Nuevo golpe a las provincias: Macri eliminó el Fofeso

MINISTROS DE ECONOMIA DEL INTERIOR, "DESESPERADOS" POR EL ANUNCIO

El presidente Mauricio Macri despertó a los gobernadores e intendentes del país con pésimas noticias (ver página 3). Por decreto, sin aviso previo, decidió dar de baja el Fondo Federal Solidario (Fofeso), también conocido como el fondo sojero. Se trata de una suma de dinero que se detraía de los ingresos que las arcas nacionales recibían por las retenciones a la soja y se giraba a las provincias.
La medida había nacido al calor del conflicto que enfrentó al gobierno de Cristina Fernández con las patronales agrarias en el año 2008. La entonces presidenta de la Nación había creado el Fondo a través de un decreto, la misma herramienta a la que echó mano su sucesor para extinguirlo.

No llegaba.
La Pampa ya había sido excluida del cobro del Fofeso en el transcurso de este año. De hecho, solo llegó una remesa a principios de año. Nación castigó a la provincia por no adherir al “consenso fiscal” que desde la Casa Rosada se impuso a todos los distritos (salvo el nuestro y San Luis, que se negaron a firmar) cuando Macri se sentía fortalecido por el triunfo que Cambiemos tuvo en las elecciones legislativas nacionales del año pasado.
“Para este año estaba proyectado el Fofeso, que se distribuía 70% para las provincia y 30% para las comunas. Al no estar adheridos al “consenso fiscal”, un solo mes entró el Fofeso y después se cortó”, afirmó ayer el subsecretario de Hacienda, Guido Bisterfeld, en diálogo con Radio Noticias 99.5.
-¿Qué pasó con el resto de las provincias, que sí lo contaban como un ingreso más?
-Al resto de los ministros de las provincias los agarró por sorpresa y están desesperados porque sí lo venían recibiendo. Esas provincias adhirieron al pacto, pero como el Fofeso se creó por decreto, ahora Nación por otro decreto lo saca”, explicó el número dos del Ministerio de Hacienda pampeano.
-¿Cómo cubrió La Pampa esos fondos que dejó de recibir?
-El hueco que dejó el Fofeso no fue reemplazado por una partida específica, ni para las comunas, ni para la provincia. Lo que hizo la provincia fue reemplazarlo con otros fondos específicos para obras y con rentas generales. Lo que sí se les explicó a los municipios fue que lo que no les ingresaba por Fofeso, por ejemplo, se les está enviando a casi la totalidad de los municipios, que están firmando el programa con el IPAV para la construcción de viviendas sociales.

Reunión de ministros.
Bisterfeld adelantó que mañana los ministros de Hacienda provinciales se reunirán en Buenos Aires para analizar el proyecto de Presupuesto 2019. “El jueves la reunión es de todos los ministros de Hacienda del país, y también habrá reuniones entre los grupos de ministros. Estimo que los justicialistas se van a reunir previamente para analizar cómo van a impactar las medidas de recorte que anunció Nación y cómo se van a reflejar en el Presupuesto Nacional 2019 para hacer un frente común y defendernos de los recortes que quieren hacer a las provincias”, explicó.
El año pasado, el presupuesto que proyectó el gobierno nacional y sirvió de referencia para la elaboración de los cálculos de ingresos y egresos de cada una de las provincias tuvo estimaciones de inflación, dólar y crecimiento que estuvieron lejos de cumplirse. “Se había realizado con una inflación proyectada para 2018 del 15,7%, un dólar de 19 pesos y un crecimiento de la actividad económica del 3,5 por ciento. Ninguno de esos cálculos se cumplió y quedamos muy desfasados con las partidas. Hoy estamos incrementando notoriamente las partidas para Salud, Educación, Desarrollo Social y ni hablar la de sueldos, que es la más importante, porque en un semestre ya tuvimos más aumento salarial de lo que teníamos proyectado para todo el año”, sostuvo.

Preocupación por medidas económicas
El Gobierno anunció ayer una serie de medidas para lograr un ahorro fiscal de 65.500 millones de pesos durante este año y el próximo, y entre ellas suspendió por 6 meses la baja de las retenciones para aceites y harinas de soja, que generó el rechazo de la dirigencia rural.
Además, se elimina el Fondo a través del cual se transfería a provincias y municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación a la soja, y se reduce en un 66% el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo con un esquema diferenciado por producto.
Las medidas están contenidas en tres decretos que serán publicados en el Boletín Oficial, mediante los cuales se generará un ahorro fiscal estimado de 12.500 millones de pesos para lo que resta de 2018 y 53.000 millones de pesos para el 2019, informó el Ministerio de Hacienda, en un comunicado.
Con relación a los derechos de exportación a la soja, se mantiene la baja prevista en la alícuota de los granos, pero se suspende por 6 meses la baja establecida para aceites y harinas.
Según la información oficial, las alícuotas a la soja se vienen reduciendo de forma sostenida, desde el 35% en 2015 para el poroto de soja al 26% actual, previendo su convergencia al 18% en diciembre de 2019.
En cuanto al aceite y las harinas, la alícuota se redujo desde el 32% en 2015 al 23% actual y también convergerá al 18% en diciembre de 2019.
Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de 1.500 millones de pesos en 2018 y 12 mil millones en 2019, estimó Hacienda.

