Más repudios contra operativo de PSA

PROGRAMA ACADEMICO INSTITUCIONAL DE DERECHOS HUMANOS DE LA UNIVERSIDAD

Los ciudadanos no tienen ninguna obligación de circular con su identificación, advirtió el programa universitario. La repetición de estos operativos remite a las oscuras épocas de la dictadura militar.
El Programa Académico Institucional de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de La Pampa expresó su “enérgico repudio” al operativo que la Policía de Seguridad Aeroportuaria realizó el viernes en un colectivo universitario que trasladaba alumnos, docentes y personal administrativo. El Paidh reiteró que “no es una obligación legal circular con documentación que acredite identidad” y advirtió por “la creciente práctica” de operativos de control y procedimientos policiales “sin orden judicial ni conexión con la investigación de un delito”.
En la declaración que emitió ayer, el Programa universitario se preguntó “en qué medida la portación o no portación de documentos de los estudiantes trasladados en un vehículo universitario entre dos sedes universitarias podría haber incidido en la seguridad aérea” y advirtió que esta práctica -operativos “sin orden judicial ni conexión con la investigación de un delito”- se está repitiendo cada vez con mayor asiduidad en todo el país y con otras fuerzas de seguridad.
Estas acciones remiten a un modelo de intervención “que tuvo su punto de aplicación más extendido durante períodos de dictaduras”, recordó el Programa, insistiendo en la gravedad de la práctica.
“Hechos tales como el referido no son aislados y dan cuenta de situaciones sistemáticas de amedrentamiento a la población civil sin ningún motivo legal ni judicial explícito, que deben ser visibilizados, desnaturalizados y repudiados a fin de lograr que las fuerzas de seguridad adopten hábitos institucionales compatibles con el estado de derecho y erradiquen para siempre prácticas propias de Estados autoritarios y terroristas”, exigió el Paidh.

Apoyo.
El repudio se sumó al de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam, que expresó su apoyo “a la comunicación efectuada por el Rectorado en cuanto a la imperiosa necesidad de esclarecer los hechos ocurridos el pasado viernes a las 17 horas, momento en el que se realizó un operativo realizado por agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria”.
En comunicado efectuado a través de su sitio web consideró “preocupante el accionar llevado a cabo por ese personal al haber frenado un vehículo de una universidad nacional y reclamar a sus ocupantes, docentes y alumnos, una identificación” y se mostró “a la espera de una respuesta por parte de las autoridades correspondientes, la que ha sido solicitada por la Universidad con el fin de dilucidar el accionar de esa fuerza de seguridad y sus motivos”.

Una batalla contra la burocracia.
La delegación local de la Policía de Seguridad Aeroportuaria no posee un responsable propio que brinde una explicación sobre el motivo del operativo de control realizado el viernes 23 de septiembre en la avenida Eva Perón, frente al aeropuerto local. Así lo pudo corroborar LA ARENA cuando intentó contactar al responsable de aquel procedimiento. La delegación santarroseña depende de una oficina de mayor jerarquía de Córdoba, pero llegar hasta ella, aunque sea vía telefónica, es una batalla contra la burocracia.
A una semana de sucedido el incidente, la PSA no ha brindado aún ‘de motu propio’ ninguna explicación sobre el procedimiento, ello pese al fuerte impacto social que tuvo y la catarata de repudios que cosechó en estos días.
LA ARENA intentó contactar a alguna autoridad de la PSA para consultar por el motivo y objeto del operativo de control de identidad que su personal realizó el viernes en un colectivo de la Universidad Nacional de La Pampa que trasladaba alumnos, docentes y personal administrativo entre el centro de la ciudad y el Campo de Enseñanza. Fue un intento vano, por lo menos hasta ayer, ya que la burocracia de la repartición impidió llegar hasta algún responsable o oficina que brindara una explicación.
Obtener el número telefónico de la persona responsable en Córdoba fue imposible. La respuesta a ese pedido, respuesta sin argumentación, fue un rotundo “no”. En su defecto, desde Buenos Aires ofrecieron brindar una dirección de correo electrónico a la cual escribir, explicar el motivo de la presentación y el interés periodístico, a fin de generar “una actuación” interna del organismo, y después esperar pacientemente el llamado de respuesta.

Compartir