Los alimentos aumentaron un 15%

ESTIMAN UN "FUERTE SALTO" DE LOS PRECIOS EN OCTUBRE

Los supermercados y mayoristas recibieron ayer las listas de precios de los productos con ajustes al alza del 15% en promedio, confirmó el presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas, Alberto Guida, quien afirmó que dicho incremento será “trasladado en lo mediato” a las góndolas pero estimó que la mayor parte del pase a precios de la suba del dólar se dará el mes que viene cuando se hayan terminado de ajustar los insumos industriales.
“Lo que se está dando es la presentación de nuevas listas de precios con un alza promedio del 15% y eso se va a estar trasladando en lo mediato, pero el salto fuerte se concretará en octubre”, adelantó el empresario en declaraciones a Radio La Red.
Según el dirigente, las cadenas mayoristas aumentaron su demanda en los últimos años porque encuentran precios más competitivos, “hay productos básicos que es como harina y aceite que ya han tenido un golpe muy importante estos días”.
Señaló además que la semana pasada faltó azúcar, por ejemplo, porque se registró el momento más complejo de incertidumbre, pero aclaró que ahora se ha normalizado porque “las posiciones de precios están tomadas”.

Precios cuidados.
El presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas reveló que este sector no ha sido convocado por el ministerio de Producción ni la Secretaría de Comercio para negociar el plan Precios Cuidados.
“A nosotros nadie nos llamó”, indicó Guida horas antes de que el presidente Mauricio Macri mantenga en la residencia de Olivos una reunión por la renovación del programa oficial diseñado por el kirchnerismo. Funcionarios le van a presentar al jefe de Estado los avances de lo dialogado con los distribuidores, pero según pudo saber NA de fuentes oficiales no habrá anuncios, al menos, en estos días.
El representantes aseguró que hay una “contradicción” porque el canal que está haciendo hoy de “soporte de precios accesibles al consumidor” es el mayorista, pero en realidad todo el direccionamiento de Precios Cuidados está apuntado a supermercados.

Pan.
Uno de los productos de mayor consumo por parte de la población, el pan, no pudo escapar a la disparada del dólar que ocasionó que sus precios se eleven en un 15% en gran parte del país. Mañana subirá por encima de ese porcentaje en la Capital Federal, por lo que el kilo del producto llegará a 90 pesos en algunos barrios porteños.
“Algunos colegas están vendiendo ya hoy el kilo de pan a 90 pesos. Pero hay una fuerte dispersión por zona y por calidad”, indicó el presidente de la Cámara de Industriales Panaderos de la Capital Federal, José Álvarez.
El precio de la bolsa de 50 kilos de harina tenía un precio de 600 pesos la semana pasada y, luego de la corrida cambiaria, se está vendiendo a entre 900 y más de 1.000 pesos, según Álvarez. Además, se vienen aumentos en las tarifas de gas.
El dirigente explicó que las panaderías debatirán durante todo el día qué porcentaje de incremento aplicar, pero aclaró que “puede superar el 15% porque los costos de producción se han disparado en los últimos días”.
El representante de la reveló que las ventas de harina estaban suspendidas desde el lunes por la “especulación” de los acopiadores del trigo y la industria molinera, que están reteniendo el producto a la espera de ver qué va a pasar con el precio del dólar. En ese escenario de oferta escasa, indicó el dirigente, algunas distribuidoras salieron a vender la bolsa de 50 kilos con un 50% de aumento e “incluso hay panaderías que necesitan producir y ya están pagando más de 1.000 pesos la bolsa”. (NA)

“Acá hay pura especulación”
José Álvarez, presidente de la Cámara de Industriales Panaderos de la Capital Federal, señaló que las panaderías de la Capital “se están fundiendo y están cerrando” por la suba de los costos de producción, lo cual “no pasó nunca, ni en el 2002 cuando también había especulación por el dólar”.
Según Álvarez, los molineros y acopiadores le echan la culpa al Gobierno y a los productores y empujan a las panaderías a aumentarle el precio del producto final a los consumidores, generando una fuerte presión sobre el bolsillo. “Si hoy miramos a Estados Unidos, el valor de la bolsa de harina está el equivalente a 600 pesos argentinos. Entonces, acá hay pura especulación”, denunció.
Para el representante, la solución es que el Gobierno vuelva a instrumentar una “tasa de abasto” para determinar un precio de referencia del harina y “sentar a los molineros y acopiadores en una mesa y pedirles sus costos, porque los molinos están especulando muy mal”.