Multitudinaria marcha contra el femicidio

Miles de mujeres desafiaron ayer a la lluvia y colmaron la zona céntrica del Obelisco y Plaza de Mayo para alzar su voz contra la violencia de género y los femicidios, pocas horas después de realizar un masivo paro de una hora bajo el lema “Si mi vida no vale, que produzcan sin mí”.
Poco antes de las 17 grupos nutridos de mujeres, en su mayoría vestidas de negro, y con pancartas alusivas al Ni Una Menos, fueron ganando la calle a la altura de las avenidas 9 de Julio y Corrientes, y media hora más tarde comenzaron a avanzar por Avenida de Mayo y Diagonal Norte hacía la Plaza de Mayo.
Miles y miles de paraguas coparon a lo largo y a lo ancho esas dos arterias, mientras cientos de automovilistas quedaron atrapados en las calles que corren en paralelo a la 9 de Julio.
A los costados, refugiándose de la lluvia, decenas de vendedores ambulantes despachaban pines, banderas y remeras de #NiUnaMenos, y paraguas.
Familiares de víctimas de femicidios, mujeres golpeadas, grupos de amigas, madres con hijas, estudiantes secundarias y universitarias marcharon junto a trabajadoras nucleadas en sindicatos como las dos CTA y ATE Nacional, y militantes de organizaciones sociales y partidos políticos.
Entre ellos estaban parientes de Chiara Páez, la chica de 14 años asesinada por su novio en la ciudad santafesina de Rufino en mayo del año pasado que motivó la primera reacción nacional contra los femicidios que derivó en la primera marcha por #NiUnaMenos.
La movilización no fue exclusiva de mujeres, también se vieron cientos de hombres que no se amedrentaron por el viento y la lluvia.
A medida que avanzaban hacia la plaza, donde se montó un improvisado escenario, las manifestantes cantaban “Si no paran de matar que quilombo se va a armar” y “Qué es lo que queremos, ni una menos” e imitaban el grito indio golpeando sus bocas con las palmas de sus manos.
En las paredes de los edificios hubo pegatinas con la imagen de Lucía Pérez, la adolescente que murió en Mar del Plata y movilizó a esta nueva marcha.

Testimonio.
Marcela Montes, una mujer de unos 30 años que llegó al Obelisco en tren y subte desde Lomas de Zamora, dijo que “me sumé porque esto ya no da para más. A mí no me pasó pero sí tengo amigas que fueron golpeadas por sus parejas y viven con miedo. Esto se debe terminar”.
“La violencia machista no sólo se manifiesta en maridos o novios violentos, sino que se ve a diario en la televisión, en la calle, en todos lados. La sociedad tiene que asumir que esto es un verdadero flagelo”, dijo Norma Márquez, una docente de La Matanza.
“Yo tengo la misma edad que Lucía y no quiero ser la próxima víctima de un femicida”, expresó Agustina, quien estaba acompañada por un grupo de amigas.

Paro.
La jornada de protesta había comenzado a las 13.00, bajo el lema “Si mi vida no vale, que produzcan sin mí”, con un “paro nacional de mujeres.
Marisel, empleada del Ministerio de la Producción, salió a manifestar sobre la Diagonal Sur Julio Argentino Roca y reclamó “leyes que nos protejan”.
Al son de matracas, pitos y bocinas, rodeada por otras jóvenes mujeres vestidas de negro, dijo: “Nos están matando”.

Otras marchas.
El paro también se sintió con fuerza en el ámbito privado y cientos de empleados subieron fotos a las redes sociales adhiriendo a la protesta, mientras que otros se sumaron a través de un “ruidazo” en distintos barrios porteños.
El paro y la marcha tuvo su correlato en otros puntos de la capital y en más de 50 ciudades del interior como Mendoza, Rosario, Córdoba y Santa Rosa.
En el centro de Mar del Plata, donde fue asesinada Lucía Pérez, la movilización fue muy importante: cientos de personas se concentraron frente a la Municipalidad de General Pueyrredón con carteles que exigían “Justicia” y “Basta de femicidios”. (NA)

Bajo la lluvia, contra la violencia
Centenares de santarroseñas marcharon se manifestaron ayer en el centro de la ciudad y marcharon hasta la Casa de Gobierno para exigir que se declare la emergencia nacional sobre la violencia de género: en nuestro país una mujer es asesinada cada 30 horas a manos de un hombre. La actividad fue una de las tantas que se realizaron a lo largo y a lo ancho del país y que había sido acordada días atrás en el Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en la ciudad de Rosario. En horas de la mañana se realizó el Paro Nacional de Mujeres mientras que en horas de la tarde se llevaron a cabo marchas y manifestaciones.
En esta capital la lluvia no mitigó el compromiso de aquellas que desde hace tiempo están comprometidas en la lucha por la igualdad de género, por el aborto legal seguro y gratuito, contra la violencia y los femicidios. Vestidas de negro (tal como invitaba la consigna a nivel nacional) y alzando paraguas y banderas, niñas, adolescentes y mujeres recorrieron toda la avenida San Martín desde la plaza céntrica hasta el Centro Cívico cantando las consignas y manifestando el luto permanente que significa tener todos los días a una argentina menos. En la explanada de Casa de Gobierno las organizaciones convocantes leyeron documentos y exhortaron a la junta de firmas para llevar al Congreso de la Nación la voluntad popular de que se declare la emergencia.

