Hubo cambios: la CPE 21,4 millones y Corpico 9,8

La Federación Pampeana de Cooperativas Eléctricas (Fepamco) modificó el esquema inicial de distribución de los 60 millones de pesos que llegarán desde Nación a cambio de no aumentar las tarifas durante un año, y con el nuevo formato la Cooperativa Popular de Electricidad percibirá 21,4 millones de pesos en lugar de 26 y la Cooperativa Regional de Electricidad, Obras y Otros Servicios de General Pico (Corpico) 9,8 en vez de 11. Ello significa que entre ambas recibirán el 52 por ciento del total de los fondos, diez puntos menos de los previstos originalmente.
El reparto se dispuso a partir de un monto fijo para cada una de las 29 cooperativas eléctricas de 310.344 pesos, y otro variable de acuerdo a las facturaciones y cantidad de usuarios. Así, la CPE, que a fines del año pasado tenía 59.342 usuarios, embolsará 21.411.809 pesos, y Corpico, con 27.800 clientes, 9.808.747 pesos.
Detrás se ubicaron las cooperativas de General Acha con 2.758.562 pesos, Realicó con 2.123.069, Eduardo Castex con 1.892.010 y 25 de Mayo 1.849.100, para llegar entre las cuatro a los 40 millones.
Al resto de las entidades solidarias les ingresarán los siguientes montos: Ingeniero Luiggi 1.564.389, Intendente Alvear 1.513.673, Victorica 1.453.951, Guatraché 1.310.856, Macachín 1.303.254, Quemú Quemú 1.281.571 y Trenel 1.020.162.
Luego quedaron Caleufú con 988.972 pesos, Winifreda 977.910, Jacinto Arauz 831.190, Rancul 813.558, General San Martín 770.610, Colonia Barón 763.535, Miguel Riglos 746.247, La Adela 706.856, Alpachiri 635.815, Bernardo Larroudé 627.999, Bernasconi 570.430, Doblas 555.970, Arata 484.860, Rolón 433.242, Villa Mirasol 409.795 y Abramo 391.840.
El gobernador Oscar Mario Jorge firmó con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, a mediados del mes pasado, la adhesión de La Pampa al Pacto Eléctrico y se comprometió a congelar las tarifas por un año a cambio de recibir una compensación de 400 millones de pesos para obras eléctricas.
En un primer momento, la Fepamco -que no fue consultada previamente- puso el grito en el cielo y amenazó con no pagarle a la Administración Provincial de Energía la electricidad que le compra debido a que no estaba en condiciones de afrontar ese congelamiento debido al aumento de los costos salariales y de insumos. Luego se abrió una negociación entre las partes y se llegó a un acuerdo, que incluye el compromiso del gobierno provincial de adelantarles 12 millones de pesos.