Mauricio Macri cuestionó el “trabajo público inútil”

FALTAZO DE BARRIONUEVO: EL PRESIDENTE VISITO A GASTRONOMICOS

El presidente Mauricio Macri participó ayer del festejo por el Día del Trabajador en la sede porteña del gremio de los gastronómicos, donde, tras comer locro y empanadas, señaló que hace “cinco años no se genera trabajo de calidad (en la Argentina) porque se ocultó el desempleo con trabajo público inútil”.
“El desafío es crear trabajo, y saber de dónde venimos para aprender de lo que pasó”, dijo el Presidente, y en esa línea fustigó el “trabajo público inútil”, porque “la primera víctima es la persona, cuando se da cuenta que no cumple una tarea útil para la sociedad”.

Barrionuevo.
Un dato político saliente en la “locreada” fue la ausencia de Luis Barrionuevo, secretario general del gremio y titular de la CGT Azul y Blanca, quien mandó a decir sobre la hora del almuerzo que una fuerte gripe lo obligaría a quedarse en la cama.
Fue una excusa tan sugestiva como la actitud que tuvo Barrionuevo, el viernes pasado, al bajarse a último momento de la concentración organizada por las centrales sindicales para reclamar por la situación económica y social.
“Hace 5 años que no se genera trabajo de calidad, porque ocultaron -abundó el Presidente- el desempleo con trabajo público inútil”, afirmó, y criticó asimismo “el abuso en el uso de las licencias” y “el ausentismo”.
Y sostuvo que “detrás de cada puesto de trabaja inútil, hay un maestro que no pudimos poner en el aula, un médico o una enfermera que reclaman en una ciudad del país”.

Emergencia ocupacional.
Macri añadió que “la suma de los empleos inútiles es una ruta descuidada donde los argentinos pierden la vida”, a la vez que cargó contra las iniciativas “arbitrarias”, en referencia a los proyectos opositores que apuntan a declarar la emergencia ocupacional.
“Si fuese cuestión de leyes, en vez de conservar lo que tenemos, saquemos una ley que diga que todos somos felices”, ironizó sobre las iniciativas parlamentarias, mención que fue festejada por los asistentes al almuerzo”.
“Pocas cosas son más importantes en la vida que el trabajo, es una columna vertebral en la vida de las personas” señaló el presidente que además consideró que la generación de nuevos empleos “es el primer desafío” de su gobierno.
“También sé que hay mucha gente que la viene pasando mal”, sostuvo Macri, y aseveró que le “dolieron” estos “meses de sinceramiento económico”, y como contrapunto, mencionó que por ello tomaron “decisiones como ampliar la Asignación Universal por Hijo, triplicar el mínimo no imponible, aumentar el seguro de desempleo, o impulsar la ley del Primer Empleo”.

Frigerio.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que el Gobierno “comparte” con el sindicalismo las “consignas” planteadas durante la masiva movilización frente al Monumento al Trabajador y reiteró la “invitación” oficial a “los dirigentes de todos los espacios políticos, y también la dirigencia gremial y empresarial”, para “trabajar en que no haya inflación y se creen millones de puestos de trabajo”.
Durante una entrevista por radio Continental, Frigerio tomó un tramo de los discursos de Hugo Moyano y Pablo Micheli, en donde dijeron que la marcha no era “contra nadie” sino a favor de los trabajadores, y dijo: “Escuché los discursos y comentarios de muchos sindicalistas y plantearon con claridad que no era una macha contra el Gobierno, y suena lógico”.

Dirigencia sindical.
Después de la multitudinaria concentración del viernes pasado, la dirigencia sindical salió a meterle presión al Presidente para que no vaya a vetar la ley antidespidos si efectivamente esta iniciativa consigue la aprobación de Diputados para su sanción definitiva.
Hugo Moyano sostuvo que un paro general es una posibilidad que no debe descartarse porque “cuando se trata de sectores de poderes concentrados hay respuesta inmediata y cuando se reclama que no falte una plato de comida, no existe sensibilidad ni velocidad de respuesta”.
En el mismo tono que el líder camionero, el jefe de la Confederación de gremios del transporte, el marítimo Juan Carlos Schmid, vaticinó un conflicto si el Gobierno no articula respuestas concretas para no seguir erosionando los intereses de los trabajadores.
“Si el Señor Presidente veta esta ley (antidespidos), los trabajadores en su conjunto vamos a salir a pelear a la calle por los puestos de trabajo”, fue la advertencia que lanzó a su turno el metalúrgico Antonio Caló, jefe de la central sindical (Alsina) que más se identificó con la administración anterior. (Télam)