Cerealeras.
La Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) manifestó ayer “sorpresa y preocupación” por los “perjuicios” que ocasionará la suspensión por seis meses la baja establecida en derechos de exportación de harina y aceite de soja.
La agroindustria prevé, como probables efectos negativos, la “caída de transacciones de principal sector exportador de la Argentina, lo que afectaría la recaudación fiscal que se ha proyectado”.
Además, la “menor capacidad de compra de la agroindustria y la elevación de la capacidad ociosa del principal complejo oleaginoso del mundo, estimulando la primarización de la agroexportación al exportarse con menos valor agregado”.
“El diferencial en los derechos de exportación entre materias primas y productos industrializados es el modo en que los países estimulan la exportación de empleo e inversión locales”, señaló.
Dijo que “evitan el proteccionismo creciente de buena parte del comercio internacional, con el objetivo de fortalecer el desarrollo del complejo oleaginoso argentino que lleva tres décadas de crecimiento”.
Alertó que la medida “paraliza las nuevas inversiones del sector agroindustrial y podría derivar en el cierre de plantas industriales, lo que perjudicaría especialmente a los productores y se perdería empleo”.
Ciara alentó la “continuidad del diálogo con el Gobierno para buscar expandir la competitividad de las exportaciones agroindustriales, con el propósito de alcanzar nuevos mercados y preservar los actuales”.

UIA.
Por su parte, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, cuestionó con dureza las medidas económicas anunciadas el Gobierno al sostener que son “un misil contra el valor agregado”.
“Me sorprende lo que pasó con (el ministro de Producción, Dante) Sica. Él había asegurado más de una vez que no iba a haber baja de reintegros y que hablaba por todo el Gabinete. Se ve que no los conoce bien aún”, agregó.
En declaraciones al diario La Nación, el empresario fustigó así la decisión del Gobierno de Mauricio Macri. “Son mediadas antinaturales”, expresó el presidente de la central fabril, que iba a viajar a Neuquén para participar de un encuentro del B20 y que debió cancelar su visita por motivos personales.

Oposición.
Sectores de la oposición de la Cámara de Diputados se sumaron a las críticas por las últimas medidas económicas del Gobierno, por considerar que constituyen un “ataque al corazón del federalismo y van a multiplicar el desempleo y la pobreza”.
El diputado del bloque Justicialista Diego Bossio consideró que con estas medidas el Gobierno “profundiza el ajuste a costa de las provincias, la industria nacional y el desarrollo humano y económico de todos los argentinos”.
Por su parte, el diputado del Frente para la Victoria-PJ y presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, graficó las últimas medidas tomadas por el Gobierno como “una carambola a tres bandas” que “les jode la vida a las provincias, a las economías regionales y a los productores de aceite y harina de soja”.
El bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ, que encabeza Agustín Rossi, señaló en un comunicado, “el Gobierno de Cambiemos profundiza la inestabilidad económica y social del país”, en este caso afectando “los presupuestos de las provincias y municipios”. (NA)

La crisis en los sectores productivos
El “semáforo” de Economías Regionales que realiza Coninagro en forma mensual presentó en agosto 11 sectores productivos con signos de crisis, uno más que en julio, con 19 actividades registradas.
En tanto, el trigo, con una extensión del área sembrada y la posibilidad de alcanzar una cosecha de 20 millones de toneladas, la segunda mejor campaña de la historia, apuntala al sector agrícola.
Según el equipo económico de la entidad cooperativista, el trigo “se perfila como el comienzo de una notable recuperación de la producción de granos, luego del resultado adverso de la soja y otros productos granarios, afectados por la sequía y después por las excesivas lluvias”.
El semáforo fue presentado por el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzoto, quien en criticó las medidas anunciadas por el Ministerio de Hacienda.
En lo referente a la miel, continúa el proceso de recuperar mercados a partir de la apertura de nuevas plazas.
Mientras que en el caso de la ganadería bovina, enfrenta aumento de los precios de los alimentos de los animales, pero un incremento de las cantidades exportadas.
Las hortalizas se enfrentan a la volatilidad de los precios, el arroz a altas tasas de financiamiento y en el conjunto de las producciones con “signos de crisis” se encuentra la Yerba Mate con mercados estancados en momentos de cosecha y el vino y el mosto que registran bajos precios internacionales. (NA)