Vera: “La Pampa no está ajena”

"LAS NUEVAS FORMAS DE ESCLAVITUD"

La recolección de los huevos en una avícola en Zárate, la cosecha de ajo y cebolla en Guaymallén, el trabajo en los cultivos de yerba mate en Misiones o en las huertas de las inmediaciones de Mar del Plata son algunos de los ejemplos que el presidente de La Alameda expuso para explicar cómo el trabajo esclavo de niños y grandes es una realidad en la Argentina de hoy. En todos los casos, el denominador común es que una parte del Estado mira para otro lado, aun cuando el trabajo infantil está expresamente prohibido.
El dirigente y amigo personal del Papa Francisco llegó ayer a la ciudad para realizar una serie de actividades en el marco del Día Internacional contra el Trabajo Infantil. La Sala del Pensamiento, en el edificio anexo a la Cámara de Diputados, fue sede de una de las acciones previstas en la estadía de Vera. Pasadas las 18, ante una sala colmada, el visitante ingresó al lugar acompañado por el vicegobernador de la provincia Mariano Fernández, el ministro de Desarrollo Territorial Martín Borthiry y el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá. Una vez en el recinto, a ellos se unió la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso.

“Hay una mezcla”.
Antes de ingresar al salón, Vera se hizo un espacio para conversar con la prensa. Aseguró que la charla iba a abundar sobre la lucha contra “el crimen organizado” en distintas variantes. “En La Pampa hay una combinación de todo esto e inclusive supimos de talleres clandestinos y sabemos que en algunas zonas ya se están instalando. Teníamos algunas manifestaciones, por ejemplo en agricultura, donde se requiere una mano de obra intensiva con algunas situaciones de esclavitud”, explicó.
“La Pampa no es ajena a la realidad nacional, lamentablemente a más pobreza, más descartes, más desocupación, a menos deportes, menos cultura, hay más vulnerabilidad y el crecimiento de la vulnerabilidad es directamente proporcional al crecimiento de esta nueva forma de esclavitud donde se aprovechan de esta desesperación, para generar formas de acumulación masivas al capital”, añadió.
Vera diferenció al “crimen organizado” de los crímenes comunes: “No es lo mismo robar una billetera a una persona que robarse a una persona y reducirla a la servidumbre en forma reiterada. Para esto último, tiene que haber una negligencia o una complicidad total. No es lo mismo un delito con un crimen organizado donde realmente tiene que haber un sector del Estado que se hace el distraído o cómplice”, explicó.

No sirve.
El legislador porteño dejó en claro que se opone a la baja de la edad de imputabilidad de los menores como respuesta a la inseguridad ciudadana. “Se ha demostrado en el mundo que no sirve para nada y, por otra parte, no podemos criminalizar a los pibes que estamos descartando, o sea que no se puede obviar a que este país tiene más de cinco millones de pibes que están pasando hambre, de los cuales una gran parte son adolescentes”, manifestó.
En cambio, pidió generar empleos para que los chicos vayan a la escuela, que practiquen deportes, sin ningún tipo de sectarismos. “Se busca al perejil y sobre todo buscar la teoría del perejil. Hablo sobre los trapitos como tema de inseguridad y no se necesita una ley especial, son pibes que los explotan y así pasó, cae el jefe policía y caen ellos, el problema estaba arriba y no abajo. Terminan en el narcotráfico, hay que hacer algo importante, trabajo, integración, deportes, cultura”, insistió.

Mafia y mafiosidad.
Ya en la conferencia, con cadetes de la Policía de La Pampa entre el público, Vera se dedicó a contar su experiencia y la de La Alameda en la lucha contra el crimen organizado. Aseguró que existe el tráfico de personas para explotación laboral o sexual, el narcomenudeo e incluso para el tráfico de órganos. “Esto existe, no es un mito. El Papa Francisco está haciendo un enorme esfuerzo y ya logró instalarlo en la agenda. Lo que ocurre con el tráfico de órganos es tabú porque los principales beneficiarios son los poderosos y ellos imponen que de esto no debe hablarse”, aseguró.
Aseguró que el crimen organizado no se dedica exclusivamente a un rubro sino que muta de acuerdo al rédito económico. Puso como ejemplo la provincia de Entre Ríos, donde los prostíbulos, disfrazados de whiskerías fueron erradicados, y los mismos que antes caían en la Justicia denunciados por tratantes o proxenetas ahora caían como traficantes de drogas ilegales.
Explicó que la mafia (crimen organizado) necesita de la mafiosidad, a la que definió como el casamiento de la mafia con un sector del Estado que le permite operar en el territorio en forma prolongada en el tiempo. En ese sentido, mencionó que el paro de la Policía de Córdoba en 2013 no se produjo como un reclamo por mejores salarios, sino por el temor a perder los ingresos no remunerativos, cuyo origen era de la recaudación que 12 integrantes del cuerpo de narcóticos, que días antes habían sido detenidos, obtenían en forma ilegal de parte de los seis cárteles que dominan el narcomenudeo en esa provincia.

“Una operación berreta”
Durante el breve discurso de apertura a la conferencia de Gustavo Vera, el presidente de la Cámara de Diputados de La Pampa, Mariano Fernández, se despachó contra el gobierno nacional y el nuevo intento de poner en discusión la baja en la imputabilidad de los menores. “Tal vez tenga que ver o no tenga que ver (con el trabajo infantil), pero quiero plantearlo: veo con mucha preocupación que hoy se está a hablando de bajar la edad de imputabilidad, que hoy se esté barajando la posibilidad de discutir este tema legal, reduciéndolo a una cuestión jurídica”, dijo.
Más adelante, citando al propio Vera, que estaba sentado a su lado, añadió: “Esto es una operación berreta, diseñada por el gobierno nacional con algún tinte de demagogia, tal vez para satanizar a los menores y tal vez para evitar hablar del hambre y de la miseria”. El vicegobernador aseguró que las políticas económicas implementadas por el macrismo sin dudas perjudican a los más desprotegidos.
“Por eso el gobierno de la provincia de La Pampa quiere que nuestros mayores tengan un trabajo digno, sustentable y registrado, pero nuestros niños tengan educación y puedan jugar”, concluyó.

Con Verna
Antes de su charla de la tarde Gustavo Vera fue recibido por el gobernador Carlos Verna. El legislador confirmó que la fundación La Alameda “ya está radicada en La Pampa desde hace unas semanas” y destacó el compromiso “de trabajar con el gobierno provincial y sus instituciones” en los temas que a ellos los ocupan.