“Esperá un año y después matala”

VIOLENCIA DE GENERO

La atleta Yamila Maidana, que el martes denunció a su ex pareja Marcos Osvaldo Olié, un policía de 36 años, que a raíz de denuncias anteriores no está ejerciendo funciones, manifestó ayer que el abogado defensor del acusado manifestó, luego del juicio abreviado “cumplí el año y matála”. Maidana manifestó ayer por la mañana en Radio Noticias que había ido a ver si la denuncia que realizó la semana anterior “había tomado el camino que tenía que tomar”. Con anterioridad había realizado otras denuncias en contra de su ex pareja y aseguró que “no me tomaban la denuncia, porque por el hecho de que mi ex pareja es policía, había amiguismo”.
Mientras la víctima dialogaba con periodistas de El Aire de la Mañana, no se imaginó que sus declaraciones iban a tener repercusiones en la Justicia pocas horas después. “Hasta hoy día -por ayer- no me han avisado si tiene o no una restricción”, manifestó Maidana. Precisamente, ayer por la tarde, un comunicado enviado desde el Ministerio Público Fiscal anunció que el juez de control Fernando Rivarola dispuso la prohibición para Marcos Osvaldo Olié, de poder acercarse a menos de 200 metros de su ex pareja Yamila Maidana y de su domicilio, y también a no poder mantener ningún tipo de contacto con la víctima, ya sea por teléfono, intermediarios, mails, o cualquier otro medio informático. La resolución fue fijada por el término de 90 días, bajo apercibimiento de revocársele la libertad.
Rivarola homologó así un acuerdo de partes, luego de que el fiscal Walter Martos solicitara esa medida restrictiva y el imputado, y su defensor particular, Juan Carlos De la Vega, lo consintieran voluntariamente.
Maidana expresó a periodistas de Radio Noticias que “no puedo andar con miedo, ellos nos inculcan miedo” y agregó que “tenía el botón antipánico, pero las veces que llamaba a la policía, venían, él los atendía y les decía ‘esta está loca’ y después entraba y me pegaba delante de mis hijos”.

Denuncia.
El martes, Yamila Maidana realizó una denuncia en fiscalía. “Para ser clara, tenía que ir sin un ojo, sin una pierna o un brazo y mucho peor, tengo que estar muerta para que la Justicia actúe”, manifestó la víctima, sin saber que, en horas de la tarde de ayer, el juez Rivarola dispondría de la restricción de acercamiento para Olié.
“Por más que se le imponga una restricción, son psicópatas, y no les importa nada, son capaces de cualquier cosa y siempre me amenazó de que me iba a hacer la vida imposible”.
Continuando con su relato, Maidana comentó que el día que se realizó el juicio abreviado de la primera denuncia que hizo contra Olié, el abogado defensor del acusado, Juan Carlos De la Vega, habría manifestado, según la víctima “loco, cumplí el año y matála”.

Condena.
Marcos Osvaldo Olié fue condenado el 12 de agosto pasado por el juez Piombi, a través de un
juicio abreviado, a un año de prisión en suspenso, por ser autor de los delitos de lesiones leves calificadas por la relación de pareja y amenazas agravadas por el uso de arma, en concurso material, en perjuicio de Yamila Maidana.
Además el magistrado le impuso oportunamente reglas de conducta durante dos años: “fijar domicilio, del que no podrá ausentarse sin consentimiento o autorización del juez encargado de la ejecución de la presente, y someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras, con la frecuencia que éste determine, prohibición de realizar todo acto de intimidación u hostigamiento en perjuicio de la víctima, y realizar un tratamiento psicoterapeútico”.
El abreviado fue convenido entre el fiscal Máximo Paulucci, el defensor particular Juan Carlos De la Vega y el propio acusado, que admitió su culpabilidad. El acuerdo contó con el consentimiento de la víctima.

Discusión, golpe y amenaza
La justicia informó ayer que “en uno de los legajos quedó probado que el 9 de agosto del año 2015, a las 23, la pareja inició una discusión porque la víctima tardaba en acostarse por hacer dormir al hijo en común”. En esas circunstancias, Olié la amenazó con que iba a matarla y tomó la mochila donde guardaba el arma reglamentaria. La mujer le pidió que no la matara, y el acusado le respondió “¿Ah… me tenés miedo, no? ¿Le tenés miedo al arma, no?”.
Inmediatamente Maidana le reclamó que se retirara de la vivienda, a lo que Olié respondió: “me voy a ir pero antes te voy a matar”. La víctima le quitó la mochila y el acusado, “enfureciéndose, la tiró en la cama, la tomó fuertemente del cuello y del cabello, la tiró al suelo y la levantó. Al pedido de su mujer, la soltó, oportunidad en que ella escondió el arma en la cocina; mientras él volvió a tomar la mochila y se fue, tras reiterarle las amenazas de muerte.

Compartir