Asamblea en las escalinatas.
En horas de la mañana, unas 40 mujeres se juntaron en las escalinatas de la Universidad Nacional de La Pampa adonde celebraron una asamblea y realizaron una reflexión sobre la realidad provincial en materia de violencia de género. Roxana Rechimont (ATE) y Cintia Alcaraz (Mujeres Autoconvocadas) encabezaron la reunión a la que también asistieron integrantes de organizaciones políticas y sociales (Mesa Intersindical, ATE, Utelpa, CTA, Sindicato de Prensa Zona Sur, desocupadas y precarizadas, entre otras). También los no docentes de la UNLPam efectuaron un paro desde la 12 a las 14 horas en el marco de la adhesión de Apulp a la jornada de rechazo a los femicidios y la violencia contra la mujer. Allí comenzaron a juntarse las firmas para exigirles a los diputados nacionales pampeanos, la “declaración de la emergencia social por violencia de género”.

Voces.
“Hay que visibilizar el reclamo que venimos haciendo hace muchísimos años contra la violencia de género institucional y la violencia doméstica; esto es en el marco del último femicidio que se conoció de Lucía (Pérez, la joven de 16 años asesinada días atrás en Mar del Plata) y que también nos mueve a las mujeres pampeanas por el femicidio ocurrido en nuestra provincia hace una semana”.
“Ocupamos nuestros cargos bajo el maltrato laboral que se ejerce en todos los sectores, públicos y privados. Las diferencias entre derechos de hombres y mujeres, en el marco de una intendencia (Santa Rosa) que ha perseguido a las mujeres trabajadoras; política del gobierno nacional que implementó espectacularmente el intendente local; pasando por el gobernador”, concluyó.
“Mientras las mujeres más nos empoderamos y más fortalecidas nos encontramos, la raigambre patriarcal cultural, hace su arremetida también para defender ese espacio de privilegio en el que se encuentra muy cómodo y no está dispuesto a perder. Las mujeres inmersas en la pobreza son quienes más reciben esos ataques”.

Jornada sobre Violencia de Género
Hoy y mañana, en el auditorio del Centro Judicial de Santa Rosa, se realizará la “Jornada sobre valoración y cuantificación del daño a la mujer víctima de violencia de género”. La organización estará a cargo de la Asociación Mujeres Juezas de la Argentina y el Centro de Capacitación Judicial (CCJ) de La Pampa, dependiente del Superior Tribunal de Justicia.
El temario a tratar abarcará los siguientes temas: “Juzgar con perspectiva de género: ¿por qué juzgar con perspectiva de género? y ¿cómo juzgar con perspectiva de género?”; “daños resarcibles: incapacidad psicofísica, perjuicio estético, tratamientos futuros, pérdida de chances, daño extrapatrimonial y el proyecto de vida”; y “cuantificación de los daños”.
Hoy, a las 16.15, será la apertura con palabras a cargo del secretario coordinador del CCJ, Gustavo Arballo. A las 16.30 disertará la doctora Graciela Medina, vocal titular de la AMJA, jueza de la Cámara de la Sala III en lo Civil y Comercial Federal y distinguida como personalidad destacada de las Ciencias Jurídicas por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Recientemente fue nombrada directora para América Latina y el Caribe de la International Association of Woman Judges (IAWJ). Luego habrá un taller práctico de casos jurisprudenciales y se entregarán los certificados de asistencia.
Mañana, las actividades y horarios serán similares, aunque ese día la conferencia estará a cargo del doctor José Mendelewicz, prosecretario del Centro de Datos Informatizados de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, y autor de numerosas publicaciones y trabajos referidos a esos temas.

Una movilización dividida en General Pico
Con los inconvenientes ocasionados por la lluvia la movilización de ayer, por “Ni una menos” no logró gran convocatoria en esta ciudad y además hubo grupos disgregados que se concentraron en distintos espacios.
La invitación a la comunidad fue a las 18.30 en la plaza San Martín. Con la constante lluvia esta propuesta perdió fuerza y un grupo de unas 60 personas se reunió en el hall de ingreso al palacio municipal, de avenida San Martín. Asistieron funcionarios junto al intendente Juan José Rainone, autoridades del hospital local y otras instituciones. Y desde Prensa de la comuna se leyeron unas palabras alusivas a la convocatoria nacional.
Al mismo tiempo la Agrupación Feminista Guapabanda optó con concentrarse en la vieja terminal de ómnibus, de calle 24 esquina 13, para realizar allí un sencillo acto alusivo.
Lamentablemente, esta no es la primera vez que una iniciativa de esta magnitud no llega a realizarse de forma unida en la ciudad.

Compartir