Pese al ajuste, el rector Alpa designó más funcionarios

UNLPAM

El Rector de la UNLPam, Oscar Alpa, expresó días atrás su preocupación por el recorte al presupuesto universitario y la paralización de obras. Sin embargo, esto no impidió que firmara una serie de contratos “a quienes lo apoyaron durante la campaña electoral, cargos que no existen en los organigramas de autoridades vigentes”, según un escrito enviado ayer a LA ARENA.
Conforme a los trascendidos, al regreso de sus minivacaciones en el exterior, a tres meses de haber asumido -las cuales no habrían sido notificadas debidamente al Consejo Superior-, “el Rector firmó una serie de contratos en distintas secretarias de Rectorado, cuyos valores en promedio ascienden a unos $40.000 por mes”. Mas allá de lo expresado en dichos documentos, las tareas que cumplen las personas designadas “son estrictamente no docentes”.
Los resquemores que trascendieron en los pasillos universitarios habrían surgido también porque en un primer momento estos contratos se gestionaron bajo la palabra de “coordinadores”, lo que generó el malestar del gremio “debido al incumplimiento del Acta Paritaria ratificada en el Consejo Superior que prohíbe este tipo de vinculación laboral”, por lo cual habrían cambiado su denominación, “pero no así sus funciones reales, para las cuales ya existe personal de planta que las desempeña hace tiempo y por concurso”.

Contratados.
Quienes dejaron al descubierto su bronca dejaron entrever que entre las personas contratadas se encuentran el ex Decano de Veterinarias José María Romero, como Asesor de Vinculación Institucional para cumplir funciones en Buenos Aires; Damián Araya y Juan Fiorda como Asesores en la Secretaria de Bienestar Universitario, la UVT y Consultora -para estas últimas dos dependencias ya estaba contratada como responsable Analía Torres-; y Norberto Asquini, como Asesor de Estrategia de Comunicación Institucional dependiente de la Secretaria de Cultura y Extensión Universitaria -que de acuerdo a la resolución 375 tiene el contrato mas alto-.
Sin embargo, entre las cinco personas contratadas, el más polémico quizás haya sido la contratación de Javier Torroba como Asesor Jurídico del Rector, atento a que “con su intervención se evita el envío de expedientes al personal de planta de la Secretaría Legal y Técnica, quienes deberían evitar que continuara este tipo de tramitaciones por incumplimiento de la normativa vigente”. También porque Torroba “ha sido el abogado patrocinante en una causa contra la UNLPam por impugnaciones a votos en las ultimas elecciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas en representación de la agrupación Proyecto Universidad, por lo cual su designación viola la ética profesional”.
Por último, y este es otro particularidad que trae descontento, “es que los nombrados comenzaron a cumplir funciones con anterioridad a su designación, por lo cual éstas fueron retroactivas”. Para estos contratados -que firmaron las resoluciones el pasado martes 14; aunque el contrato dice que tiene vigencia desde el pasado 1º de julio hasta el 31 de diciembre del corriente- se destinarán hasta fin de año casi $1.000.000, entendido como un monto “más que significativo para pagar favores de campaña”.

No se esconde información.
Por el lado del rectorado, Sebastián País Rojo, secretario legal y técnico, mencionó que los fondos destinados a los contratos de estos cinco asesores “salieron de los dos cargos de funcionarios con rango de Subsecretario que no fueron cubiertos” y que fueron creados por la gestión del ex rector Sergio Baudino. “No se afectaron partidas presupuestarias que correspondan a sueldos de docentes o no docentes, o a programas destinados a becas o ayudas para estudiantes”.
También sostuvo que las contrataciones no pueden pasar desapercibidas, porque a partir de la gestión de Proyecto Universidad al frente del Rectorado, “no se esconde más la información”, y agregó que los contratos de Romero, Torroba y Asquini, se hicieron públicos “porque es información pública, y cualquier persona puede acceder a ella, como a las demás resoluciones del Rectorado, a través del repositorio de resoluciones habilitado en la página web de la Universidad”.