Inicio El Pais "Le pido al Gobierno que reconozca el fracaso"

«Le pido al Gobierno que reconozca el fracaso»

MASSA SE DESPEGO DEL ACUERDO QUE IMPULSO EL OFICIALISMO

El precandidato presidencial Sergio Massa rechazó el supuesto acuerdo impulsado desde la Casa Rosada y advirtió que «el diálogo no se construye por mensajes de Whatsapp ni filtraciones en los medios». Además calificó el documento de diez puntos filtrado como una «trampa electoral». Massa mostró así una ruptura con el peronismo no kirchnerista, al diferenciarse del aval dado a la iniciativa oficial por el senador Miguel Ángel Pichetto y el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, y desafió que sea el propio presidente Mauricio Macri quien convoque «a todos los sectores sin exclusiones», en un nuevo guiño el sector encabezado por la ex presidenta Cristina Kirchner.
«No estamos en ninguna negociación con el Gobierno», aclaró el ex intendente de Tigre, y agregó otro condimento para la interna del espacio Alternativa Federal: «Hablé con muchos gobernadores y no estaban enterados». La filtración de las reuniones encabezadas por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, habían excluido a uno de los fundadores del espacio, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti.

Intenciones.
Con las consignas «una nueva mayoría» y «hay alternativa» a sus espaldas, Massa se mostró sorprendido por la rapidez con la que el Gobierno respondió a su conferencia de prensa del lunes pasado, en la que había convocado a «dejar de lado las peleas, sentarse en una mesa», pero calificó al documento el eventual acuerdo entre la Casa Rosada y el peronismo no kirchnerista como «una expresión de buenas intenciones que tiene como objetivo mandar señales a los mercados». «No es un documento que llama a un acuerdo ni a un diálogo sincero sino a suscribir un decálogo de buenas intenciones», insistió Massa.
El ex intendente de Tigre apuntó contra el Gobierno, que lo tuvo como aliado legislativo durante los dos primeros años de Cambiemos, para recordar que «sistemáticamente ha incumplido cada una de las promesas que asumió con los argentinos», por lo que consideró que «la Argentina vive una crisis de confianza». «El diálogo, los acuerdos, no se construyen por Whatsapp. No se construyen por filtraciones de prensa», descalificó Massa el intento del Gobierno y advirtió: «No quisiera pensar que estamos frente a una trampa electoral para intentar que los millones de argentinos que están buscando una alternativa, caigan nuevamente en la trampa de la grieta».

Díez puntos.
Respecto de los diez puntos del supuesto acuerdo, Massa aseguró que «no puede haber negociación posible si las pymes, los jubilados y el trabajo no están sobre la mesa», en alusión a la criticada ausencia de puntos que comprometen el desarrollo de la economía y los dos puntos que prometen volver, en un segundo mandato de Cambiemos, a buscar la flexibilización del sistema jubilatorio y las normas laborales. En ese tono, Massa también apuntó contra el Presidente por haber puesto en manos del ministro del Interior las supuestas negociaciones y aseguró que «es una tarea que el propio Presidente debe asumir». «Le pido al Gobierno que reconozca el fracaso por elegir un camino de especulación económica», lanzó el ex titular de la Anses.
Mientras el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se manifiesta dispuesto a «colaborar» con la gobernabilidad, sin brindar mayores precisiones, Pichetto salió rápidamente a calificar la iniciativa oficial como un instrumento para «cuidar a la Argentina». El jefe del bloque Justicialista en la Cámara alta quedó en solitario ayer, cuando Roberto Lavagna salió a despegarse del senador, con quien compartió un acto político el lunes pasado.
«Consenso es escuchar de manera sincera a quienes piensan distinto, no marketing», sentenció el ex ministro de Economía, quien agregó: «Está claro que el Gobierno atraviesa una seria crisis de confianza». (Página12.com)