El juez exigió a Sol Obras un detalle de sus acreedores

El juez porteño del concurso de Sol Obras, Héctor Osvaldo Chomer, le pidió a la constructora que entregue en el término “improrrogable” de 10 días, el balance actualizado y la nómina de acreedores “con indicación de causas y documentación sustentataria de la deuda”, bajo amenaza de no abrirlo. Además le solicitó una copia de la denuncia policial por el extravío del libro “diario”.
Las peticiones del magistrado están fechadas el miércoles, aunque el escrito no figuraba ese día en el expediente, cuando este diario concurrió a leer el expediente. Ayer LA ARENA volvió a concurrir al Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial 10, secretaría 19, de Capital Federal, para obtener más detalles del concurso, y encontró esa novedad.
Sol Obras es una empresa que se fundó en 2004 y que ese año llegó a La Pampa en coincidencia con el inicio de la gestión vernista. En estos tres años se adjudicó varias licitaciones, pero a comienzos de año empezó a tener dificultades financieras, dejó de pagarle a los trabajadores y su avance promedio de obra era de sólo el 50 por ciento. Por eso el gobierno provincial anunció que le rescindiría 13 adjudicaciones.
Paradójicamente uno de los argumentos para solicitar el concurso de acreedores fue la “gran acumulación de trabajo”. Así lo expresó ante el Juzgado 10: “A fines de 2007 nos fueron adjudicadas obras cotizadas varios meses atrás y, casi simultáneamente, también nos adjudicaron 165 viviendas que habían sido cotizadas a fines de 2005, lo cual originó una gran acumulación de trabajo, con un total de 367 viviendas y 15 obras por un monto aproximado de 16.000.000 de pesos”.
El juez Chomer, según puede leerse en la causa, le exigió a José Juan Giorgis, el propietario mayoritario de Sol Obras, que deberá “en el plazo improrrogable de 10 días (…), bajo apercibimiento de rechazar el pedido de concursamiento:
a) acompañar un estado detallado y valorado del activo y pasivo actualizado a la fecha de presentación, con indicación precisa de su composición, las normas seguidas, la ubicación, estado y gravámenes de los bienes y demás datos necesarios para conocer debidamente el patrimonio, debiendo ser acompañado de un dictamen suscripto por un contador público nacional;
b) entregar una nómina de acreedores con indicación de las causas y vencimientos, acompañando un legajo por cada acreedor en el cual conste copia de la documentación sustentataria de la deuda. Asimismo deberá agregar un detalle de los procesos judiciales o administrativos de contenido patrimonial en tramite o con condena no cumplida, precisando su radicación; y
c) deberá acompañar copia de la denuncia policial respecto del libro “diario” con fecha de inicio el 28 de diciembre de 2004.
Lo del libro “diario” aparece en la foja 85 del expediente y es el único de los libros observados; pues nada dice sobre los otros (actas, Iva compras, Iva ventas, etc.) Tampoco hay más referencias sobre la denuncia.

Comerciantes.
Mientras un grupo de comerciantes afectados por la falta de pagos de la constructora se quejaron ante la Cámara de Comercio, Industria y Producción de La Pampa, la propio Sol Obras detalló que al 30 de junio de 2007 -hace casi un año- ya mantenía una deuda de 1.253.932,64 pesos con diez acreedores. Curiosamente ese balance arrojó un resultado positivo de 321.801,55 pesos.
¿Quiénes eran? El listado incluye a Misiones Maderas (35.900), Valentín Luz (12.500), Indume (15.600), Vivero Dadán (18.900), Maldonado (45.879), Spinetto Neumáticos (6.790), Aiwe (29.500) e Impulso Repuestos (19.800). Sin embargo, el principal rubro es “varios” con 1.069.957,31 pesos.
Lo llamativo es lo que expresó Giorgis en la memoria del año pasado: “En el presente ejercicio económico, las ventas se incrementaron un 337,75 por ciento con respecto al ejercicio anterior, y se espera un notable crecimiento de ventas para el período en curso (…) dadas las expectativas favorables del mercado para nuestro rubro. Por tal motivo hemos adquirido equipamiento por la suma de 408.693,42 pesos que nos permitirá afrontar los compromisos con rapidez y eficacia. (…) Debemos agradecer el apoyo obtenido de las entidades bancarias”.
Parece que nada de eso se cumplió. ¿O sí?