Juan Carlos Martigani, su fallecimiento

A los 78 años falleció el pasado sábado el médico Juan Carlos Martigani. Nacido en Buenos Aires el 14 de agosto de 1934, se graduó como médico en la Universidad de La Plata el 14 de noviembre de 1960, y a principios de esa década, junto a su esposa Susana Ema Descalzo, odontóloga, se instalaron en Santa Rosa.
Aquí llegarían los hijos, María Susana, Juan Diego y María Silvia; y luego los nietos, Macarena, Victoria, Rayén, Nehuén, Valentino, y Giuliana.
Instalado en La Pampa Martigani se reveló como un médico con ideas progresistas y tuvo importantes aciertos en su actividad profesional.
Aunque era peronista, fue convocado por el entonces gobernador Ismael Amit para integrar su gabinete como subsecretario de Salud, cargo que desempeñó con esmero y capacidad. Precisamente en esa función Martigani -que gustaba de amplios recorridos por los barrios de la ciudad- se interesó por la calidad del agua y envió muestras para ser investigadas en el Instituto Malbrán que arrojaron alta presencia de arsénico que, obviamente, motivó medidas para empezar a ampliar la red de agua potable en la ciudad. Además pergeñó el régimen de médicos full time en la administración pública.
Pero no sólo eso, sino que desde sus ideales progresistas empezó a pensar en lo que luego sería el Sistema Provincial de Salud, en el que también llegó a desempeñarse.

Peronista de izquierda.
Dueño de un fuerte carácter, aunque abrazó los paradigmas peronistas se mostró siempre afín a las ideas de izquierda, quizás influido por una visita a Europa que lo llevó entre otros lugares a Praga, de donde volvió maravillado con el sistema de gobierno.
A su manera Martigani fue un hacedor. Se lo recuerda como fundador de la Clínica Central, instalada en Avenida San Martín; y tuvo también participación en la Clínica Modelo y el Centro Privado de Radiodiagnóstico. Su espíritu inquieto lo llevó a ser médico del Hogar de Niños -ubicado en lo que era entonces Avenida Roca- y también del plantel de primera división de All Boys, cuando comenzaba a gestarse aquel enorme equipo del club de la Avenida Spinetto que tantas participaciones tuviera en los torneos regionales. Vinculado a Apulp, supo de la dureza del Proceso y la dictadura porque en 1976 fue expulsado de aquella organización, en tanto paralelamente su esposa era despedida en la Escuela Hogar.
Hombre de fuertes convicciones, regresada la democracia tras la dictadura, insistiría participando de la vida política, y aunque peronista -en disidencia con algunos compañeros de su partido- se presentó como candidato a diputado nacional por un frente de izquierda. Con el Frepu (Frente del Pueblo), en las legislativas nacionales de 1985 encabezó una lista que también integraron Julio Pedehontaá y Ramón González.
Después, en lo profesional siguió atendiendo en su consultorio privado.
Aquejado de una larga enfermedad, Martigani dejó de existir el pasado sábado en esta ciudad.
Un amplio círculo de amistades que supo granjearse hizo llegar sus condolencias a sus íntimos.