Inicio La Pampa Atuel: Mendoza admite que retiene toda el agua

Atuel: Mendoza admite que retiene toda el agua

AHORA DICE QUE NO HUBO BUEN DESHIELO

El secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel, consideró ayer a LA ARENA que «es importante que Mendoza reconozca que son ellos los que no dejan llegar agua por el caudal del río Atuel a nuestra provincia». Fue en respuesta a declaraciones de un funcionario mendocino quien aseguró que el gobierno de aquella vecina provincia no cede agua del río interprovincial a La Pampa por temor a un «conflicto interno» con los regantes, además dijo que hoy «la oferta de agua para nosotros es escasa para lo que atendemos».

Frío estival.
Desde el área de Irrigación de la provincia de Mendoza justificaron el último corte de agua para La Pampa con un novedoso argumento: «el frío de los primeros días de enero generó una baja importante de la cantidad de agua de deshielo que ingresa al sistema del río Atuel». Así lo declaró ayer a FM Vos de San Rafael el encargado de la Subdelegación de Aguas del Atuel, Rafael Pereyra.
El funcionario afirmó que lo que sucedió es que los días extrañamente fríos de comienzos de enero hicieron que en cordillera, donde obviamente fue mucho más el frío, el deshielo se frenara. «Esto obligó a adelantar el seccionado del río, que comenzó ayer -por el lunes- con una baja del caudal de más de 40 metros cúbicos por segundo a unos 25», precisó.
«Nosotros en octubre, con el pronóstico de escurrimiento, hicimos una proyección del esquema de riego para toda la temporada. El inicio era para el 5 de febrero, pero hablamos de variables meteorológicas que son difíciles de predecir. El frío que hizo a comienzos de enero obligó a tomar una medida preventiva de adelantar el seccionamiento unos días, hacía frío en el llano, imagínense en la cordillera. Disminuyeron mucho los ingresos al sistema. A fines de diciembre y principios de año teníamos deshielos de 40 ó 45 metros cúbicos por segundo y por el frío los deshielos cayeron a 20 ó 22 m3/s y se iba consumiendo el agua de reserva en los embalses», explicó el funcionario, actualmente a cargo de la Subdelegación.

Toda para Mendoza.
En su contacto con la prensa sanrafaelina Pereyra adelantó que su provincia no piensa mandar una sola gota para La Pampa. «El año pasado había posibilidad de un principio de acuerdo porque el problema de fondo es la oferta de agua, que sigue siendo escasa para atender lo que atendemos. Sacarle al oasis cultivado del Atuel para atender otra problemática generaría otro conflicto más interno, íbamos a mejorar la oferta mediante perforaciones, quedó trabado porque no lo aceptaron, y esta situación, que en otros años era por menos días, este año se alargó, primero porque hubo menos nieve, y segundo por la gran ola de calor, que repercute con la evaporación que afecta todo ese tramo», admitió.

Agua de remanentes.
Durante la entrevista con la emisora, que pertenece al diario San Rafael, Pereyra se refirió también a las quejas de La Pampa por el río sin agua y reconoció que el caudal que suele entrar a nuestra provincia es agua de reuso es decir la reutilización del agua recuperada de la irrigación.»La alimentación del agua que trasciende la zona de Alvear tiene un aporte secundario, desde la zona de La Guevarina aguas abajo hay una aparición de agua sobre el cauce por remanentes freáticos que alimentan al cauce y es el agua que normalmente llega a La Pampa. Les hemos hecho saber que si no se hacen obras, esta situación no se va a revertir de un año para otro, es imposible», explicó.
Finalmente dijo que en el último punto de riego hasta La Pampa el agua se pierde por infiltraciones. «Desde la estación de aforo frente a Carmensa, hasta el límite (con La Pampa) hay como 180 kilómetros. Por el paso de Carmensa pasa un metro y medio de agua, pero no llega al límite porque se filtra», reconoció Rafael Pereyra.

Incumplimiento.
A pesar de contar con un fallo de la Corte Suprema que ordenó restituir el ecosistema del oeste pampeano afectado por el corte del Atuel, al considerar que el agua es prioritariamente un elemento de la naturaleza antes que un objeto de producción, Mendoza se sigue negando a entregar agua junto a su aliada estratégica, Nación.
En la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior, La Pampa y Mendoza no acordaron un caudal hídrico apto para ese objeto. La vecina provincia ofreció 1,3 metros cúbicos por segundo de agua del Atuel, Nación propuso 2,2 metros cúbicos y La Pampa pidió 4,5 metros cúbicos.
Por ahora, la causa es tratada por el máximo tribunal de Justicia del país que tiene el expediente a despacho. En el gobierno pampeano hay expectativas sobre la resolución, como sucede desde las organizaciones ambientalistas provinciales.

«Sincericidio» mendocino.
Ayer LA ARENA consultó sobre estas declaraciones públicas al secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel. «Los funcionarios mendocinos están reconociendo también que se apropian de todo el río que en el fallo de 1987, la Corte lo declaró interprovincial, y están violando esa resolución», indicó el funcionario pampeano en referencia a la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que benefició a La Pampa», afirmó.
«Nosotros no tenemos posibilidad de manejo del Atuel porque ellos tienen las presas aguas arriba. Demuestran que les importa más quedar bien internamente que el ambiente en La Pampa. Es históricamente la postura de Mendoza en el tiempo y es lo que hay que cambiar», concluyó el funcionario pampeano.