Inicio La Arena del Campo Cosecha pampeana de soja: U$S 512 millones

Cosecha pampeana de soja: U$S 512 millones

SEGUNDA MAYOR DE LA HISTORIA

En el año donde se estima una cosecha récord a nivel nacional, de 147 millones de toneladas, la provincia logró su segunda mayor producción de soja en la historia con 1,35 millones de toneladas. El máximo fue durante la campaña 2015/16, con 1,80 millones de tn.
Juan José Reyes
Según estimaciones de la Secretaría de Agroindustria, la campaña sojera 2018/19 en La Pampa logró su segunda mayor producción en la historia provincial con 1,35 millones de toneladas. La más elevada se registró en la campaña 2015/16, con 1.807.291 toneladas.
La ingente trilla obtuvo altos rendimientos en dos departamentos estratégicos. El primero, Chapaleufú (Alvear, Sarah, Ceballos, Hilario Lagos y Larroudé) con 298.580 ton. (22%) y Maracó (General Pico, Agustoni, Dorila y Speluzzi) con 255.200 toneladas, el 18,8% del total. En definitiva, entre ambos captaron más del 40% de la cosecha. Si bien la rentabilidad como el margen bruto de indiferencia en campos arrendados cayó por suba alquileres y caída de precio internacional, el clima fue de los mejores y a los valores actuales el total cosechado dejará en La Pampa antes de retenciones unos 512 millones de dólares.
A fines del mes pasado la Bolsa de Cereales dio por terminada la recolección en nuestra provincia de casi el 2,5% del estimado nacional que llegará a los 56 millones de toneladas en campaña 2018/19, un 60% superior al ciclo previo a nivel país y del 20% en La Pampa, ya que la sequía en nuestro territorio el año pasado no azotó tanto como en la zona núcleo.
El rango de rendimientos de mayor frecuencia fue entre 2.500 y 3.500 kilogramos por hectárea en el cuadrángulo noreste, y de 2.000 a 2.500 en el sector centro-sur. El valor de rendimiento promedio fue de 2.765 kilos por hectárea y un volumen de producción muy elevado, aunque por debajo de la del maíz, que trepó a los 2,3 millones de toneladas.
Con precios mayores de 10 a 16 por ciento por sobre los 300 dólares la tonelada, el ingreso de divisas a la provincia será mayor a la media centena de millones de dólares, cifra que juntamente con la del maíz potenciará y mantendrá los niveles de actividad en La Pampa. Esto no sólo beneficiará al productor local por la excelente cosecha, sino también al fisco nacional, a la DGR provincial y a las distintas localidades de la provincia que percibirán más fondos por las guías de cereales, las cuales -este año- son más efectivas pues el Sistema Administración de Guías del Cesida tiene la capacidad de rastrear el origen y destino de las cargas de transportes de cereales dentro y fuera de la provincia, incluyendo la generación, emisión, cobro y control de las guías por parte de las municipalidades.

