Médicos de PAMI, otra vez en “alerta”

PODRIAN CORTAR LA ATENCION A JUBILADOS

Los médicos de cabecera, los odontólogos y los kinesiólogos de PAMI siguen en estado de alerta y asamblea permanente a la espera de una respuesta positiva a sus reclamos.
Días atrás, entregaron un petitorio conjunto en la delegación local del organismo en el que exigen el pago de los adicionales por zona patagónica y por zona rural, la aplicación del retroactivo de la cláusula gatillo de 2017 y un aumento del 27 por ciento para el año en curso.
Por el momento, todos los consultorios atienden a los afiliados a la obra social. Pero los profesionales no descartan la posibilidad de profundizar las medidas de fuerza y suspender la atención.
“Nuestro reclamo ya lleva largo tiempo y tiene que ver con que no nos abonan el adicional por zona patagónica ni el de zona rural. Esta situación implica un deterioro en nuestras remuneraciones mensuales”, sostuvo Jorge Moisés, delegado de la Asociación de Profesionales del Programa de Atención Médica Integral y Afines (APPAMIA).
En diálogo con Radio Noticias, el referente de los médicos de cabecera pampeanos destacó que aún no han tenido una propuesta de aumento salarial para 2018.
“Estamos manejándonos con los valores del año pasado. Tampoco se nos ha aplicado la cláusula gatillo retroactiva a mayo. Solamente nos dieron la correspondiente a abril, que fue del 1,9 por ciento, nada más”, cuestionó el facultativo.
Moisés explicó que la remuneración mensual del médico de cabecera tiene diversos ítems. “Nosotros cobramos solamente dos y en lo que va del año ninguno ha sido actualizado. El último aumento que recibimos fue en septiembre del año pasado”, precisó.
Según el delegado, la negativa del gobierno nacional de satisfacer sus reclamos “está enmarcada en una política global en la que no hay voluntad para abrir paritarias ni otorgar aumentos que se correspondan con el costo de vida”.
“Esto no solo afecta nuestro reclamo particular sino a la totalidad de los trabajadores y, fundamentalmente, a los jubilados y pensionados”, remarcó.

Adicionales.
Moisés señaló que PAMI les paga el adicional por zona patagónica en el ítem cápita, que es el de menor remuneración, pero no en el otro ítem.
“Es un reconocimiento de parte que nos corresponde el adicional. En 2016 se lo planteamos a Enrique Juan (director de PAMI en La Pampa). Inocentemente pensábamos que era un error de tipeo en el contrato pero en realidad hay falta de voluntad para resolverlo. En la última reunión que mantuvimos con él reconoció que era cierto lo que planteábamos y que estaba mal liquidado. Con el adicional por zona rural pasa lo mismo”, manifestó.

Estado de alerta.
El profesional subrayó que los médicos de cabecera de todo el país continúan en estado de alerta y asamblea permanente.
“Nos sumamos al paro general del lunes 25 junto con el resto de los representantes gremiales, los trabajadores e investigadores de la universidad. Nos movilizamos en reclamo de nuestros derechos sectoriales y por el cambio de rumbo de las políticas nacionales que generan ajuste e iniquidad para el pueblo trabajador y los jubilados”, manifestó el delegado.
Para concluir, Moisés advirtió que “si, eventualmente, nuestro estado de asamblea determina que hay que realizar una medida de fuerza lo daremos a conocer en su debido momento. Todos los médicos de cabecera, no solamente los de Santa Rosa sino también los del interior de la provincia adhieren al reclamo”.

“Disminución de prestaciones”
Los odontólogos reclaman la actualización del valor de la cápita y el adicional por zona patagónica. Además, piden que los mecánicos dentales sean contratados directamente por PAMI.
Los kinesiólogos, además del adicional por zona patagónica, exigen que la obra social no les debite de manera indebida las órdenes de prestación.
En tanto, especialistas como los hematólogos y los reumatólogos no atienden a los afiliados a PAMI.
“Los adultos mayores son pacientes con múltiples patologías, entre ellas las cardiológicas, que suelen requerir la intervención del hematólogo para generar una anticoagulación. Están conminados a pagar de su bolsillo y pedir que PAMI les reintegre cuando en realidad debería resolverlo la obra social”, sostuvo Moisés.
“Aquel abuelo que no puede pagar está en una situación tremenda porque corre riesgo su salud. Esta es la disminución de las prestaciones de la que hablamos”, finalizó.