Inicio La Pampa Proyectan línea de 132 kV a Pico para poner fin a los...

Proyectan línea de 132 kV a Pico para poner fin a los cortes

LA OBRA PELIGRA POR EL FRENO DE NACION A LA AMPLIACION DE POTENCIA DE MACACHIN

Las demoras del gobierno nacional en las obras de infraestructura eléctrica están complicando los planes de la Administración Provincia de Energía para solucionar los problemas de suministro en el norte provincial. Así lo reveló ayer el titular del organismo, Gonzalo Marcos, en diálogo con LA ARENA.
El funcionario remarcó que este verano, producto de la fuerte recesión económica y las temperaturas moderadas, el servicio no tuvo mayores inconvenientes, pero remarcó que sería preocupante llegar a la próxima temporada estival sin las obras concluidas.
Marcos explicó que llevan tres años esperando la prometida obra de una red de alta tensión (500/220 kV) entre Río Diamante y la localidad bonaerense de Charlone (488 kilómetros de extensión), de la cual iban a derivarse cinco líneas de 132 kV que unirían Charlone con Realicó (de 96,15 km, simple terna), General Pico (126,78 km, simple terna), General Villegas -Buenos Aires- (50,17 km, simple terna), Rufino -Santa Fe- (77,60 km, doble terna) y Nueva Laboulaye -Córdoba- (71,49 km, simple terna).
La obra fue la primera en licitarse por parte del gobierno del presidente Mauricio Macri bajo el formato de Participación Pública Privada (PPP), pero la crisis cambiaria del año pasado, con la consecuente devaluación y el aumento del Riesgo País, dejaron esa posibilidad prácticamente en vía muerta.

Solución propia.
«Con esa obra terminada (la de Charlone a Pico y Realicó) ya no hay necesidad de sostener la Central Termoeléctrica de Realicó, que Nación no se sabe hasta cuándo va a sostener. Además se eliminan los problemas que obligan a los cortes rotativos en General Pico y la zona del norte de la provincia», explicó el administrador de Energía.
Ante la posibilidad cierta de que la línea Río Diamante-Charlone no se realice ni en el corto ni en el mediano plazo, la APE está en etapa de elaboración de un proyecto para solucionar el problema del suministro en el norte provincial a través de la construcción de una Línea de 132 kV, de doble terna, que una la Estación Transformadora de Cammesa, en Macachín, con la ciudad de General Pico, donde se construiría una nueva Estación Transformadora (132 a 33 kV), ubicada al sur del aeródromo y al oeste de la Ruta 1.

Depende de Cammesa.
Pero esa línea de alta tensión, de 167 kilómetros de extensión, solo será viable si la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), una empresa con participación accionaria mayoritaria del Estado nacional, concluye la esperada obra de ampliación de la potencia de la Estación Transformadora de Macachín, que implica el recambio del transformador actual, de 150 MV, por uno de 300 MV.
Ocurre que el equipo que está operando actualmente está al límite de su capacidad y ante picos elevados de demanda no alcanza a abastecer. A esto se suma que el gobierno nacional le quitó potencia a la Central Termoeléctrica de Realicó, que en 2010, cuando fue emplazada, poseía una capacidad de 24 MV y ahora tiene 15.
Esa central, ubicada sobre la Ruta Nacional 188, a metros del acceso sur de la localidad norteña, funciona prácticamente a pleno durante la temporada estival, cuando los consumos son más altos. Además, en varias oportunidades desde el gobierno nacional manifestaron el deseo de desactivarla o traspasarle al gobierno provincial la responsabilidad de su operación y de solventar los gastos que ello genera. Esa central, no solo abastece a La Pampa, sino a las zonas aledañas de las provincias vecinas.

¿En mayo?
Marcos aseguró que la última información que posee el organismo provincial indica que la obra de Cammesa para duplicar la potencia del transformador de Macachín iba a estar concluida en mayo. Sin embargo, un artículo publicado por este diario en su edición del lunes, con la firma del columnista Juan José Reyes, reveló que el nuevo titular de la Secretaría de Energía de la Nación, el vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui, bajó la orden de frenar la obra, con lo cual recién podría estar lista en 2020.
El administrador provincial de Energía manifestó que no tenía esa información. Por el contrario, en la APE están esperanzados en ver esos trabajos finalizados antes del verano 2019-2020 para que no haya sobresaltos en el suministro de energía en la provincia.

Preadjudicada por CFK y paralizada por Macri
Según consta en la documentación de la propia APE, la obra que iba a conectar Río Diamante con Charlone y esta última localidad bonaerense con General Pico, para dotar a la provincia de una nueva línea de alimentación de energía, fue licitada en el año 2015 por la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner y frenada al año siguiente por el actual mandatario nacional, Mauricio Macri.
Así está explicado en un documento que contiene el detalle de la obra de la nueva Estación Transformadora de General Pico, en un principio pensada como rebaje de la línea de 132 kV que llegaría de Charlone. La obra se enmarcó inicialmente dentro del Plan «Más Cerca: Más Municipio, Mejor País, Más Patria». «En base a tal encuadre, y habiéndose efectuado la rúbrica del Convenio Marco entre el ex Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación y el Gobierno de la Provincia de La Pampa; se realizaron todos los procedimientos administrativos subsiguientes necesarios para lograr la firma del Convenio Particular. No obstante, y a pesar de que la obra fue licitada y preadjudicada en el año 2015, durante todo el año 2016 no se logró avanzar en la gestiones para concretar la firma del Convenio Particular entre Nación y Provincia; y por ende, tampoco en la adjudicación de la obra», se detalla.
La nueva ET piquense será construida, según proyecta la APE, en el marco del proyecto para llevar una nueva línea desde Macachín a la ciudad norteña, en forma directa, es decir, sin pasar por Santa Rosa y Mauricio Mayer, como la actual. «La necesidad de contar con esta nueva ET se debe principalmente a que la ciudad de General Pico ha teniendo un gran incremento en su demanda de potencia, debido especialmente a la ampliación de su parque industrial. Adicionalmente, se debe mencionar la dificultad de ampliación de potencia de la actual ET debido a la escasa disponibilidad de espacio en el predio en que se encuentra emplazada, y la imposibilidad de realizar nuevas salidas por haber quedado ubicada en una zona muy poblada de la ciudad», reza el documento oficial.
Hasta tanto esté finalizada la nueva línea de 132 kV proyectada por APE o la de Charlone, que Nación tiene paralizada, la segunda estación de rebaje del organismo provincial se alimentará de la actual línea 132 kV Santa Rosa-Mayer-Pico.