Protesta de jubilados

“Alto a los atropellos, vengan de donde vengan”, coincidieron en decir los jubilados del recálculo, que ayer volvieron a manifestarse en la explanada de Casa de Gobierno. Los ex trabajadores de la administración pública, que fueron víctimas de una Ley de Emergencia (nº 1671) -perjudica a una franja de jubilados entre 1996 y 2010, que cobran mucho menos que los demás pasivos provinciales-, insisten en reclamar la equiparación.
El bullicioso grupo que se exteriorizó lo hizo sin agresiones de ningún tipo, y es más los participantes mostraron su voluntad dialoguista, y hasta tuvieron un momento de esparcimiento cuando algunas parejas de jubilados se animaron al ritmo del dos por cuatro, encarando un tango.

Tres mil perjudicados.
Blanca Vercellino, una referente del movimiento, recordó que “a 61 años del otorgamiento de la primera jubilación provincial dada por una institución que venía a administrar y proteger los beneficios de la Seguridad Social en la Provincia de La Pampa, 3.000 jubilados pampeanos venimos a reclamar justicia por la desigualdad de la cual somos objeto desde el momento mismo que obtuvimos el beneficio. Quedamos entrampados en la maraña del ajuste y de la falta de decisión política para salir de él”.
Los jubilados prometieron no dejar de “pregonar que los derechos se perfeccionan y progresan; no nos olvidamos que fuimos los principales perjudicados de un accionar adverso en un contexto más adverso aún de la década del 90”.

Firme reclamo.
Señalaron que “no es una frase vacía de contenido la que expresa que “el trabajador termina pagando las deudas de las políticas equivocadas” esta franja de jubilados entre 1996 y 2010 sabe mucho de eso. Por eso reclama con firmeza desde hace 7 años la equiparación con el resto de los compañeros jubilados”.
“Hay derechos que no hemos logrado recuperar, por eso estamos aquí. Nos convoca la necesidad de compartir con ustedes la preocupación por evitar mayores pérdidas”, dijeron. Agregaron que “no se puede admitir la modificación de un sistema jubilatorio en contextos adversos. Justamente esa fue nuestra realidad en 1995, cuando en un marco de ajuste y precarización laboral nos reformaron, con engañosos argumentos, los regímenes civil y docente sin que nuestra resistencia pudiese impedir la declaración de emergencia que tanto perjuicio introdujo”.

Los responsables.
Al hacer referencia a responsables le apuntaron “a funcionarios y legisladores pampeanos que suscribieron con sus debates y su firma tales normas, desestimando las objeciones que le acercaban los legítimos representantes de los afectados. Sería bueno que cada quien se hiciera cargo de su accionar dado que muchos de ellos son aún hoy funcionarios o legisladores”, completaron.
Finalmente pidieron estar “atentos, críticos y movilizados porque palabras que suenan melodiosas como armonización, por ejemplo, suelen abrir la puerta a graves pérdidas. Por eso es necesario que activos y pasivos en unidad se dispongan a luchar por la recuperación y perfeccionamiento de derechos previsionales”, cerraron.