Albañil le salvó la vida a su compañero

EL HEROE DEL OBRADOR

Un trabajador de la construcción le salvó la vida a su compañero de trabajo que tenía escasos signos vitales luego de practicarle maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP). La milagrosa situación sucedió ayer a la mañana en el obrador de la empresa que construye el edificio del nuevo colegio secundario de Winifreda.
El salvador se llama Javier Cejas (48), quien, además de albañil, cursa la carrera de enfermería en la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), por eso tiene conocimientos en primeros auxilios. El hombre permaneció al lado de su amigo, Fabián Ballesteros (46), en el hospital local hasta ayer a la tarde cuando le dieron el alta médica.
Antes de abandonar la habitación del centro de salud, ambos hablaron con LA ARENA. “Nosotros somos albañiles, aparte yo soy estudiante de enfermería, curso el segundo año en la Universidad Nacional de La Pampa”, se presentó Cejas.
A las 11 de la mañana de ayer se dirigió al obrador donde lo encontró a Ballesteros inconsciente y tomándose uno de sus brazos. “Le pregunté si se sentía bien y no me contestaba, cuando se desvanece lo agarro para que no se golpee y me voy con él hacia el piso y lo dejo ahí. Le pedí a uno de los muchachos que trabaja conmigo que por favor llamara a la ambulancia y cuando me aseguro que estaba haciendo esa llamada le empiezo a hacer masajes cardíacos (RCP). Le hice unas 10 compresiones a la altura del tórax y cuando llegué a las 20 mi compañero se desahoga y vuelve a la normalidad; para mí estaba sufriendo un infarto porque mientras le hacía los masajes no respiraba, estaba rojizo, recién a los 20 masajes empieza a respirar”, contó con voz calma.
“Seguí haciéndole unos 80 masajes más hasta asegurarme que estaba bien. Le dije que se tranquilizara, porque ya se quería levantar, que respirara hondo por la nariz y exhalara por la boca. Le tomé el pulso y tenía 80 pulsaciones. Cuando llegó la ambulancia estaba estable, es más se subió a la camilla caminando”, agregó Cejas.

Traslado al hospital.
El vehículo médico trasladó a Ballesteros hasta el hospital donde permaneció internado en observación. Cuando ingresó solo presentaba un ataque de nervios. “Nunca perdí la calma, estuve tranquilo y lo que uno siente al salvar una vida es algo inexplicable y fue posible haciendo algo tan sencillo como las técnicas de RCP, las aprendí en un curso que nos dieron en el primer año de la carrera de enfermería”, indicó Cejas con la satisfacción de haber cumplido una labor humanitaria.
Se le preguntó a Ballesteros si sus problemas de salud habían comenzado el sábado y respondió que ese día sus compañeros ya lo notaban “raro” aunque él se sentía bien. En cambio, ayer a las 6 de la mañana sintió uno de sus brazos y la lengua entumecidos y más tarde se descompensó.
“Estoy contento porque Javier me salvó la vida, si no hubiese sido por él que apareció en el momento justo quién sabe qué hubiese sido de mí. Le estoy muy agradecido como así también al hospital por la atención de la doctora y enfermera”, dijo Ballesteros, quien se desempeña como oficial albañil.
Junto a su salvador trabajan desde hace 8 meses en la empresa Bepha Construcciones de la capital pampeana, que edifica el colegio de nivel medio en esta localidad. “Entramos los dos, nos conocimos y entablamos una buena amistad, ambos somos de Santa Rosa, personas humildes y sencillas”, dijo Ballesteros.
Mañana deberá solicitar turno con un cardiólogo. El hombre tiene dos hijos, de 25 y 21 años, y no supieron nada de lo que le ocurrió a su padre. No les avisó para “no asustarlos, ya hablaré con ellos con más tranquilidad”, se despidió.

Trabaja y estudia.
La historia de Cejas es muy particular. “Trabajo de albañil y a la vez estudio gracias a la empresa que me da la oportunidad de poder cursar viernes y sábados, los días que tenemos clases y cuando tenemos algunas prácticas pido permiso y también me lo dan”, destacó.
Su objetivo es recibirse de enfermero. Se inclinó por esta profesión porque “mi señora es enfermera profesional y ella me incentivó a estudiar, lo intenté y ahora es lo que más me gusta y más cuando pasa un caso así, me estimula mucho más a seguir la carrera”.
Cejas le pidió a este cronista que destaque que es un defensor de la educación pública y gratuita y adhiere a la lucha que llevan adelante alumnos y profesores por más presupuesto universitario y mejores sueldos.