UCR y PRO intentan zanjar diferencias

TRAS LOS CRUCES ENTRE ERNESTO SANZ Y MAURICIO MACRI POR LOS LIMITES DE LA ALIANZA

Operadores del radicalismo y el PRO comenzaron ayer a delinear el armado electoral en una reunión en la que ambas fuerzas intentaron limar diferencias en torno a los alcances y límites del frente opositor que integra también la Coalición Cívica-ARI (CC-ARI).
En el encuentro entre ambas fuerzas (el primero tras la Convención de la UCR que hace cuatro días selló la alianza electoral) no hubo demasiados avances en cuanto a cuestiones instrumentales de funcionamiento, ni se habló del armado de listas conjuntas, pero sirvió para intentar acercar posiciones luego del cruce mediático protagonizado por Mauricio Macri y Ernesto Sanz.
Durante la reunión -en la que se evaluó como “positivo” el impacto de la flamante alianza en el electorado-, los operadores radicales Federico Storani, Walter Ceballos y Facundo Suárez Lastra, escucharon las explicaciones de la contraparte macrista, Emilio Monzó, Humberto Schiavoni y Diego Santilli sobre los dichos de Macri, quien el martes pasado contradijo a Sanz y aseguró que no habrá gobierno de coalición junto al radicalismo y la CC-ARI.
“En octubre se competirá y se verá. Si la gente lo elige… el que gana va a conducir el gobierno nacional y pedirá o no colaboración. Esos son los términos en lo cual lo hemos planteado”, afirmó el actual jefe de Gobierno porteño.

“Errónea interpretación”.
Frente a sus socios electorales, los macristas argumentaron que las palabras de Macri tuvieron “una errónea interpretación semántica”, aunque aclararon que el objetivo fue “replicar la ofensiva guionada desde el oficialismo que intentó vincular este espacio a la Alianza”, en alusión a la coalición que levó a la presidencia a Fernando de la Rúa, quien debió abandonar el gobierno en el 2001, en medio de la peor crisis de la historia del país.
Para los radicales, el tema “está cerrado”, dijo a Télam Storani, y si bien reconoció que, gane quien gane, entre Elisa Carrió (CC-ARI), Sanz y Macri, se mantendrá la “cultura presidencialista” insistió en que, en caso de imponerse en octubre se conformará un “un gobierno de coalición”.
Sin embargo, uno de los representantes de la otra parte en la reunión, ratificó en dialogo con Télam los dichos de Macri y sostuvo que para el PRO “no va a haber cogobierno”.

La CC-ARI ausente.
Del encuentro no participaron representantes de la CC-ARI, que lidera Elisa Carrió, quien el miércoles fustigó duramente a sus flamantes socios, particularmente al ex presidente de Boca por la ampulosa cena de recaudación de fondos que el PRO realizó en el predio de la Sociedad Rural de Palermo y en la que se recaudó 130 millones de pesos, entre los más granado del empresariado.
“A diferencia de Macri y del radicalismo, yo no me financio con grandes empresarios”, disparó ayer la diputada nacional, quien además se definió como “un peligro para el establishment, porque no hago negocios, no me financia nadie”.
Según pudo saber esta agencia, Carrió tomó la decisión de no enviar representantes a la mesa de negociación con las fuerzas socias.
“Sus interlocutores van a ser Sanz o Macri, no quiere negociaciones ni a través de los medios, ni a través de operadores”, dijeron tajantes fuentes de la CC-ARI.
El miércoles la propia diputada nacional señaló que su fuerza no participará de un armado de listas conjuntas (a legisladores nacionales) con el macrismo y la UCR, algo que buscaban las otras dos fuerzas.
“Vamos a una interna legitima, pero no vamos a participar de listas conjuntas, porque vamos a mantener nuestra ética en términos de fondos de campaña”, aseveró.

Bossio.
El titular de la Anses, Diego Bossio, reiteró que “ser gobernador de Buenos Aires sería un gran honor, pero también una profunda responsabilidad”, se definió como “un hombre de la Presidenta” y subrayó que será la jefa de Estado quien “ordenará el tablero político”.
“Desde hace mucho tiempo con un grupo de compañeros estamos recorriendo, pensando y diagnosticando la Provincia. Pero siempre teniendo claro que somos parte de un proyecto político que conduce la presidenta de la Nación”, sostuvo Bossio durante un acto en Junín acompañado por el diputado y dirigente de Smata, Oscar Romero.
Allí, el precandidato presentó el libro “Bases para el desarrollo de la provincia de Buenos Aires”, inauguró una oficina de la Anses y entregó certificados de créditos hipotecarios, tarjetas Argenta y jubilaciones por moratoria. (Télam)