Tenso debate por la boleta electrónica

EL PRESIDENTE MACRI BUSCA EL APOYO DE LOS GOBERNADORES

La discusión por la implementación de la boleta única electrónica continuó ayer en un plenario de comisiones del Senado de la Nación, con la presencia de especialistas en derecho electoral y en modernización de sistemas de sufragio, que expusieron argumentos a favor o en contra del proyecto.
La reunión continuará el jueves con la presencia de más de una veintena de expositores.
La jornada fue abierta por el presidente de la compañía de tecnología aplicada a comicios MSA Group, Sergio Angelini, quien se mostró a favor de la boleta electrónica “en forma gradual en el país” y aseguró, ante las inquietudes de senadores del Frente para la Victoria, que “jamás” han “recibido denuncias por fraude en el sistema”.
“La gradualidad que se ha llevado adelante en la provincia de Salta no tiene que ver con la necesidad de aprender cómo funciona la tecnología sino como cuestiones que son mayúsculas como la infraestructura y la logística”, explicó.
Angelini añadió que “la planificación de todo esto es lo que lleva mucho más tiempo, por ejemplo qué escuelas están en condiciones de tener electricidad”.
El empresario afirmó respecto a la incorporación del chip en las boletas que si bien existen “tecnologías como el código QR más económicas que el chip” son “muy débiles” por lo que “no se recomiendan”.
Opinó que el mayor problema del sistema actual está en “la discrecionalidad” en el conteo de votos y remarcó que “el núcleo del problema es la discrecionalidad en el escrutinio de mesa entre las 18 y 19 de la tarde”.
Luego, el abogado Eduardo Barcesat cuestionó duramente el proyecto del gobierno al argumentar que “vulnera los derechos y garantías constitucionales”.
Barcesat agregó que “el sistema electrónico genera dificultades y por eso afecta los valores de universalidad y obligatoriedad del voto”.
“El sistema actual es confiable, admite revisión y el soporte papel es la mejor garantía para cualquier impugnación o verificación que quiera realizarse”, enfatizó.
Luego de reiterar que la boleta electrónica “vulnera los derechos y garantías constitucionales”, anticipó que se reservaba el derecho de impugnar la ley ante la justicia si termina siendo aprobada por el Congreso.

Gobernadores
En tanto, el ministro del Interior Rogelio Frigerio, afirmó que “la expectativa” del presidente Mauricio Macri es que el año próximo “se vote en todo el país” con un nuevo sistema de boleta electrónica y confirmó que, si es necesario, el Gobierno pedirá “una prórroga” al período de sesiones ordinarias del Congreso para lograr la sanción del proyecto en 2016, tras recibir un respaldo a la iniciativa de parte de gobernadores opositores.
Las expectativas presidenciales contaron con el impulso de los gobernadores opositores de 9 provincias, que expresaron su respaldo al proyecto de ley de reforma política que se está discutiendo actualmente en el Senado de la Nación, en el marco de una reunión que se realizó en la residencia de Olivos.
Frigerio confirmó, en una conferencia de prensa posterior brindada junto a algunos gobernadores, que el Ejecutivo está “discutiendo con los senadores la posibilidad de dejar una puerta abierta en caso de que en algún lugar no se llegue” con la instrumentación del nuevo sistema y “aplicar cierto gradualismo en la implementación de la ley”.
Este ítem formó parte de los contenidos que se compartieron en la reunión encabezada por Macri, de la cual también participaron los secretarios de Interior, Sebastián García de Luca, y de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez.
Los mandatarios destacaron la importancia de agilizar los procesos electorales y asegurar su transparencia con la aplicación de nuevas tecnologías.
A la vez, recibieron bien el hecho de que el Gobierno aceptó finalmente aplicar “gradualmente” la reforma electoral para las elecciones legislativas del año próximo, ante la dilación en el Senado para convertir en ley el proyecto oficial.
Participaron del encuentro los gobernadores peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba), Mario Das Neves (Chubut), Juan Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Hugo Pasalacqua (Misiones), y el vicegobernador de Entre Ríos, Adán Bahl; así como también Omar Gutiérrez (Neuquén) del Movimiento Popular Neuquino, y Alberto Weretilnek, de la Alianza Juntos Somos Río Negro. (Télam)

Compartir