Historial que impresiona.
En la primavera de 1985 se sembraban las primeras 14.500 hectáreas de soja en el norte provincial de las cuales apenas fueron cosechadas 10.800, en una región donde se sembraba casi 2,5 millones de toneladas de otros cultivos agrícolas (maíz, trigo, sorgo, mijo, girasol, avena y centeno). Los entendidos decían que esa oleaginosa no era apta para nuestros suelos secos y ventosos. En esa época la soja ocupaba tan solo el 0,3% de la superficie agrícola de toda la provincia. Nadie imaginaba ni por asomo que 34 años después, la soja, aquel cultivo de baja estatura y de crecimiento muy lento frente a otros granos, fuera a ocupar el 60% de toda la superficie agrícola apta de la zona. Aquel año se perdieron más de 3.700 hectáreas y lo cosechado registró rindes apenas superiores a los 1.700 kilos por hectárea.
Los números de la última década son elocuentes, casi siempre se superó el millón de toneladas dando por tierra con aquellas predicciones de antaño y no solo en el cuadrángulo noreste, ya que también ha crecido notablemente la explotación del cultivo en la zona centro-sur, a lo largo de la ruta nacional 35 hacia el estratégico puerto de Ingeniero White, en la localidad bonaerense de Bahía Blanca. La oleaginosa llegaría hacia allí a bordo de camiones cerealeros y básicamente del Ferro Expreso Pampeano, que traslada a ese puerto clave en la exportación del complejo oleaginoso más del 70% de lo producido en nuestra provincia.
No solo la siembra y cosecha no dejan de sorprender en los departamentos Maracó y Chapaleufú, sino también que lo producido en otros departamentos como Realicó, Rancul, Quemí Quemú y Conhelo, sin dejar de lado toda la zona de la delegación del INTA Santa Rosa en el departamento Capital y Toay. En la zona norte (delegación General Pico) la producción sojera se concentró en 350 mil hectáreas; mientras que en la sur fue en 140.000, para completar las 490 mil hectáreas cosechadas en toda la provincia.

Un clima excelente.
Se estima que con la incorporación de una mayor cantidad de lotes, habida cuenta de las mejores cementaras y el corrimiento de la línea de isohietas (línea de lluvias), las isóbaras e isóclinas (presión atmosférica y calor en piso) habrá mayor fluidez durante las próximas campañas sojeras en La Pampa.
En forma paralela se muestra un notable avance en la proporción de la producción de la oleaginosa sobre el total de cultivos analizados en toda la región. Tanto para los cultivos de verano como los de invierno la próxima campaña se la estima mayor aún a la recién finalizadas. Sucede que tuvimos un otoño llovedor y un invierno con perfiles de humedad que en los primeros 6 meses del año ya superan ampliamente la media histórica de la provincia. Ejemplos sobran para el primer semestre del año.
A todas luces, de no haber problemas meteorológicos extremos, todos los granos deberían tener un comportamiento en forma creciente en la próxima campaña 2019/20. Sucede que, durante gran parte del ciclo del cultivo de la soja predominó una favorable condición hídrica que permitió compensar la falta de área foliar al permitir fijar un gran número de vainas por plantas y alcanzar los excelentes rendimientos en ambas delegaciones regionales.

Cosecha récord
El Gobierno elevó su estimación para la cosecha de granos 2018/2019 y ahora espera que alcance los 147 millones de toneladas, un valor récord.
Según la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, hasta el mes pasado se aguardaban 145 millones de toneladas. Sin embargo, las mayores productividades sobre todo en maíz terminaron impulsando la cosecha.
Por la cosecha récord general ingresarían entre US$ 5.000 y 6.000 millones más en divisas respecto del ciclo pasado.
En maíz se proyectaron 57 millones de toneladas, cifra en la cual las autoridades oficiales consideran tanto grano comercial como forraje. La campaña de este cultivo transcurrió sin alteraciones importantes en materia climática y, de hecho, las lluvias acompañaron en el momento oportuno para la definición del rinde. La cosecha está a pleno y ya avanzó al 76% del área, si bien tiene un retraso del 10% versus igual fecha de 2018. Respecto del año pasado, que estuvo marcado por la sequía, la suba en la producción de este cereal es del 31,2 por ciento.
En cuanto a la soja, el Gobierno informó sobre una cosecha de 55,3 millones de toneladas, por debajo de los 55,6 millones de toneladas que estimó en junio último. La producción de este año es un 46,4 por ciento superior a la de la campaña pasada. En este cultivo, según la cartera oficial, la cosecha está prácticamente finalizada y solo resta levantar algunos lotes en Chaco y el norte de Santa Fe.
La campaña había tenido un buen inicio con el trigo. En rigor, se recolectaron 19,4 millones de toneladas del cereal y diversas estimaciones sostienen que para la nueva cosecha, 2019/2020, se superarán los 20 millones de toneladas.