En Santa Rosa los alquileres subieron un 35 por ciento

ENTRE LA CAPITAL PROVINCIAL Y TOAY, UN TERCIO DE LAS CASAS ESTAN VACIAS

Juan José Reyes – Según datos de inmobiliarias locales, en Santa Rosa hay 142.600 personas que viven en 43.121 viviendas particulares. Hay 25 mil sin alquiler de las cuales diez mil están sin arrendar. Alquilar dos ambientes cuesta entre 3.500 y 7.500 pesos. En zonas pericéntricas, los monoambientes no bajan de 3 mil.
A diferencia del habitual aumento anual de 20% que venía registrándose en los alquileres, ya se establecen subas del 30 al 35 por ciento. Al altísimo costo de las locaciones se suman las garantías: tienen que ser de la misma ciudad; 2 años contrato con ajuste semestral; un mes depósito y otro de adelanto (no mayor al del alquiler).
La comisión inmobiliaria; impuestos (IVA) uno a valor primer mes y otro al del último y gastos escribanías (30% arrendamiento) generan costos locativos lesivos para los estudiantes, matrimonios jóvenes y adultos mayores, ya que el atraso en pago de 2 meses es motivo de desalojo.
La Pampa tiene un Colegio de Martilleros y Corredores de Comercio con 313 asociados, de los cuales 189 son martilleros. El parate en el sector es generalizado. El diputado vernista José Calvo presentó en enero en la Legislatura la primera ley provincial de control y regulación alquileres para fijar precios de locaciones y ponerle coto a abusos del mercado, pero al parecer es rechazado por sus pares.

Todo muy quieto.
La necesidad de alquilar una casa no solo explica la existencia de miles de familias que pugnan por obtener una vivienda pública, sino también la gran cantidad de personas que, con buenos ingresos pagan alquileres exorbitantes pues los créditos hipotecarios son casi inaccesibles ya que el ProCrear es solo para la clase media-alta y por las altas tasas nadie los utiliza.
Las raíces de la situación son las oprobiosas solicitudes de los propietarios a las inmobiliarias para arrendar sus casas; el excesivo valor del metro cuadrado construido y, sobre todo, con relación a los disminuidos ingresos de la clase trabajadora con una inflación galopante superior al 42% anual. Un panorama complejo para aquellos que no tienen un hogar propio, algunos de los cuales siempre serán inquilinos.
Hay un tercio de personas que no es propietaria de su hogar y alquila, otro tercio recibió una propiedad pública del IPAV y el otro 33% está deshabitada. Según el Consejo Nacional de la Vivienda (CNV) La Pampa tiene 31.128 viviendas construidas por el Fondo Nacional de la Vivienda, es decir casi el 30% del total de viviendas particulares. Del restante 70%, según datos del Indec, la mitad es propietaria y la otra inquilina, pero dentro de la propietaria un tercio lo tiene vacío y fuera del mercado.
Los aumentos en los contratos de 24 meses pegan duro en las finanzas personales de inquilinos cuya situación es de debilidad frente a inmobiliarias y propietarios porque integran un mercado cautivo.

Precios y contratos.
Comenzando por los precios, hoy en el radio urbano no se puede siquiera pensarse en conseguir una casa tipo, de dos ambientes, por menos de 4 a 7 mil pesos mensuales, más impuestos y servicios, con picos de hasta 8 mil en las principales barriadas peri urbanas. Si ya nos adentramos en la ciudad capital (Villa Alonso Centro, Villa Santillán, y zona centro propiamente dicha) vemos valores para un dos ambientes que van desde los 4.200 hasta los 7.800 pesos.
Es más, en zonas alejadas de los puntos neurálgicos, como por ejemplo el Plan Vial, es difícil conseguirlos por menos de 3.500 ó 3.600 pesos. Para los tres barrios aledaños al Hospital Lucio Molas no bajan de 3.800 pesos. En las inmediaciones de la Casa de Gobierno, los alquileres llegan hasta los 4 y 5 mil.
Pero este no es el único desembolso que debe hacerse, ya que en la mayoría de los casos debe abonar un mes por adelantado, pagar la comisión inmobiliaria (otro alquiler), correr con gastos administrativos y el 50% o el total del sellado del contrato. Aconsejan que la variación interanual vaya del 30 al 34% como tope máximo. Algunos propietarios quieren más del 40% sabiendo que el plazo mínimo de las locaciones con destino a vivienda es 2 años. El contrato de alquiler se puede prorrogar o tácitamente si se sigue recibiendo alquileres después de vencido estirarlo sin renovarlo, pero es problemático a futuro ya que el propietario tiene la sartén por el mango.
El dinero dado debe ser devuelto con reajuste por similares índices utilizados durante el transcurso del contrato al finalizar la locación. El sellado y gastos de comisión de la inmobiliaria es un deber fiscal de ambos contratantes y está regulado. En general se paga por mitades, pero se puede pactar de otra manera. Las causas de terminación del contrato de locación o alquiler por el Locatario o Inquilino solo pueden hacerse transcurridos 6 meses de vigencia de la relación locativa.
A partir de la implementación del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación en los nuevos contratos no existe el preaviso ni hay exigencia de 6 meses mínima para que el inquilino cumpla el contrato, aunque la penalidad existe.