La Adela: Senasa decomisó 400 kilos de mejillones

UN UTILITARIO QUE IBA DE BAHIA SAN BLAS A SANTA ROSA

Personal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó y decomisó 400 kilogramos de pulpa de mejillones que eran transportados en bolsas sin la cadena de frío necesaria ni la documentación sanitaria que avale su origen, tránsito y destino.
Las verificaciones de rutina que se realizan junto con personal policial en el puesto de control ubicado en La Adela, provincia de La Pampa, permitieron que los agentes del Senasa detectaran la mercadería al inspeccionar un vehículo utilitario no habilitado para el transporte de alimentos que se dirigía desde Bahía San Blas, provincia de Buenos Aires, hacia la capital pampeana, Santa Rosa, según informó el Senasa en un comunicado de prensa.
El coordinador institucional de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Senasa, Marcelo Roberto, advirtió que “sin rótulo que identifique la mercadería no hay trazabilidad, en este tipo de productos se corre el riesgo de que, por ejemplo, hayan sido capturados y procesados en condiciones de marea roja, fenómeno que genera la toxina paralizante de los moluscos conocida con la sigla PSP y que es mortal para el ser humano. La tarea del Senasa protege la salud de los consumidores”.
Tras labrar el acta correspondiente, el organismo sanitario decomisó y destruyó la mercadería en cumplimiento de la normativa vigente.

Requisitos
Para resguardo de la salud pública, el Senasa aclara que los mejillones extraídos de zonas productivas como lo es Bahía San Blas pueden comercializarse y circular dentro de los límites bonaerenses con la respectiva guía de tránsito emitida por las autoridades provinciales, previo análisis de toxinas.
En el caso de que su destino sea fuera de la provincia de Buenos Aires, es requisito que la mercadería pase por un establecimiento habilitado por el Senasa donde, a través de los correspondientes controles sanitarios, el alimento es certificado por personal veterinario que documenta y autoriza su tránsito federal o de exportación.

Documentación.
Asimismo, se recuerda a los establecimientos gastronómicos, pescaderías y supermercados que la pulpa de mejillones que comercialicen debe provenir de establecimientos pesqueros que cuenten con habilitación y debe estar acompañada por la documentación sanitaria que respalde su origen e inocuidad.
Tanto los mejillones como su pulpa solo pueden ser transportados en vehículos habilitados, que garanticen la cadena de frío mediante caja térmica o con una adecuada refrigeración del alimento, para no poner en riesgo la salud de los consumidores.