Marcha contra el gatillo fácil

DISTINTAS CIUDADES DEL PAIS SE SUMARON AL RECLAMO

Organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, familiares y amigos de víctimas del denominado “gatillo fácil” marcharon ayer en distintos puntos del país, con epicentro en Buenos Aires, donde se movilizaron desde la plaza Congreso hasta Plaza de Mayo,
La Tercera Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil comenzó a las 17, frente al Parlamento, para luego marchar hacia Plaza de Mayo, donde familiares y organizaciones leyeron un documento conjunto para denunciar la responsabilidad de los gobiernos desde la vuelta de la democracia en los casos de gatillo fácil (4690 hasta diciembre de 2016, según el Archivo de Personas Asesinadas por el Aparato Represivo Estatal de la Correpi).
Y también apuntaron contra la complicidad del Poder Judicial al recordar las absoluciones recientes de los policías llevados a juicio oral por los asesinatos de Omar Cigarán, Kiki Lezcano y Ezequiel Blanco.
“Las muertes de nuestros pibes no son descartables, no tienen crueles matices. Cada violación de sus derechos fundamentales, cada muerte en manos de fuerzas de seguridad, cada tortura aplicada a los cuerpos de nuestros pibes y pibas, cada desaparición forzada, es responsabilidad del Estado; de cada gobierno constitucional de la era ‘democrática'”, señaló Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga.

Córdoba.
En Córdoba, en calles céntricas de la capital mediterránea, bajo el lema “¡Ni un pibe ni una piba menos! ¡Ni una bala más!”, al que sumaron el reclamo de aparición con vida de Sebastián Maldonado, entre otras demandas contra el Estado y sus fuerzas de seguridad.
Organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas participaron también de la movilización que se inició en la esquina de la Avenida General Paz y 9 de julio y que finalizó en el Panal (Sede del gobierno provincial).
Los familiares integrantes de la Coordinadora denunciaron “lo difícil que es llegar a que se haga justicia. No nos escuchan, nos cierran las puertas”.

Rosario.
En Rosario, la protesta fue motorizada por la Multisectorial contra la violencia Institucional, y los manifestantes se congregaron frente a los Tribunales Provinciales (Balcarce y Pellegrini), desde donde se trasladaron hasta la sede de la gobernación provincial, en Santa Fe al 1900, donde finalizó la marcha.
Los manifestantes portaban banderas con leyendas tales como “Justicia. No al gatillo fácil” y “Basta de gatillo fácil, el Estado es responsable”, y decenas de carteles con rostros de personas víctimas de violencia policial en esta ciudad.

Otros lugares.
En Mar del Plata, agrupaciones y familias de las víctimas se concentraron frente a la Catedral marplatense, donde realizaron una radio abierta en la que denunciaron “la militarización de los barrios” y la “falta de justicia” para los casos de gatillo fácil registrados en la ciudad.
“Denunciamos un accionar represivo cada vez más evidente de las fuerzas policiales y de seguridad del Estado, que hace que en la actualidad en la Argentina ocurra un caso de gatillo fácil cada 25 horas”, dijo Manuel Cassanelli, dirigente del Frente Antirrepresivo, en línea con un reciente informe de la Coordinadora contra la Represión Policial (Correpi).
En Tucumán, se realizó una marcha para reclamar justicia por Miguel Reyes Pérez, de 24 años, el joven tucumano que murió luego de ser alcanzado por una bala goma disparada por un efectivo policial durante un procedimiento realizado el año pasado. (Télam)

Pedido por Santiago Maldonado
La referente de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Taty Almeida, reiteró ayer un pedido de una entrevista de los organismos de derechos humanos con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, por la desaparición de Santiago Maldonado.
“Vamos a seguir insistiendo para que nos reciba Marcos Peña”, afirmó en declaraciones a la radio online FutuRock, en las que renovó este pedido, planteado por primera vez la semana pasada, luego de la reunión que mantuvieron con el ministro de Justicia, Germán Garavano; con su par de Seguridad, Patricia Bullrich; y con el secretario de Derechos Humanos de la
Nación, Claudio Avruj, de la que salieron con fuertes críticas.
“Realmente nosotros pensábamos que íbamos a sacar algo en limpio en esa reunión, pero fue una ofensa”, indicó Taty Almeida, quien reiteró que, allí, los funcionarios “ofendieron” a los representantes de organizaciones de derechos humanos que participaron de la reunión.
“No sólo ofendieron a los organismos de derechos humanos sino especialmente a la familia de Santiago Maldonado”, reiteró. Para la integrante de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, “Patricia Bullrich, no sabe qué contestar”, aseveró la referente de Madres Línea
Fundadora, quien sostuvo que “es muy doloroso ver cómo se maneja este gobierno constitucional con también presos políticos como Milagro Sala”.