Fiscal de la causa Amia pidió indagar a Cristina

El pedido del fiscal especial de la causa AMIA, Alberto Nisman, de llamar a indagatoria a la presidenta Cristina Fernández por el Memorando de Entendimiento con Irán generó críticas en funcionarios del Ejecutivo, dirigentes, legisladores y familiares de las víctimas del atentado contra la mutual judía ocurrido en 1994.
El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, calificó como "ridícula" la decisión de Nisman y señaló que se trata de "un manotazo de ahogado".
"Nisman es alguien que responde a otras estructuras de la Secretaría de Inteligencia. La denuncia no tiene asidero. El acuerdo con Irán está dentro de las facultades que la Constitución prevé para el Poder Ejecutivo", observó Fernández.
A su vez, el funcionario recordó que cuando se declara nula la causa de AMIA, y caen las notas rojas de Interpol" –que permitían detener a quienes tuvieran pedido de captura de la justicia– llamó a Nisman para que viaje con el propósito de continuar la investigación y éste le respondió que "no quería".
Por su parte, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, afirmó que el pedido de indagatoria para la jefa de Estado "es un disparate institucional y jurídico".
"El acuerdo con Irán es un acto propio que puede realizar el Poder Ejecutivo Nacional y está dentro de las facultades que la Constitución le otorga a la Presidenta de la Nación".
El ministro aseguró que "el acuerdo contó con el consenso parlamentario, fue debatido y aprobado con mayoría en ambas Cámaras, con la presencia del Canciller (Héctor) Timerman, que respondió todas las inquietudes", sostuvo Rossi.
En ese sentido, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, consideró que la resolución del fiscal "es un pase de factura por los cambios que el Gobierno impuso en la estructura de inteligencia.
"Los que apoyamos a este Gobierno no podemos permanecer neutrales ante este tipo de ataques a la Presidenta. Esta administración fue la que más hizo a favor de que se esclarezca el atentado a la AMIA", enfatizó Randazzo.
Y recalcó: "La Justicia, en cambio, tiene todavía una gran cuenta pendiente con la sociedad en relación al esclarecimiento del mismo".

Familiares.
Los familiares nucleados en Memoria Activa, aseguraron que "la causa AMIA está contaminada, sucia" y cuestionaron a Nisman al argumentar que "no se aportó nada en los últimos años y escribió 300 fojas para justificar una indagatoria a la presidenta".
"Esto es una operación vergonzosa de quien llevó adelante la investigación que Nisman puso en sus escritos: Jaime Stiusso", dijo Sergio Burstein, del grupo de Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA.
Para Burstein, "Nisman se está victimizando porque es muy importante el apartamiento de Stiusso de la SIDE. Por eso, esto, también nos va a llevar a una pérdida de tiempo en la investigación del atentado".

Oposición.
En tanto, la oposición de la Cámara de Diputados recibirá el lunes en el Congreso al fiscal Nisman, para que brinde información acerca del pedido de indagatoria a la presidenta Cristina Fernández.
Así lo confirmó la presidenta de la comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich (Unión-PRO), quien dijo que la visita se dará en el marco de una reunión de los integrantes de esa comisión.
Sin embargo, desde el oficialismo aclararon que "la reunión carece de carácter institucional" porque no se encuentra habilitado el período ordinario de sesiones que permite el trabajo de las comisiones.
Bullrich afirmó que "en la Comisión de Legislación Penal, en todo momento se ha solicitado la derogación del Memorandum con Irán, por considerarlo que es una maniobra de encubrimiento".

Memorándum.
El Memorándum entre Argentina e Irán con el objetivo de avanzar en la investigación del atentado contra la AMIA, fue firmado en enero de 2013.
Por este acuerdo, los funcionarios de la República Islámica que se encuentran acusados de participar en el ataque contra la sede mutual de la comunidad judía prestarían declaración ante la Justicia argentina. (Télam)

Cristina firmó convenio
Tras 23 días sin actividades públicas por la fractura de tobillo, la presidenta Cristina Fernández reapareció ayer para la firma de un convenio con la industria vitivinícola en la Quinta de Olivos.
La primer mandataria estuvo acompañada por funcionarios y los gobernadores de San Juan, José Luis Gioja, y de Mendoza, Francisco Pérez.
La presidenta firmó un convenio con representantes de la industria vitivinícola y anunció la reglamentación del Observatorio de Precios para ese sector productivo, con el objetivo de evitar conductas abusivas en los precios e impulsar su financiamiento.
De acuerdo a fuentes oficiales, Cristina firmó "convenios de colaboración con el fin de evitar potenciales conductas oligopólicas y establecer precios de referencia para proteger también el interés económico de los consumidores".
En ese marco, se suscribió asimismo "un acuerdo de colaboración para la implementación de un fondo de financiamiento de la cadena de valor vitivinícola".
En las imágenes de la audiencia difundidas a la prensa se vio a Cristina Fernández sentada en una silla de ruedas, en la cabecera de una amplia mesa que completaron los participantes del encuentro.
La jefa de Estado no tenía apariciones públicas desde el 22 de diciembre, ya que luego de esa jornada viajó a Río Gallegos para pasar la Navidad y el 26 sufrió la fractura del tobillo izquierdo en un accidente doméstico por el cual está cumpliendo un período de reposo. Cristina se accidentó luego de pisar un "líquido deslizante" que se utiliza para la limpieza de pisos.