Mataron a embarazada

ASALTO EN UNA PARADA DE COLECTIVO

La adolescente de 15 años Jenifer Trillo Julio, que murió tras ser atacada delante de su madre durante un asalto en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge y que estaba embarazada de cinco meses, fue ejecutada de un disparo en la nuca.
Así lo confirmó ayer el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, que dio a conocer el resultado de la autopsia realizada al cuerpo de la joven y que concluyó el miércoles. “Me confirmaron el resultado de la autopsia. Fue un tiro sin orificio de salida”, contó el funcionario durante una entrevista radial.
Si bien la madre de la menor, Roberta Calsín, que estuvo presente en el momento del hecho pensó que su hija había sido atacada de tres culatazos al negarse a entregar la mochila que llevaba, de acuerdo con la autopsia, fue ultimada de un disparo en la nuca, con un arma de calibre pequeño que le apoyaron al realizar la detonación.
Una de las hipótesis es que la chica intentó escapar cuando junto con su madre fueron interceptadas por los dos delincuentes y uno de ellos la persiguió, la atacó y finalmente la mató.
Por el momento, en el caso, que es investigado por personal de la Unidad Funcional de Instrucción 7 de Lomas de Zamora, no hay detenidos.
Calsín, de 46 años y nacionalidad peruana, aseguró que a los delincuentes “no les importó nada” el embarazo de su hija y que “la mataron como a un perro”.
Roberta Calsín, indicó que a su hija Jessica le efectuaron “tres golpes” en la cabeza con la culata de un arma para robarle la mochila que llevaba y que no percibió que hayan disparado.
Además, en declaraciones al canal de noticias C5N, describió a los dos delincuentes como dos jóvenes “bien vestidos” y estimó que tendrían “entre 20 y 25 años”.
“Cuando la golpearon, le salía mucha sangre y a ellos no les importó nada. La mataron como a un perro”, describió la madre de la chica.
“Ya se le notaba la panza y no les importó nada”, expresó la mujer, todavía conmocionada por presenciar el crimen de su hija. (NA)