Etchevehere jugó a la escondida

El lanzamiento en Santa Rosa del programa “El Mercado en tu barrio” fue un mal trago para los funcionarios nacionales y municipales responsables de la propuesta. Ni Luis Miguel Etchevehere ni Leandro Altolaguirre, funcionarios que iban a capitalizar los dividendos políticos del evento, aparecieron por el predio de Cavero y Toscano Sur, donde la feria continuará hoy y mañana. Fue para evitar el escrache que le hicieron trabajadores despedidos de la Secretaría de Agricultura Familiar, quienes repudiaron su presencia en Santa Rosa y los miles de despidos que han consumado en todo el país. Al final, la feria barrial quedó inaugurada tras una rápida y agitada visita del segundo de Etchevehere.
La jornada inaugural del programa “El Mercado en tu barrio” tuvo un desarrollo exitoso para los comerciantes que llevaron allí sus productos, pero no así para los funcionarios que iban a estar al frente de su presentación oficial.
En esta primera oportunidad el programa tiene sede en el predio de Cavero y Toscano Sur, una manzana con mucho espacio abierto, bastante sombra y dos canchas, una de básquet y otra de fútbol. Allí se instalaron 10 gazebos provistos por la Presidencia de la Nación, y varios camiones, también aportados por Nación.
Por la mañana, el movimiento de vecinos fue muy intenso y hubo mucha actividad en el lugar. Algunos comerciantes, incluso, vendieron toda la mercancía que habían llevado. Por la tarde, el movimiento fue mucho menor.
La feria continuará hoy y mañana, siempre en el mismo lugar.

Excusas.
Fue la Municipalidad de Santa Rosa la que anunció que aprovechando su visita a la ciudad, de neto carácter proselitista, el secretario de Agricultura de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, iba a encabezar el lanzamiento del programa “El Mercado en tu barrio” en Santa Rosa. Primero lo citó para la mañana de ayer y después, supuestamente por una reorganización de agenda impuesta desde Nación, lo pasó para las 16.30.
Lo cierto es que Etchevehere nunca apareció por el predio del barrio santarroseño –tampoco lo hizo Altolaguirre–, pese a que allí lo esperaban varios secretarios municipales –estuvieron Elida Deanna y Gabriel Gregoire–, los técnicos de Nación responsables del proyecto, emprendedores, comerciantes y algunos militantes de Cambiemos. El lugar estaba preparado con mucha música, un amplio escenario, varios micrófonos y una pareja lista para bailar folclore.
La primera excusa para justificar la tardanza fue que Etchevehere venía en viaje desde Santa Fe y ello demoraría su llegada. El propio secretario de Agricultura se encargó de torpedear esta excusa cuando posteó en su cuenta en Twitter que estaba en la Fundación Pensar –búnker del Pro pampeano– reunido con productores rurales.
Después se habló de que hacía mucho calor o de que estaban esperando que llegaran más vecinos para trasmitir una imagen que agradara al funcionario.
Vecinos no aparecieron en gran número pero quienes sí hicieron acto de presencia fueron trabajadores y ex trabajadores de la Secretaría de Agricultura Familiar que, en ruidosa columna, se instalaron junto al escenario dispuestos a escrachar al secretario ni bien hiciera acto de presencia. Allí colocaron sus banderas y esperaron varios minutos mientras sus referentes hablaban con la prensa sobre el motivo de la protesta.

Fútbol femenino.
Quien también se acercó, y con cara de pocos amigos, fue la instructora de fútbol femenino Pamela Pareja, una joven que según afirmó a LA ARENA, tiene una autorización municipal para utilizar la cancha de fútbol del lugar en el horario de 18 a 20.30. La joven increpó a la responsable de Nación por invadir su espacio, y ésta le respondió que ella también tenía la autorización para usar el lugar.
“Lo que pasa es que habíamos hablado de que ellos se iban a instalar de esos árboles para allá”, explicó la joven señalando la hilera de coníferas que representaban el deslinde entre los dos espacios. Tal como indicó Pareja, los funcionarios de Nación colocaron algunos de los camiones y parte del equipamiento de la feria justo sobre la cancha de fútbol.
A la joven le molestó sobremanera que le impidieran su práctica habitual, pero más que los funcionarios de Nación aprovecharan que habían limpiado de rosetas la cancha para colocar allí parte de la feria. “A la mañana, cuando estaba lleno de rosetas, dijeron que no iban a necesitar nuestro lugar; ahora que lo limpiamos resulta que se lo apropiaron”, contrastó.
Con tono severo la joven anticipó que “nosotros vamos a empezar a patear, y si rompemos algún vidrio de un pelotazo, no es culpa nuestra”. Por suerte, la sangre no llegó al río.

