Inicio El Pais Tormenta dejó un muerto

Tormenta dejó un muerto

EL AGUA NO DA TREGUA EN EL LITORAL

Una persona murió ayer electrocutada en la ciudad santafesina de Casilda, el techo de un hospital se derrumbó en la capital provincial y al menos medio centenar de viviendas resultaron dañadas por un fuerte temporal, mientras unas 6.000 personas siguen evacuadas, además, en Chaco, Corrientes y Entre Ríos, informaron voceros de Defensa Civil y autoridades locales.
El temporal afectó también a la provincia de Córdoba, Corrientes, Entre Ríos y Chaco, que ya tenían evacuados por las inundaciones y crecidas que se registran en sus territorios desde principios de mes, situación que ameritó la declaración de Emergencia Hídrica por parte del gobierno nacional.
El techo del Centro de Especialidades Médicas de Santa Fe (Cemafe) colapsó ayer debido a la fuerte tormenta que azotó a esa ciudad y debió ser evacuado, informaron desde el Ministerio de Obras Publicas.
Un hombre murió electrocutado en la localidad santafesina de Casilda al caerle un rayo cuando estaba en el patio de su casa, como consecuencia de la actividad eléctrica durante el temporal que azota a la región, informaron fuentes policiales.
Voceros de Prevención y Seguridad Ciudadana de Casilda afirmaron que las lluvias provocaron el anegamiento de calles y la caída de árboles, por lo que personal de bomberos y empleados municipales trabajan en la zona para normalizar la situación. Además, se volaron 49 techos de viviendas y un 50 por ciento de los habitantes se encuentran sin luz.
Al menos 30 personas tuvieron que ser evacuadas por la mañana de sus domicilios por las inundaciones que sufrieron sus viviendas en el barrio Norte de la localidad cordobesa de Leones, tras las intensas lluvias que acumularon en poco tiempo más de 150 milímetros de agua, informaron fuentes provinciales.

Avance del agua.
Para contener el avance del agua en las viviendas, los Bomberos y Defensa Civil trabajaron en conjunto ubicando bolsas de arena en diferentes sectores.
El río Uruguay crece en la costa este entrerriana y ayer las lluvias complicaron la situación en diferentes ciudades de esa provincia, donde cerca de 800 familias son afectadas por temporales y desbordes de ríos y arroyos que se registran desde los primeros días del año.
Enersa, la empresa energética de Entre Ríos, informó que se produjeron restricciones en el suministro eléctrico en distintos puntos de la provincia y solicitó «no navegar ni pescar en el río Gualeguay, ni en arroyos y lagunas cercanas a torres o líneas de tensión».
El subdirector de Defensa Civil de Corrientes, Bruno Lovinson, detalló que en los parajes Paso Tala y Palmitas «la mayoría de las familias está volviendo a su casa, porque el agua bajó un metro y medio».

Análisis.
Las inundaciones en esa provincia generaron pérdidas en la producción agropecuaria superiores a los 500 millones de pesos, dijo el ministro de la Producción, Jorge Vara.
En su análisis de situación, el funcionario explicó que aún no se tiene la evaluación final, «pero 500 millones de pesos sería el equivalente, teniendo en cuenta que sólo en la producción arrocera la pérdida es de cuatro millones de dólares, que son 160 millones de pesos».
El gobierno de Chaco informó que «la mejora climática de los últimos días» permitió que «se intensifique el regreso de las familias afectadas a sus hogares» y de esta manera quedan 545 personas evacuadas.
El impacto del agua alcanzó a un total de 100.000 personas y aún no se cuantificaron «los daños en viviendas, en obras de infraestructura y, particularmente, en la economía agropecuaria», señaló el gobierno chaqueño. (Télam)

Evacuaron hospital
El techo del Centro de Especialidades Médicas de Santa Fe (Cemafe) colapsó ayer debido a la fuerte tormenta que azotó a esa ciudad y debió ser evacuado, informaron desde el Ministerio de Obras Publicas.
Por la mañana, los bomberos zapadores de Santa Fe ordenaron «la evacuación total» del Cemafe cuyo edificio se vio afectado por la intensidad de las lluvias de la noche anterior.
El incidente ocurrió en el segundo piso del hospital donde se desconectó un caño de desagüe pluvial que generó el desprendimiento de parte del cielo raso y el agua comenzó a filtrarse afectando también al primer piso.
En el lugar había alrededor de cien personas que se encontraban siendo atendidas con turnos programados y que debieron ser evacuadas.
«Por el momento fue suspendida la atención para garantizar la pronta resolución de los inconvenientes», señalaron las fuentes, aunque sostuvieron que «hoy mismo se retomará la atención en las áreas utilizables del hospital».
Informaron además que los turnos ya otorgados serán reprogramados y comunicados a los usurarios.
Por su parte, la secretaria de Obras Públicas Jorgelina Paniagua señaló que «la empresa contratista se hizo cargo de la situación inmediatamente».