El Rotary Club entregó sus medallas

El Club Rotario de nuestra ciudad entregó ayer, en el Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), las medallas de “Mejor Compañero 2016”. Las mismas fueron otorgadas a 114 alumnos de sexto grado de escuelas de Santa Rosa, Toay, Anguil y Cachirulo.
El acto de premiación, que dio inicio a las 20, se realizó ante un excelente marco de público que colmó las instalaciones del Aula Magna.
El Rotary lleva a cabo este tradicional reconocimiento desde hace 77 años, distinguiendo desde 1939 a los estudiantes del último año del nivel primario con dicho premio.

Premiados.
Algunos de los condecorados de esta edición fueron: Luana Bustos y Renata Schan (Escuela 1), Martín Canori e Ignacio Huber (Escuela 2), Alejandro Vera y Javier Bazza (Escuela 4), Luisina Córdoba y Julieta Cabal (Escuela 6), Lautaro Pereyra y Wanda Reynoso (Escuela 25), Milagros palacios (Escuela 27), Brisa Caiazza (Escuela 37), Lucas Videla (Escuela 38); Lara Lucero (Escuela 74), Alexandra Zimerman (Escuela 78), Kevis Testa (Escuela 92).
También a Kevin García (Escuela 95), José Balquinta (Escuela 97), Josué Palomeque (Escuela 105), Malena Calderón (Normal), Mateo Guinder (María Auxiliadora), Santiago Ganora (Domingo Savio), Ignacio Arrigone (Santo Tomás), Milagros Benini (Instituto Adventista), Jesús Sequeira (Esc. Especial 1 de Sordos e Hipoacúsicos), Marcelo Videla (Esc. Especial 2), Laura Rodríguez (Esc. Especial de Ciegos y Disminuidos visuales), Bautista Iglesias (Esc. Especial 1 de Irregulares Motores).
Por su parte, los premiados de los centros educativos de las otras localidades fueron: Camila Báez (Anguil), Camila Capuyan (Toay) y Maximiliano Quiroga (Cachirulo).

Mejor compañero.
“Elegir al mejor compañero parece una tarea compleja, pero los jóvenes son su espontaneidad, sinceridad y su falta de condicionamiento le dan la sencillez de los actos puros y transparentes, donde afloran cualidades que se ponen de manifiesto en la vida de la escuela, en el orden cordial del aula o en la algarabía de los recreos”, sostiene el comunicado del Rotary.
“Debemos tener presente que ser elegido Mejor Compañero por sus iguales es una distinción que reconoce una serie de méritos cuya valoración está por encima del razonamiento objetivo, y lleva a encontrarse con cualidades que hacen a la personalidad de quien se hace acreedor de este premio, porque no siempre éste es el mejor alumno, es realmente un conjunto que incluye el afecto colectivo con algo de liderazgo, una suerte de popularidad al mejor estilo, el convencimiento de contar con su respaldo en los momentos difíciles, el que sobresale por su buena relación con los demás y que lleva consigo un montón de méritos que definen su personalidad de manera muy especial para su grupo”, concluye el escrito.

Compartir