Masivas protestas por la llegada de la directora del FMI

LA FUNCIONARIA DEL FONDO SE REUNIO CON EL MINISTRO DUJOVNE Y CENO CON MACRI

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, arribó ayer a la Argentina y su primera actividad fue reunirse con el titular del Banco Central, Luis Caputo, y el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, tras lo cual cenó en la Quinta de Olivos con el presidente Mauricio Macri.
Antes de la comida, la titular del organismo multilateral de crédito recibió información de primera mano de los funcionarios nacionales sobre la marcha de los esfuerzos del Gobierno para reducir el déficit fiscal, frenar la escalada del dólar y empezar a reducir los vencimientos de Lebac.
Esos temas, sumado al control de la inflación, forman parte de los compromisos asumidos por el Gobierno para conseguir un crédito stand-by por 50.000 millones de dólares. Apenas concluyó su encuentro con Caputo, la jefa del Fondo comunicó a través de su cuenta de Twitter la reunión, acompañada de una foto en la que se la ve sonriente.
“Ha sido un placer reunirme con el presidente del Banco Central, Luis Caputo. Espero con interés seguir dialogando con el BCRA bajo su liderazgo”, señaló la francesa.
Más tarde, Lagarde se trasladó hasta la Residencia Presidencial de Olivos para mantener una reunión con Dujovne: “Tuve un encuentro muy productivo con el ministro Nicolás Dujovne. Reiteré el apoyo del FMI al plan de reformas de las autoridades argentinas”, manifestó a través de sus redes sociales.
Para cerrar su primera jornada en el país, la francesa degustó el menú que le ofreció el líder del PRO en Olivos: doraditos fríos y calientes, risotto de espárragos, trucha a la parrilla con verduras grilladas y tarta de chocolate. Además de Dujovne y Caputo, de la cena también participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y la primera dama, Juliana Awada; el subdirector del FMI, David Lipton; el director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner; y el jefe de la Misión para la Argentina, Roberto Cardarelli.

Repudio al FMI.
Sindicatos y movimientos sociales marcharon desde la Avenida 9 de Julio hasta las puertas del Banco Central en la city porteña para manifestar su repudio a la presencia en el país de la titular del FMI, Christine Lagarde, y al acuerdo de financiamiento que firmó el Gobierno con el organismo multilateral.
De la manifestación participaron dirigentes e integrantes de gremios como Ctera, Camioneros, Asociación Bancaria; de las organizaciones sociales Movimiento Evita, Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie; y de la agrupación kirchnerista La Cámpora.
En una jornada fría y bajo una persiste lluvia, algunas agrupaciones concentraron desde el mediodía sobre la 9 de Julio, pese a que la marcha principal fue convocada para las 18.00.
Esos espacios fueron el Frente Milagro Sala, el partido Nuevo Encuentro y la CTA de los Trabajadores, que protestaron frente al Ministerio de Desarrollo con la consigna del FMI y luego se sumaron a la marcha al BCRA.
En tanto, desde las 17.00 se concentraron también en la principal arteria porteña manifestantes de la CCC, Barrios de Pie, la JP Evita, Patria Grande y La Cámpora, quienes bajaron por Diagonal Norte, bordearon la Plaza de Mayo y doblaron por Reconquista hasta llegar el edificio de la entidad monetaria.
La sede del Central fue elegida ya que el primer desembolso (15.000 millones de dólares) del préstamo del FMI acordado con la gestión de Mauricio Macri se está liquidando a razón de 100 o más millones de dólares diarios a través de la subasta que realiza el propio BCRA.
Una vez en las puertas del edificio ubicado en Reconquista 266, se procedió a la lectura completa de la carta dirigida a Lagarde que difundieron días atrás estos mismos sectores con duras críticas al acuerdo con el Fondo, y que fue publicada en la página web change.org para sumar adhesiones.
En el texto, los dirigentes opositores calificaron al préstamo del FMI como “odioso o execrable”, sostuvieron que “buscar el equilibrio fiscal ajustando el gasto social conduce al debilitamiento del mercado interno” y advirtieron sobre “la explosiva situación social que vive la Argentina y que seguramente se agravará a medida que se apliquen las medidas pactadas”. (NA)