Los Brics critican la falta de reformas

G-20: EL GRUPO ADVIERTE QUE SIGUE PENDIENTE LA RECUPERACION DE LA ECONOMIA MUNDIAL

Los presidentes del grupo de los Brics coincidieron ayer en que sigue pendiente de recuperación la economía mundial, reclamaron a las naciones más desarrolladas la implementación de políticas destinadas a fortalecer la demanda en el corto plazo y las inversiones en el largo plazo, y aseguraron que los países emergentes están bien preparados para enfrentar las crisis externas.
El grupo de los Brics está integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. La reunión se llevó a cabo ayer en Brisbane, en el marco previo de la Cumbre de Presidentes del G-20.
“Las economías emergentes han mantenido tasas de crecimiento elevadas pese a circunstancias adversas y a los impactos de las políticas de las principales economías desarrolladas, sobre todo en materia monetaria”, sostuvo el documento final del encuentro.
En la reunión, celebrada en el Royal Hotel, participaron la presidenta brasileña, Dilam Rousseff -a cargo de la presidencia temporal del grupo-, y los jefes de Estado ruso, Vladimir Putin; de Sudáfrica, Jacob Zuma; de China, Xi Jinping, y el primer ministro de la India, Narendra Modi.
Uno de los objetivos principales del encuentro fue analizar los avances del Plan de Acción de Fortaleza dispuesto por el grupo en julio pasado.

FMI.
Como en anteriores oportunidades, los Brics criticaron la falta de reformas en el seno del Fondo Monetario Internacional (FMI), decisión que fue consensuada en la Cumbre de Seúl en 2010 y que se encuentran bloqueadas esencialmente por Estados Unidos y otras naciones desarrolladas.
Los presidentes del Brics también señalaron que el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y el fondo de reserva para crisis (ACR), creados en el reciente encuentro de Fortaleza, contribuirán a dar una mayor estabilidad al sistema financiero internacional una vez que se implementen de manera efectiva.

Rousseff.
En el inicio del encuentro, Dilma Rousseff advirtió que “por desgracia, el panorama económico mundial no ha progresado mucho desde el pasado mes de julio” cuando se llevó a cabo la reunión de Fortaleza.
“Terminamos el año 2014 frustrados sin ver nuestras expectativas iniciales de recuperación de la economía global”, dijo la jefa de Estado brasileña en su primer viaje al exterior luego de haber sido reelecta para llevar adelante su segundo período presidencial.

Kicillof.
El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró ayer que dentro del G-20 existe coincidencia en que la actual situación económica es “mundialmente compleja”, al tiempo que ratificó su confianza en que dentro del foro se avanzará en la discusión de herramientas que permitan ponerles un freno a los fondos buitre y hacer viables los procesos de reestructuración de deuda.
Kicillof y el canciller Héctor Timerman mantuvieron un contacto con la prensa en el Centro de Convenciones de Brisbane.

Reestructuración de deuda.
Una de las cuestiones sobre las que el gobierno argentino deposita más interés es que el documento final del encuentro contenga algún tipo de mención a la cuestión de la reestructuración de deuda, que el país viene planteando ante diversos foros internacionales.
La Cumbre finalizará hoy alrededor de las 15 hora local (2 de la madrugada en Argentina), con la lectura del documento que estará a cargo del primer ministro australiano, Tony Abbott, como anfitrión del encuentro.
La actividad de la delegación argentina comenzó en la media mañana de ayer en la sede del Parlamento del Estado de Queensland, donde Kicillof y Timerman mantuvieron un encuentro cerrado junto con los demás jefes de Estado y líderes de los países que integran el G-20.
Al finalizar esta reunión, se produjo un almuerzo de trabajo entre los jefes de Estado en el que estuvo presente Kicillof en representación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien no pudo viajar a Australia por cuestiones de salud.

Cuestión económica.
La primera sesión de la Cumbre, que se desarrolló en el Centro de Convenciones de Brisbane y que comenzó a las 15.40 hora local (2.40 en Argentina), se abocó a la cuestión económica.
En ese marco, en el que cada jefe de Estado planteó la posición de su país, Kicillof se refirió a la cuestión de la reestructuración de la deuda soberana.
“La Argentina ha hecho, por instrucciones de la Presidenta, una intervención que marca la cuestión de que en una economía mundial que no arranca, uno de los problemas centrales es el peso de las deudas soberanas y la relación deuda producto”, relató el ministro a la prensa.
“Esta crisis empieza con un problema de deuda, sigue con un problema y transcurre hoy todavía, con un problema de deuda y son los países que más problemas tienen para salir de los procesos recesivos los que más peso tienen de la deuda sobre el producto”, agregó el titular del Palacio de Hacienda. (Télam)