Solicitan con urgencia informe sobre Botnia

La justicia federal de Entre Ríos ordenó a la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) que informe “con urgencia” sobre los resultados de los controles realizados en la planta de Botnia-UPM.
La resolución del juez federal de Concepción del Uruguay Pablo Seró se produjo en respuesta a una presentación realizada recientemente por los abogados de la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú.
La CARU es el organismo binacional argentino-uruguayo con sede en Paysandú que regula todas las actividades sobre el compartido río Uruguay y tiene a su cargo el comité científico que ya ingresó 14 veces a la planta de la papelera para realizar el monitoreo sugerido en 2010 por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
Hasta hoy los resultados no se conocen y funcionarios de uno y otro país han coincidido en mutuas acusaciones al respecto.
El 11 de agosto, abogados de la Asamblea se presentaron a la Justicia Federal, donde se tramita desde 2006 una causa contra Botnia-UPM por “tentativa de contaminación”, para solicitar informes y a la vez pedir que se cite a declarar a varios funcionarios.
El juez Seró manifestó en su resolución “tener presentes a los testigos ofrecidos, hasta tanto se incorporen estos informes”.

Informes.
La presentación de la Asamblea se realizó luego de que el senador kirchnerista Pedro Guillermo Guastavino manifestó estar “convencido” de que los informes de las tomas de muestras que se han hecho en los distintos monitoreos a la planta “están arrojando con absoluta certeza que esa fábrica está haciendo las cosas muy mal”.
“En verdad están dañando de manera terrible el río Uruguay y obviamente dañando el aire que respiramos. Están haciendo un desastre”, sostuvo Guastavino.

Citación.
La Asamblea solicitó al juez que cite al senador, al intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, al secretario de Salud municipal, Martín Piaggio, y al presidente de la delegación argentina en la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), ingeniero Hernán Orduna.
La causa en la Justicia Federal se abrió en 2006, antes de que Botnia comenzara a funcionar, por “tentativa de contaminación”. (NA)