Piden la renuncia del ministro de Salud

El titular de la FIA, Juan Carlos Carola, resolvió iniciar un sumario administrativo al director del Hospital Lucio Molas, Hugo Reale, “por encontrarlo prima facie responsable de deficiencias edilicias graves y por la falta de cumplimiento de normas de seguridad hospitalaria”. Los diputados Luis Solana y Martín Berhongaray (Frepam) pidieron directamente su renuncia.
“Hay que cambiar los funcionarios deficientes”, dijeron los legisladores, quienes habían iniciado una denuncia por distintas deficiencias que habían descubierto en el hospital santarroseño.
Carola agregó en su resolución que detectó que “no existen evidencias de que el director haya realizado gestiones ante sus superiores para subsanar obras básicas”, y por eso “determinó que cabe imputarle incumplimiento de sus deberes como director del Hospital”. Además ordenó información sumaria disciplinaria contra el ex jefe de mantenimiento del Lucio Molas, el director asociado; y también que se haga una investigación administrativa en la dirección de Recursos Físicos de la Subsecretaría de Administración y en el Ministerio de Obras Públicas.

Graves deficiencias.
Solana y Berhongaray, en visitas al establecimiento, realizaron un minucioso relevamiento del deterioro físico y ambiental, como la ausencia de artefactos de ventilación y de equipos de aire acondicionado en los servicios de clínica médica y clínica quirúrgica; evidente deterioro de los baños, las duchas, las ventanas, persianas y mosquiteros rotos, paredes con humedad, cielos rasos manchados, habitaciones clausuradas, falta de agua caliente y una sola habitación para que se duchen todos los internados.
Además detectaron que en pediatría, de 8 habitaciones ninguna tenía ventilación o equipos de aire, había persianas inmóviles, el piso del único baño con ducha hundido; en tocoginecología se llueven algunas habitaciones, hay baños deteriorados, sin agua caliente, camas disfuncionales y ventanas rotas”.
Recordaron que instaron a la FIA a “que arbitre de manera urgente instar a las autoridades de Salud a que solucionen los problemas, no sólo por los pacientes, sino también por los trabajadores que desarrollan sus tareas en el Hospital”.

Más deficiencias.
Ahora se sabe que las pericias realizadas fueron contundentes, y no sólo confirmaron todo lo apuntado, pero además detectaron otras deficiencias, como por ejemplo falta de potencia eléctrica -aunque los funcionarios señalaron que la estaban tramitando, aunque la CPE negó una gestión en ese sentido-, que los tableros eléctricos, varios en cada pasillo del hospital, están sin conexión a tierra, no garantizan mínimos de seguridad, y también inodoros, lavatorios, bidet y muros con grietas y humedad.

“González es responsable”
Los diputados Luis Solana y Martín Berhongaray coincidieron con la FIA en asignar responsabilidades al ministro de Salud, Mario González, por no garantizar la salud “como un derecho humano fundamental y un objetivo social prioritario”.
Recordaron que es un grave problema “la falta de médicos en más de una veintena de localidades, y la ausencia de servicios básicos para hospitales cabecera de regiones lo que ha configurado la industria de la derivación”.
Razonaron que “el sistema integral de salud se ha desdoblado en dos totalmente desiguales”. Agregaron que “uno es el privado, que se transforma en verdaderas entidades financieras, cuyo objetivo es el lucro con la salud de la población. Debería funcionar como un adicional del servicio público que presta el Estado, pero dada la magnitud del deterioro y ausencia de un plan se ha invertido este rol. Esto hace que la salud de la población se haya convertido en un indicador de inequidad: calidad para los que pueden pagar y una salud deficiente para los humildes”.

Una ley integral de salud.
Los diputados agregaron que recorrieron muchos centros de salud, que tienen un diagnóstico y lo seguirán ampliando. “Hemos elegido el camino de la propuesta que se ha visto permanentemente frustrado debido a la imposibilidad de discutir la Salud como política de estado en el ámbito de la Cámara”, convinieron.
Enseguida opinaron que “aunque duela hay que cambiar las políticas, y sobre todo a quienes son deficientes para aplicarlas. No se puede persistir en un rumbo cuando es evidente que no es el correcto. Las denuncias permanentes en la FIA y los reclamos de los trabajadores y pacientes así lo indican. Urge la necesidad de una amplia convocatoria a todos los sectores, profesionales, sindicales, políticos y organizaciones de la sociedad civil, con participación de las localidades del interior a buscar un gran consenso en una Ley que plasme un plan integral de Salud Pública”, pidieron.

Precarización Laboral.
Berhongaray y Solana además dijeron que “es insólito que desde el Estado Provincial, que debe ser el primero en combatir el trabajo en negro, se siga apostando a la precarización de cientos de trabajadores en el área de salud.
Recordaron que cuando el ministro del área estuvo en la Legislatura había dicho que el 10 % de los trabajadores de la salud revistan en condición de contratados en virtud del artículo 6 de la ley 1279. Aseguramos que ese porcentaje es aún mayor, y Realicó tiene el 40% de su personal en esa condición”.
Expresaron que debía ser una modalidad excepcional y transitoria, pero el ministro “lo dijo sin ponerse colorado, como si fuese normal, cuando debe ser por unos pocos meses, y en muchos casos estos trabajadores llevan años en esa condición”.

Respuesta a González.
Mencionaron que el ministro González los acusó de “hacer política con el dolor de una familia; y nosotros le reprochamos no aplicar políticas de salud y así generar el dolor y el lamento de muchas familias pampeanas. Nos hizo esta ligera e infundada acusación cuando solicitamos ante la FIA que investigue las oscuras circunstancias en que se produjo el deceso del joven Avalos, oriundo de la localidad de Rancul”.