“La exposición prolongada al arsénico enferma y mata”

MARINO INSISTE CON PROYECTO PARA ELIMINAR ARSENICO DEL AGUA

El senador Juan Carlos Marino (UCR) presentará nuevamente su proyecto de ley que crea el “Programa Nacional para la erradicación del hidroarsenicismo crónico regional endémico (Hacre)”, cuyo objetivo es la implementación de políticas sanitarias destinadas a la detección de los acuíferos con valores de arsénicos superiores a los señalados por la Organización Mundial de la Salud.
“Este es un proyecto que presentamos por primera vez en el año 2006 y lamentablemente nunca pudo ser tratado. Esta es la sexta vez que insistimos con la iniciativa luego que perdiera estado parlamentario. Estamos convencidos que con la nueva dinámica del Congreso vamos a poder avanzar en su sanción definitiva. El hidroarsenicismo es un problema muy grave que enferma y mata gente aunque no se vea a simple vista. Y lo más alarmante de todo es que es evitable”, dijo Marino.
Según la OMS, “la exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados puede causar cáncer y lesiones cutáneas. También se ha asociado a problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes. Las principales fuentes de exposición son: el agua destinada a consumo humano, los cultivos regados con agua contaminada y los alimentos preparados con agua contaminada”.

En la provincia.
“Las organizaciones expertas en materia de salud están alertando sobre el peligro del arsénico hace mucho tiempo, y en la Argentina y particularmente en La Pampa, debemos atender esas alarmas y proceder adecuadamente. En los últimos años, se incluyeron en el Presupuesto Nacional programas de saneamiento de agua potable, sin embargo, estos nunca se ejecutaron más allá del 30% de lo estipulado”, resaltó en un comunicado de prensa.
Marino reconoce “los avances que supusieron en este sentido las obras del Acueducto por parte de los gobiernos provinciales, pero debemos impulsar todas las medidas a nuestro alcance de manera de revertir este auténtico drama. La exposición prolongada al arsénico puede causar cáncer, los estudios así lo afirman”.

Flagelo.
En los últimos días, según el parte, varios diarios de alcance nacional sacaron a la luz el hidroarsenicismo, o envenenamiento por consumo de arsénico en el agua. En aquellos medios gráficos se informó que unos 4 millones de argentinos están expuestos a este flagelo por no contar con agua accesible y de calidad.
Entre las provincias con un alto contenido de arsénico en aguas subterráneas se registran San Juan, San Luis, Mendoza, Buenos Aires y La Pampa, aunque se han detectado casos de personas comprometidas por la ingesta de arsénico también en Tucumán, Córdoba, Santa Fé, Chaco, Santiago del Estero y Salta.
El arsénico es un metaloide natural presente en la corteza terrestre que se origina en la disolución de minerales, la erosión, la desintegración de rocas y la deposición atmosférica. Es utilizado por algunas industrias para, por ejemplo, la fabricación de vidrio, textiles, municiones o plaguicidas.

Enfermedad.
Si bien la Organización Mundial de la Salud aconseja que el agua no debiera sobrepasar el límite de 10 microgramos por litro (mcg/l) para ser considerada apta para consumo humano, se han relevado muestras en nuestro país con más de 1.000 mcg/l.
El consumo continuado de agua con una presencia mayor a la aconsejada de este elemento puede producir hidroarsenicismo crónico regional endémico (Hacre), una enfermedad que puede manifestarse mediante estrías blancas en las uñas y verrugas, daños irreversibles en órganos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), diabetes, bronquitis crónica y deficiencias neurológicas.