Secundarios dicen que “hay casos de acoso sexual por todos lados”

TRAS EL ESCANDALO

El escándalo por las denuncias de estudiantes contra directivos y docentes del colegio Manuel Belgrano de Santa Rosa contó finalmente con la intervención del Ministerio de Educación de La Pampa que decidió separar del cargo a las autoridades y a un profesor acusado de abuso.
La presidenta del Centro de Estudiantes de la institución, Lara Oberst, manifestó que “les estudiantes dijimos basta, la situación era insostenible. Con la enorme convocatoria en la sentada que realizamos el jueves y el viernes, logramos que se vayan los abusadores y encubridores de nuestra escuela”.
Educación notificó el pasado viernes a estudiantes, docentes y padres que fueron separados de sus cargos un preceptor, actualmente en prisión preventiva por el reciente caso de abuso a una estudiante de 15 años; el coordinador del ministerio y ex director del Belgrano, otro preceptor del establecimiento, también acusados de abuso; y también quien se desempeñaba como director del colegio.
Por ahora, según se informó, los estudiantes mantendrán la medida de fuerza, que comenzaron el viernes a la mañana con el no ingreso a clases y una sentada en la puerta de la institución, hasta que la decisión anunciada por la ministra María Cristina Garello sea oficializada y materializada.
Oberst agregó que “el lunes queremos ver la confirmación oficial de las separaciones antes de reanudar las clases. Y queremos discutir con la intervención del ministerio que se le dé debido curso a cualquier otra acusación que haya o que pueda surgir, además de la garantía de que nuestro centro de estudiantes pueda funcionar con plena independencia, ya que el ahora ex director nos había intervenido y amenazado con disolver por habernos organizado para denunciar los casos de abuso”.

ESI.
El conflicto en el colegio Belgrano se inició el pasado jueves cuando alumnas y alumnos hicieron una sentada y no ingresaron a clases, después del caso del preceptor que está acusado de abusar de una adolescente de 15 años. Luego de lo ocurrido, el Centro de Estudiantes colocó en la institución una urna para denuncias porque fue el hecho que “rebalsó el vaso”.
En ese contexto, los chicos y chicas pudieron denunciar anónimamente acosos, abusos y maltratos por parte de docentes, no docentes y directivos. En total, se conocieron 70 testimonios por parte de las estudiantes, de las cuales 38 fueron elevados formalmente al Ministerio de Educación y la Policía.
Por último, la militante de la agrupación feminista Juntas y a la Izquierda y el MST dijo: “Este es un primer logro que hay que extender. Ya nos han contactado estudiantes de otros colegios para ayudarlos a organizarse, porque hay casos de abuso y acoso en todos lados. Vamos seguir la lucha por erradicar el machismo de nuestras escuelas y por la implementación de una Educación Sexual Integral, con perspectiva de género, feminista y disidente”.