Inicio La Pampa Otra vez Chapaleufú es la "palangana de Córdoba"

Otra vez Chapaleufú es la «palangana de Córdoba»

EXCESO DE AGUA EN EL NORTE PAMPEANO

Los excedentes pluviales acumulados en el sur de Córdoba otra vez ingresan al norte pampeano y están complicando sobremanera al departamento Chapaleufú, amenazando especialmente a Bernardo Larroudé. «Lisa y llanamente somos la palangana de Córdoba», graficó el gerente de inspección y supervisión de obras de APA, Eduardo Mangas, reutilizando la figura que en las últimas inundaciones lanzó el intendente de Alvear, Francisco Traverso, para denunciar también a Buenos Aires, que en aquella ocasión no dejaba que el líquido evacuara siguiendo la pendiente natural.
El viernes, Mangas se reunió con los intendentes de Larroudé, José Luis Galotti, de Alvear, Francisco Traverso, y con el presidente de la Comisión de Fomento de Sarah,
Carlos Antonieta, y analizaron el panorama, que especialmente preocupa respecto del casco urbano de Larroudé pero que perjudica a todo el departamento por la acumulación de agua y la inundación de los sectores productivos y daños a la red terciaria de caminos.
En el encuentro se analizó el panorama, se tomaron algunas decisiones y se dio participación a productores de la región, a los que se les pidió apoyo para con las decisiones que se adopten, que dijeron van en busca de alivio y soluciones para el conjunto.
Una serie de canalizaciones indebidas, practicadas en el sur cordobés para derivar los excesos hídricos es el motivo del ingreso de agua a La Pampa, líquido que debiera salir hacia Buenos Aires por el cauce incierto del río Quinto y por un sector hoy en conflicto judicial (ver aparte).
Mangas dijo a medios regionales que «el agua llega a Larroudé en colectivo con aire acondicionado», para graficar la facilidad con la que se le da ese rumbo y sobre las posibilidades de una pronta solución sostuvo que «la vía judicial llevaría mucho tiempo».
Ante este panorama se buscará abrir un dialogo con propietarios de las grandes extensiones agropecuarias con el fin de consensuar algunas obras para derivar el agua hacia el cauce del río Quinto. A la vez, es probable que se pida a demás productores de la zona, con sus extensiones al norte de Larroudé y Sarah y noroeste de Intendente Alvear para que apoyen las decisiones gubernamentales, municipales y provinciales. Una reunión con el fiscal de Estado es probable para buscar alternativas.

«Situación muy delicada».
Mangas dijo que «todo el departamento Chapaleufú» sufre las consecuencias del ingreso del agua, pero apuntó que «la situación de Larroudé es muy delicada» ya que podrían darse que «haya problemas en el casco urbano», aunque luego afirmó que esa posibilidad «por ahora no es para alarmarse, pero hay que estar atentos».
Respondió que el agua viene de Córdoba «por la manera en que se está canalizando, esta hecho para que así ocurra». Dijo que si no hay cambios en esa situación «se nos hace prácticamente imposible solucionarlo desde el punto de vista institucional». Recordó que existe «un comité de cuenca que forman Córdoba, Buenos Aires, San Luis y La Pampa, pero «ninguna accede a reunirse, salvo La Pampa». Remarcó que en el caso de Buenos Aires, «no va porque no quiere hacer las obras para sacar todos esos excedentes hasta el mar y si le entra más agua se ahogan porque no han hecho nada para evitarlo».
Respecto del agua acumulada, dijo que «para que tengan idea de lo que estamos hablando, hay una franja de 50 kilómetros de ancho por 100 kilómetros de largo de agua que llega hasta esta zona, arriba de Sarah y principalmente a Larroudé».
Tildó a los canales hechos en Córdoba como «clandestinos», ya que «para que sean legales deben estar aprobados por la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación. Los que están hechos en los campos de Córdoba, a dos kilómetros de Larroudé no están aprobados por nadie».
Mangas defendió una contención que fue denunciada y criticada por productores de la zona. «Hicimos un terraplén para parar el agua. El que la familia Beloqui cuestiona en los diarios en donde dicen que es una aberración y no se cuántas cosas más. El gobierno pampeano lo hizo para proteger Larroudé, ni más ni menos», sostuvo.

“No la vamos a dejar entrar a La Pampa”.
Una demanda presentada en la Justicia por un grupo de chacareros del oeste de Buenos Aires contra La Pampa ha motivado una decisión del Juzgado Federal de Junín por la que el agua solo puede ingresar a la provincia vecina por el curso que atraviesa dos puentes sobre el río Quinto.
El mandato judicial indica que no se puede derivar el agua por otro camino que no sea el del curso del río y desagua en el campo “La Hormiga”, aguas abajo de la localidad de Banderaló.
«Clarito, no se puede mandar por ningún otro lado el agua a Buenos Aires, de otra manera no tendríamos todos estos problemas sin resolver», explicó Mangas.
«La solución es que los cordobeses deberían largar el agua al río Quinto y no en nuestra provincia. Principalmente los chacareros, porque no sabemos si el gobierno cordobés es partícipe o no de todo esto. Quiero entender que ningún gobernador o ministro vaya a autorizar que se tire el agua hacia un pueblo, en este caso Larroudé», sostuvo.
«Que cambien la temática, no va ingresar el agua a La Pampa. No la vamos a dejar entrar. Los niveles dan para que Córdoba mande al cauce del Quinto sus excedentes pluviales, casi en un 100 por ciento», enfatizó. «Si los problemas fueran nuestros, por excesos hídricos en La Pampa, los solucionamos en dos minutos», aseguró.

Apoyo.
Mangas, ante una pregunta de “El Norte en Movimiento”, no dudó en manifestar que «es necesario el aporte y el apoyo de todos los chacareros de la zona hacia el gobierno provincial y sus intendentes, serán los beneficiaros, no importa que se llame Juan o Pedro, estamos defendiendo los patrimonios municipales y provinciales», sostuvo.
«Hay en este momento 237 kilómetros de red terciaria comprometidos. Se inundaron, se arreglaron, algunos todavía quedan por hacer. Nos hemos gastado una fortuna en los caminos. Los intendentes saben lo que cuesta repararlos y ¿ahora vamos a dejar que se vuelvan a romper?», dijo Mangas.
Anticipó que la semana que comienza iniciarán gestiones “para lograr por las buenas, de manera coordinada con los propietarios de las estancias del sur de Córdoba para que modifiquen sus canalizaciones o habrá que empezar el reclamo de forma legal».