólares”.
En tanto, ingresaron al país en julio de 2011, 232 mil y este año 215.500 “que pueden gastar más” ya que viajan pese a la crisis económica que viven los países desarrollados.

Logros.
La Presidenta remarcó las inversiones de empresas, el saldo favorable de la balanza comercial, el récord en la producción de maíz y sostuvo que pese a estos logros “la cadena nacional del desánimo realiza un despliegue sin precedentes que tiene que ver con la fecha de vencimiento del 7 de diciembre” en la que debe regir la cláusula de la desinversión.

Techint.
También se refirió a las declaraciones del empresario Paolo Rocca, de la empresa Techint, al diario “Clarín”, quien sostuvo que en la Argentina hay mala gestión desde 2008 y no es competitiva.
“Gracias a la Argentina han podido comprar fábricas en Brasil, Estados Unidos y México”, destacó la Presidenta.
Refiriéndose a la opinión del empresario sobre el costo laboral de un obrero en Argentina que es 24 dólares por hora, 12 en México y 9 en Brasil, la Presidenta sostuvo que “el obstáculo para ese costo laboral soy yo”.
“Si el país está tan mal ¿qué pensarán hacer en 2016 o 2017, querrán salarios a la mitad o a un tercio?” se preguntó la Presidenta.
“Las empresas tienen que ganar, pero la ganancia no debe ser por posición monopólica”, agregó y afirmó que “esos 24 dólares que gana el obrero argentino le da mayor poder adquisitivo en paridad dólares”.

Bonfatti.
También, la Presidenta mencionó trascendidos sobre que el gobierno nacional había exigido un ajuste a la provincia de Santa Fe.
Al respecto, la mandataria resaltó su posición contraria a los ajustes y al hablar previamente con el gobernador santafesino, Antonio Bonfatti por videoconferencia, le aseguró que “esta Presidenta no tiene correos ni emisarios”, sosteniendo que quien administra la provincia y toma decisiones es el gobernador.
En esa línea, y sobre el final de su discurso, Cristina expresó: “Quiero decirles a todos los argentinos que no le vayan con el cuento que los gobernadores hacen tal cosa porque esta Presidenta lo manda”.

Balanza comercial.
La presidenta anunció que la balanza comercial de agosto registró un superávit de 1.637 millones de dólares -una mejora de 102% respecto al mismo mes del año interior-, con lo que la Argentina superó la meta para este año al llegar a 10.040 millones de dólares.
En base a datos provisorios, la jefa del Estado señaló indicó estos números dan por cumplido “la meta fijada por el gobierno nacional” para el corriente año y elevan el saldo comercial
favorable a 10.040 millones de dólares en el acumulado de los ocho primeros meses de 2012. (Télam)