Marino, distinguido por el Incucai

RECONOCEN AL SENADOR POR LA "LEY JUSTINA"

El senador nacional pampeano Juan Carlos Marino (Cambiemos) participó de la celebración del 40 aniversario del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) y recibió una distinción por el trabajo realizado con la denominada Ley Justina.
Marino fue invitado por el titular de ese organismo, el médico Alberto Maceira, y compartió la velada con la familia de Justina Lo Cane y parte de su equipo de asesores.
“La Ley Justina es una de las leyes más importantes de los últimos años. Significó un cambio de paradigma en lo que respecta a donación y trasplante de órganos y en tan sólo tres meses de aplicación ya salvó la vida de decenas de personas”, sostuvo Marino.
El evento se realizó el pasado lunes y contó con la presencia, entre otros, de la ministra de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Ana María Bou Pérez, y con representantes de todos los Centros Únicos de Ablación e Implantes -Cucai- provinciales, incluido el de La Pampa ya estuvo presente su titular, Cristina Arrieta.
“Es un gran honor recibir este reconocimiento. Fue una ley en la que, junto a mi equipo, pusimos el alma y el corazón porque la trabajamos codo a codo con Ezequiel y Paola, papás de Justina. Ellos son quienes verdaderamente se merecen un reconocimiento porque haber trasformado ese dolor inmenso en solidaridad es digno de distinguir. Lucharon para hacer realidad el legado de Justina y lo lograron. Para mí el mayor regalo es haber podido aportar para que así sea”, agregó el pampeano.
El senador radical destacó la labor de Maceira al frente del Incucai y aseguró que continuará trabajando para colaborar con la difusión y concientización en la materia.

Resultados.
Justina Lo Cane, de 12 años, falleció por no recibir un trasplante de corazón a tiempo. La ley que lleva su nombre y que se aprobó en julio pasado empezó a mostrar resultados auspiciosos al registrarse en los últimos meses un aumento de las donaciones y trasplantes de órganos.
En 2017 hubo 1.012 trasplantes y en 2018 la cifra es de 1.438. Y el año pasado la negativa a donar órganos era del 40 por ciento y este año, en solo tres meses bajó al 16 por ciento, según resaltó Marino.
Impulsada por el senador junto a los padres de Justina -Ezequiel y Paola-, la ley aprobada por unanimidad establece en su punto principal que todas las personas son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria.
La campaña “Multiplicate x 7” (que hace referencia a los siete órganos que toda persona puede donar) fue iniciada por Ezequiel Lo Cane a instancias de la pequeña Justina, cuando todavía se encontraba internada.
Paralelamente comenzó a impulsar la sanción de una nueva ley para las donaciones de órganos y Marino receptó la iniciativa, que fue trabajada en conjunto con el Incucai, con la decisión tomada de que la norma llevara el nombre de la niña.

“Donante presunto”.
El aporte central de la Ley Justina es que invierte el proceso por el cual las personas pasan a integrar el registro de donantes, con la figura del “donante presunto”.
Así, ya no se requiere dejar voluntad expresa por la afirmativa sino que se garantiza “la posibilidad de realizar la ablación de órganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos”.
En este sentido, la nueva norma también eliminó la obligatoriedad de que el familiar tenga que firmar un acta dando testimonio de la voluntad de la persona fallecida. Además, estableció la obligación a los profesionales médicos de notificar al Incucai los tratamientos de diálisis que le realicen a un paciente, o cuando le indiquen la realización de un trasplante.