No viene.
Pasada más de una hora del horario convocado empezó a circular la versión de que ni Etchevehere ni Altolaguirre concurrirían a la feria. Minutos después el diputado macrista Maximiliano Aliaga informó que el secretario y el intendente se quedarían en el despacho municipal firmando convenios de colaboración.
La confirmación enardeció los ánimos de la gente de Agricultura Familiar, que redobló la intensidad de su protesta. Gustavo Mrongowius, un delegado gremial echado por las actuales autoridades, subió al escenario, tomó el micrófono y acusó de “cobardes” a los funcionarios nacionales por no animarse a dar la cara ante los trabajadores que ellos mismos cesantearon.
En ese momento llegó al lugar el secretario de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison, segundo de Etchevehere. Murchison saludó a las autoridades presentes y comenzó a recorrer los stands y hablar con los comerciantes que los ocupaban.
Cuando terminaba de recorrer los gazebos se encontró frente a frente con la presencia gremial que, encolumnada detrás de una gran bandera, se retiraba de allí creyendo que ningún funcionario nacional daría la cara.
Los referentes gremiales entablaron un informal diálogo con Murchison, primero en un tono más calmo, y después con los ánimos más cargados. Le reclamaron por los miles de despidos en todo el país, el desmantelamiento del área y repudiaron el constante ninguneo de parte de Etchevehere, quien no solo no los recibe sino que se ha jactado públicamente de todos los despidos que ha consumado en su breve gestión.
Por si fuera necesaria la aclaración, Murchison les dijo que estaban en su derecho a protesta y cerró su breve intervención con un “no tengo nada para decir”, frase que enardeció aún más los ánimos de los manifestantes.
Tras ello, los manifestantes se retiraron del lugar, Murchison recorrió un par de stands más y se fue, y la feria comenzó a desarmarse.
Allí terminó el malogrado acto inaugural de la primera edición de “El Mercado en tu barrio”. No hubo palabras oficiales, no hubo corte de cintas y no hubo funcionarios sonriendo para los reporteros gráficos. Y los jóvenes bailarines que con tanto esmero se habían preparado para la ocasión, se retiraron sin poder mostrar la coreografía que habían preparado.

“Acercar productos frescos”.
La directora de Desarrollo Local, Elida Deanna, comentó que el programa “El Mercado en tu Barrio” se encuadra en el espíritu de las ferias de desarrollo social que lleva adelante la comuna santarroseña y también en el programa “La Muni en tu barrio”.
“El programa lleva varios años de trabajo en todo el país, y en esta oportunidad es la primera vez que podemos traerlo a Santa Rosa, algo que veníamos trabajando desde el año pasado.
En esta oportunidad, la actividad tiene lugar en un espacio del barrio Esperanza, un lugar donde confluyen cuatro grandes barrios y que por ser relativamente nuevos “no tienen tantas posibilidad de tener la oferta de comercios que barrios más céntricos o más antiguos de la ciudad”.
“La intención de ‘El Mercado en tu Barrio’ es acercar productos frescos, de primera necesidad, de productores pampeanos, o de comercios pampeanos, en lo posible que sean del barrio”, detalló Deanna. “La primera propuesta siempre se le hace a los comercios del barrio. Tiene como requisito que deben tener algunos productos de ofertas a al menos el 20 por ciento menos del valor habitual de mercado”.
En la jornada de ayer “hemos tenido muy buena respuesta del público desde que se inició la actividad, y la intención es poder hacerlo regularmente a lo largo del año, hasta noviembre, en distintos barrios de la ciudad”.
La próxima fecha aún no está determinada, como tampoco el lugar. Puede ser el mismo barrio Esperanza como algún otro lugar de la ciudad. La prioridad está puesta, como en este caso, en sectores alejados del centro, o que aún no han logrado un buen desarrollo comercial.

Programa nacional.
El programa es de gestión nacional -de hecho comenzó con la administración anterior pero fue discontinuado con la llegada de las nuevas autoridades-, que aporta los gazebos, las pizarras y mostradores donde los comerciantes instalan sus mercaderías.
“Esto es importante porque los comercios, los productores y los distribuidores que se acercan a participar tienen que ocuparse fundamentalmente de distribuir la producción en su espacio físico. Desde la municipalidad ofrecemos toda la logística para armar el mercado”.
“La definición de la frecuencia la tenderemos en el mes de febrero”, indicó la directora ante la consulta por la periodicidad. “La intención es al menos un mercado por mes. La decisión final dependerá de la logística, la organización y del interés en participar de los comercios locales”.
Por lo pronto, en la jornada de ayer participaron 10 comercios y tuvieron un volumen de ventas muy alto, al punto que algunos, afirmó Deanna, casi agotaron el stock que habían llevado. “Si el público sigue participando como esta mañana, no creo que lleguemos al sábado a la tarde”, estimó la directora entre risas. “Hubo mucho público y muchos consumidores desde temprano a la mañana hasta eso de las 13.00”.
Un requisito fundamental para participar es tener un comercio habilitado, ya que el programa apunta más a este sector antes que a los productores de la economía social.
A nivel municipal, participan la Dirección General de Desarrollo Local, la Subdirección de Economía Social y la Dirección de Asuntos Vecinales.

Sin contacto con la prensa.
Pese a la promoción que se hizo de su visita, no hubo información oficial ayer de las actividades realizadas por el secretario Etchevehere en Santa Rosa, que tampoco tuvo ningún contacto con la prensa local. Merced a su Twitter se supo que estuvo con productores rurales y después mantuvo en la municipalidad una reunión con Altolaguirre, funcionarios municipales y el precandidato Carlos Javier Mac Allister.