El IPAV entregará 1.513 viviendas

EL 67% VAN A SANTA ROSA, 20% A GENERAL PICO Y 7% TOAY

Son los remanentes de los cupos asignados en el final del gobierno kirchnerista. Las adjudicaciones de este año serán mínimas y se espera un 2019 con la entrega más baja de casas en los últimos 25 años.
JUAN JOSE REYES
En el marco del Programa de Construcción de Viviendas “Techo Digno”, en el IPAV es inminente la entrega de 1.513 viviendas realizadas por 11 constructoras por la suma de 977.145.910 pesos. Se trata de los barrios construidos gracias a los cupos que fueran asignados en la anterior gestión del gobierno nacional.
Como se aprecia en el cuadro anexo, Santa Rosa y General Pico se quedan con 87% del total. Buena parte están finalizadas pero hay demoras en las entrega por falta de autorización de las obras de red de gas natural. Este año la adjudicación de viviendas será mínima ya que Nación pretende que La Pampa se haga cargo del costo del 33% de las casas a construirse (costo promedio 609.118 pesos cada una).

Idas y vueltas.
Según el propio gobernador “el ida y vuelta entre el Enargas y Camuzzi Gas Pampeana hará que, al menos las 310 viviendas en General Pico se entreguen en abril o mayo”. El año pasado el Tribunal de Cuentas (TdeC) confirmó atrasos de las empresas constructoras que realizan viviendas públicas y que operan en la provincia por no cumplir con los plazos previstos.
Dejaron sentado que el 40% de las obras encargadas a las firmas no son entregadas en término. Además también hay problemas con el ente prestatario del gas natural en las viviendas para autorizarlas, ya que de las 1.584 a entregarse ya se encuentran en fase final el 95%.
El cupo de viviendas se distribuye 54% entre grupos de familias monoparentales con dos hijos o más, 34% para grupos de un solo hijo y 10% para matrimonios sin hijos.
Desde 2016 se invirtieron 2.000 millones de pesos, de los cuales la Provincia puso 1.100 y Nación menos de 900 millones. A partir de ahora la diferencia entre ambos estamentos se ensanchará más con los ajustes.

Un año complicado.
El IPAV ha gestionado asistencia para la construcción de casas en distintas localidades como en las últimas décadas; pero en virtud de las habilitaciones a licitar otorgadas y en vista del ajustado presupuesto nacional, se prevé que en el transcurso de 2018 podrá ser iniciada la construcción de pocas viviendas y para su concreción deberán ser cofinanciadas por La Provincia en un tercio de su valor. Además, la Provincia deberá afrontar el aporte íntegro que representan las obras complementarias de infraestructura.
Lamentablemente la cifra de unidades habitacionales que comenzarán a construirse este año para ser entregadas en 2019 será la más baja de los últimos 25 años, más aún con la ingente demanda habitacional existente.
Según el último padrón inscriptos activos, La Pampa ronda las 14.000 unidades. Hay casi 5 mil anotados en Santa Rosa; 2.958 en Pico y casi 6 mil en el resto de la provincia.
El 52% de empadronados corresponde a parejas monoparentales con al menos un pequeño en el hogar; el 33,9% con dos hijos o más y el 14,2% restante, parejas solas.
Desde 1983 a la fecha se han entregado 40.404 viviendas, unas 1.200 por año. Si se compara ese stock y lo contrastamos con las 92 mil relevadas en el último Censo Nacional de Vivienda puede advertirse la injerencia de los dineros provenientes del Fonavi que la provincia recibe en forma automática de Nación.
Por tanto el mecanismo de que a partir de ahora Nación financie 70% y la provincia 30% hace que el ingreso de fondos para viviendas será bajo.

Cuotas más caras.
Si bien la provincia continuará con los planes de acción y financiamiento provincial, como el Programa Provincia y Municipio, Operatoria de Asistencia Financiera Individual (OAFI) y Soluciones Habitacionales, el tema del repago de las cuotas se ha vuelto una tarea clave para seguir haciendo casas.
Según el organismo de la vivienda se han adecuado las normativas relacionadas a los reembolsos de las cuotas correspondientes a las viviendas sociales otorgadas y a otorgarse.
Los adjudicatarios de las nuevas viviendas sociales que se entregaran en breve desde pagarán hasta $1.000 de cuota mensual, informó el propio IPAV. Todo a raíz de una modificación anunciada por el organismo, que alcanza exclusivamente a quienes se les adjudiquen casas a partir del primero de enero. En tanto, se informó que para las viviendas adjudicadas antes del 31 de diciembre del año pasado la cuota máxima no superará los $500 al mes.

Deudores.
Quienes registren cuotas vencidas e impagas podrán regularizar su situación durante el transcurso del año 2018 en las condiciones establecidas por la Resolución 280/06, manteniendo los beneficios y subsidios vigentes hasta el 31 de diciembre de 2017.
Además el IPAV firmó una serie de resoluciones para ordenar retirar la adjudicación de casas sociales a personas que no las habitan y adeuden muchas cuotas en diferentes puntos de la provincia.
No solo habrán menos viviendas en La Pampa sino que además ello le pegará fuerte a la Uocra que va a tener menos trabajadores ocupados en la construcción y por ende habrá menos actividad económica.