El 10,7%, positivo

ALCOHOLEMIA EN SANTA ROSA

El Ministerio de Seguridad, a través de la Subsecretaría de Protección Ciudadana y por medio de la Dirección de Seguridad Vial, coordinó los habituales controles de seguridad vial y alcoholemia en Santa Rosa. Los procedimientos, que tienen como objetivo impedir que se produzcan siniestros viales dentro del radio urbano, comenzaron en la noche del viernes y se extendieron hasta la madrugada del sábado. Hubo un total de 6 (seis) operativos en puntos diversos de la capital y en ellos los funcionarios, policías de la provincia y personal de Tránsito de la Municipalidad, controlaron un total de 139 conductores. Conforme a lo indicado, el resultado de los controles arrojaron que de ese total, 15 personas superaron el máximo permitido de alcohol en sangre (0,5 gramos de alcohol por litro de sangre) para conducir, lo que equivale a que el 10,7 por ciento de los controlados no estaba en condiciones de continuar manejando. De las 15 alcoholemias positivas, 8 (ocho) se dieron en horas de la madrugada del sábado. Además se efectuaron 11 infracciones y 6 (seis) retenciones vehiculares.
Por otra parte en la ciudad de General Pico, personal policial se hizo cargo de los controles de alcoholemia, donde controlaron a 73 conductores, de los cuales 3 (tres) fueron positivos; es decir que un 4,1% no estaba en condiciones óptimas de manejar.
En Realicó, la policía efectuó un operativo de control vehicular junto a inspectores de tránsito. Allí controlaron el paso de 17 vehículos y labraron 3 (tres) infracciones a Ley 24.449. No hubo alcotest positivos.

Nocturnidad.
Respecto a los procedimientos de nocturnidad, el Ministerio de Seguridad informó ayer que en Santa Rosa, en un local bailable, dos adolescentes intentaron ingresar con DNI que no eran de su propiedad, las adolescentes de 16 años fueron entregadas a mayor responsables y se inician las actuaciones correspondientes. Mientras que, en otro boliche, otro adolescente de 16 años realizó el mismo intento ingresar al local con un DNI que no era propio, al igual que en la situación anterior se entregó al menor a su progenitor y se iniciaron actuaciones.
En Pico, el Municipio y Policía intervinieron en la suspensión de una fiesta “Canilla Libre”, que se desarrollaba en la calle 466, en el que estaban presentes menores y mayores de edad.